The Expanse (2015, serie TV)

Los amantes de la ciencia ficción estamos de enhorabuena. Ha nacido una nueva estrella que puede ser el faro de la Space Opera en los próximos años. The Expanse serie producida por la cadena SyFy y perteneciente al catálogo de Netflix España desde el 3 de Noviembre de 2016 es un buen ejercicio de televisión en el que varias mini tramas con diferentes puntos de vista se alternan en pantalla con la ayuda inestimable de unos efectos especiales muy conseguidos, es más, en algunos casos impresionantes para tratarse de una producción de televisión. También tiene carencias o al menos, puntos que aún no han cuajado en sus primeros diez capítulos.

Los personajes – Punto fuerte

Tiene The Expanse un potencial grande, muy grande, infinito quizá. Cinco localizaciones principales: La Tierra y la Luna, pertenecientes a las Naciones Unidas en un futuro dentro de dos siglos, Marte (que no aparece como tal pero sí sus militares y sus naves), Ceres un miniplaneta en el cinturón de asteroides, la estación espacial Tycho y, como no, el espacio y varias naves: la Canterbury, La Rocinante, La Scopuli, La Donnager, … Y en cada una de estas localizaciones uno o dos personajes fuertes e importantes: la subsecretaria de Naciones Unidas interpretada por la actriz iraní Shohreh Aghdashloo en la Tierra. Jim Holden y Naomi Nagata primero en El Canterbury y luego en El Rocinante. El “carnicero” Fred Jonhson en la estación espacial Tycho. Y sobre todo Miller, un detective recien sacado de una novela de Dashiel Hammet que, anacrónicamente, desarrolla su actividad en Ceres.

Embed from Getty Images

El Productor Mark Fergus con los actores Wes Chatham, el productor Naren Shankar, Cas Anvar, Shohreh Aghdashloo, Steven Strait, Dominique Tipper, Thomas Jane and Frankie Adams en la Comic Con de San Diego en 2016.

Funciona el cast. La actriz Shohreh Aghdashloo desarrolla su papel con una frialdad apabullante embutida en un vestuario excepcional, moviendo los hilos desde una Tierra que se ve acosada por la hipertecnificada Marte que suspira por la atmósfera, las nubes y la lluvia terrestre. Steven Strait perfecto en su caracterización del héroe a su pesar Jim Holden. La atractiva y misteriosa Dominic Tipper que encarna a la ingeniero de la Canterbury de una manera fresca y ajustada. Chad Coleman, recordadísimo actor de The Wire, cambiando totalmente de registro para dar vida a un sádico jefe de una facción terrorista que construye una mega nave a unos mormones que quieren viajar a un nuevo planeta. Y, por fin, Thomas Jane como Miller. Excesivo. Afectado. Pero con un nivel de verdad en su actuación elevadísimo que gestiona las incongruencias evidentes de su personaje de una manera eficaz.

El Cast funciona. Los principales están bien escogidos y los roles les quedan como un guante. Destacan Thomas Jane en el papel del detective Miller, un trasunto de Philip Marlowe en el siglo XXIII, y la iraní Shohreh Aghdashloo que brilla en cada escena en la que participa.

A estos principales se les añaden unos recurrentes muy ajustados en sus papeles a excepción del espía Kenzo Gabriel, interpretadopor un Elias Toufexis que está más perdido que un pulpo en un garaje. Cada escena con él es una invitación a apagar el televisor.

La Trama – Punto Fuerte

Todo comienza con la búsqueda de Julie Mao, una hija de papa del futuro que para huir de su hiperprotector e hiperforrado padre se ha unido a la OPA una organización terrorista que trata de que los terrestres respeten a los habitantes del cinturón de asteroides, pobres diablos que viven y trabajan en pequeñas estaciones amarradas a mini asteroides con gravedades tan pequeñas que sus cuerpos crecen más de lo normal estirando sus huesos y provocando problemas de salud importantes. Miller, detective de la empresa dueña de la estación de Ceres, es contratado para buscar a Julie y poco a poco establece una relación platónica con su objeto de búsqueda.

Embed from Getty Images

La tripulación del Rocinante: Alex, Naomi, Holden y Amos (izq. a dcha.)

En paralelo La Canterbury , una nave que se ocupa a recoger hielo flotante en el cinturón de asteroides para convertirlo en agua y abastecer las estaciones mineras de los cinturonianos, recibe una llamada de auxilio de una nave desconocida. En esta nave trabaja Jim Holden, un auxiliar terrestre, que se escapó de la Tierra sin explicación y que tiene absoluto desapego a las promociones. Naomi Nagata y Amos Burton, Ingeniero y Mecánico respectivamente, Shed Garvey, el médico, y Alex Kamal,  uno de los pilotos, acompañarán a Holden en la misión de rescate y abordarán la nave abandonada. En definitiva, unirán sus destinos en la serie de aventuras que les acontecerán a continuación.

La Trama es adulta. Un misterio dentro de otro misterio dentro de una conspiración.

La subsecretaria de las Naciones UnidasChrisjen Avasarala, una mujer fuerte y experimentada en la fontanería de las organizaciones políticas terrestres, no duda en utilizar cualquier técnica posible para obtener información que mantenga segura la Tierra e impedir la guerra con Marte.

En definitiva, un poco de todo: un misterio que resolver, una misión a lo desconocido, conspiraciones políticas, dramas humanos, racismo, …

Cervantes – Punto Fuerte

Tenemos a lo largo de la serie una referencia continua a Cervantes. Hay una nave que se llama Dulcinea, la nave de los protagonistas es rebautizada como Rocinante. Aparece un ejemplar de El Quijote en una escena muy importante para la trama… en definitiva, las referencias son contínuas y, realmente, quedan muy bien encardinadas en el conjunto.

Las Naves, la Tecnología, la Biomedicina, … – Punto Fuerte

La mayoría de los efectos especiales que se pueden disfrutar en los capítulos son muy cuidados. No hay grandes cantadas relativas  las naves espaciales. Los detalles están cuidados. Desde el punto de vista físico o de ingeniería se representan mecanismos congruentes.

La Biomedicina presente en la serie es acorde al estado del arte supuesto dentro de los doscientos años que nos separan del momento en el que transcurre la trama. La forma como se reproducen los miembros por ejemplo seccionados por disparos. El uso de drogas que ayudan a los saltos espaciales es un buen recurso. Aparecen medicamentos, calmantes, analgésicos, algo poco habitual en otros casos.

La Tecnología que se presenta es creíble. Los efectos no cantan. Quizá algún plano de los barrios de la colonia de Ceres, pero nada que no hayamos visto antes en Desafio Total.

Mención aparte a los móviles. Sí, los móviles. Todos los personajes van  provistos de una plaquita transparente que hace las labores de móvil, tableta, ordenador e interfaz con otros mecanismos.

Por último hay un par de escenas en las que Miller interactúa con modelos 3D del sistema solar que son de un nivel muy alto.

La Trama – Punto Débil

Y dicho todo esto… pues en ocasiones la trama es liosa. Crear una cosmogonía propia, con sus términos propios, sus palabras, acrónimos, … su universo, en definitiva, es complicado, lo sabemos, pero no han tomado la mejor manera de presentarlo. Hay veces en las que nos podemos perder entre los nombres de las naves en las que creemos que Julie viaja. En cuanto a las estaciones, tres cuartos de lo mismo. Hay veces que crees que algo está pasando en una cuando en realidad es en otra. La trama de Miller sufre una y otra vez con este ruido ambiente que impide que puedas seguir al investigador al mismo nivel que él en sus pesquisas tras la heredera.

Y no es una cosa nuestra. De hecho en el capítulo nueve se hace la luz y todas nuestras dudas se resuelven milagrosamente. Y creemos que esto es porque los productores pensaban igual que nosotros.

Eso sí. En el capítulo nueve el conocimeinto es transmitido de forma transparente y te prepara para desear de manera enérgica la temporada 2.

La Larga Sombra de Poniente – Punto Débil

Juego de Tronos ha creado un estandar en televisión que durará décadas y The Expanse no escapa a su influencia. Que el libro en el que se basa la serie vaya con una banda de papel amarilla colocada en la portada en la que se puede leer “La mejor space opera que he leido en años” G.R.R. Martín, no es casual. Jim Holden recuerda a Jon Nieve. La subsecretaria a Tyrion. Cada punto en el que hay una trama sueña con convertir su nombre en un mantra para los telespectadores parecido a los que actualmente pueblan sus mentes y corazones: Poniente, Invernalia, Desembarco,

Las comparaciones con Juego de Tronos se hacen evidentes según avanzan los episodios. Pese a que estamos ante una serie de ciencia ficción muchos recursos de estilo de los guionistas y productores son similares a los de la gran saga de fantasía.

Incluso elegir el fetiche del capítulo nueve para presentar la mayor información de la temporada busca conectar con esquemas ya integrados en el televidente.

Y aún así … nos ha encantado

Y es que, vista la temporada en conjunto, ha funcionado. Es una introducción a un nuevo universo quizá demasiado larga pero que nos deja con una necesidad de ver más. Queremos ver Marte, descubrir más de Montana, saber más de cada protagonista, descubrir quién es el médico que recoge muestras y cuál su motivo. Ver qué pasa con Holden y Nagata. Y con Amos. Y con Alex. Y con los mormones, qué demonios ¿saldrán a la aventura buscando una tierra nueva? ¿por qué? ¿qué esconde en su nave el “carnicero”?

Había mucha hambre de ciencia ficción y The Expanse la satisface y augura momentos mejores a nada que los arcos de los personajes vayan poco a poco cogiendo curvatura.

Os dejo con los títulos de crédito de los dos últimos capítulos, lo que os decía. Pero no os la perdáis. Y Recordad el Cant.

 

Anuncios