Recap – Juego de Tronos 7×04 – Botines de Guerra

[Contiene el mayor cúmulo de spoilers que hemos podido reunir] Atención, si al final de esta entrada dejas tu comentario con tus teorías, las leeremos y comentaremos en el podcast que dedicaremos a este capítulo, además de hacernos mucha ilusión.

No digáis que no os lo hemos dicho, nos encontramos ante la mejor temporada de Juego de Tronos, de largo. Por primera vez unas promesas efectuadas por una gran compañía de entretenimiento americana son absolutamente verídicas. Si ya fuimos traicionados unas cuantas veces con cuartas partes de Indiana Jones y similares, aquí nos encontramos ante el absoluto triunfo de una producción de fantasía creada por y para un público masivo. Queríamos dragones, batallas sin cuartel, personajes malvados tan cautivadores como los buenos, preocuparnos por el destino de gente deleznable igual que haríamos por el protagonista absoluto. Queríamos, en definitiva, Juego de Tronos al 100 %. Pues lo tenemos. Hemos cruzado el ecuador de la séptima temporada mirando con la cabeza bien alta al resto de temporadas. Poca sombra le hacen estas ya. Sólo nos interesa seguir avanzando en las tramas y saber qué diablos va a pasar. Como dijo la reina Targaryan, comencemos.

Jon y Daenerys ya se hablan. ¡Bien!

Missandei, que ejerce un poco como la amiga confidente de la reina, le explica un poquito a Dany sus aventuras con Gusano Gris y, lo importante, capta la mirada que dedica la reina al Rey en el Norte mientras este le pide un poco de atención. Aunque hemos pasado de una química inexistente a una atracción en ciernes entre los dos protagonistas quizá algo forzada, esta posibilidad de relación entre ambos seguro que ha sido uno de los puntos más álgidos del episodio para algunos.

Jon conduce por las grutas de Rocadragón a Daenerys para enseñarle la mina de vidriagón.

Finalmente llegan a una zona estilo Altamira donde pueden ver pinturas rupestres en las que se representan a los Niños del Bosque y los Primeros Hombres luchando contra los Caminantes Blancos, representados con sus característicos ojos azules. Un pelín traído por los pelos aunque sirve a Jon para volver a decirle a Daenerys que deben unirse contra el peligro mayor . Aquí Daenerys vuelve a pedir al norteño que se arrodille ante ella y en esa petición vemos realmente el primer momento de atracción mutuo. No sabemos si finalmente Jon se arrodilla o no, aunque queda claro que los dos reyes rebeldes se llevan bien. Y ya se hablan.

El momento se rompe al salir de la cueva ya que la pareja Varys+Tyrion le informan a la reina de los últimos desastres, la pérdida de la flota de hierro, los Dornienses y de la caída de Alto Jardín. En definitiva que poseer Roca Casterly parece poco botín de guerra. Aquí sucede uno de esos momentos de “Furia Targaryan”. Cercei está harta de Tyrion y sus estrategias y decide coger sus dragones y arrasar la Fortaleza Roja. Tyrion se queja amargamente pero ya no tiene influencia en temas de estrategia sobre la reina. Un halo de sospecha recae sobre él. Daenerys duda de que el enano quiera ver caer a sus hermanos. Volvemos a ver, como en el primer episodio, los problemas de lealtad a los que siempre se enfrentan los seguidores de Daenerys, y cómo esta está siempre buscando que la reafirmen. Finalmente tiene que ser Jon Nieve, al que ni le va ni le viene, el que de su consejo a la Targaryan y, lo que es más importante, el que sea escuchado. Vemos, por tanto, que Jon en dos capítulos ha pasado de no ser nadie en la corte de Rocadragón a ser un importante consejero para la  Khalessi. Y quién sabe si un nuevo Darío Naharis.

Cercei y el Banco de Hierro. Los Lannister siempre pagan sus deudas

Otra escena de Cercei y el representante del Banco de Hierro que vuelve a dejarnos a la Reina de Desembarco con una cara de aversión muy importante y dándole de nuevo al vino. Los Lannister han ejecutado muy bien su estrategía para lograr la pasta suficiente y pagar sus deudas con la institución de Bravoos. Parece que todo marcha con los banqueros aunque el representante repite las veces suficientes como para que lo anotemos que todo irá bien si reciben el botín en sus oficinas. Así podemos darnos cuenta de que estos ahora están con Cercei y mañana estarán con Daenerys. Todo depende de lo que puedan sacar de todo el caos de Poniente.

Cercei le informa de que su siguiente alianza la cerrará con la Compañía Dorada, unos mercenarios. Los guionistas se están sirviendo de contraposiciones para manejar las tramas, es decir, contraponen a Daenerys con todas sus lealtades ganadas y elegidas con Cercei, a la que la gente en general y particular le dan igual, y sólo basa el juego de lealtades en pagar por ellas. Sin embargo, estamos en Juego de Tronos y puede que para lograr el trono de hierro tener lealtades elegidas no sea lo mejor o lo más inteligente. Todo aquello que tiene un precio no entiende de lealtades.

Me queda una duda con toda esta trama de Cercei. Es evidente que si Tywin Lannister hubiera podido pagar su deuda de una manera tan inmediata lo hubiera hecho y, además, Cercei no suele admitir que la manejen, aunque el que maneje esos hilos sea la entidad de Hierro. Por todo esto me parece que habrá noticias de la Lannister en la oficina del Banco. Tiempo al Tiempo.

Invernalia. Sansa, Bran y Arya. No caben más Starks

Otra vez Meñique conspirando en Invernalia. Le entrega a Bran el puñal con el que intentaron matarle. Ese puñal de acero Valyrio que se dijo que era propiedad de Tyrion pero no era así. Bran no está para nada, ni ser el Lord de Invernalia ni tener posesiones terrenales. Eso sí, le laza un zasca a Meñque recordándole lo que le dijo a Sansa sobre el Caos, eso de que era una escalera para que alguien inteligente y sin una familia noble como él pudiera ascender.

Es un poco patética la escena de la despedida de Meera. La pobre ha perdido todo por él y a él le da igual. Ya habíamos apreciado en la temporada pasada que Bran es un egoísta y que un montón de personajes estaban palmando por su culpa y él ni caso. Se confirma que le da igual y volvemos a preguntarnos ¿además de parecer raruno, qué va a hacer Bran con ese poder que se supone que tiene?

Llega, por fin, Arya a Invernalia y el reencuentro con Sansa es bonito aunque, otra vez, Sansa falla al catalogar a las personas y no cree que su hermana pequeña sea un asesino peligroso. No es hasta que la ve pelear con Brienn cuando toma en consideración a la pequeña de los Stark. Arya se queda con el puñal de Bran y ya tenemos otro personaje con arma “anti-caminante”. Arya rebusca en su lista y no encuentra el nombre de Meñique así que por ahora lo deja tranquilo. Por ahora, porque creo que Arya está pensándose volver a abrir la famosa lista a nuevos candidatos.

Theon llega y Jon está allí

Mini escena para lora Davos y Missandei. Es evidente que al caballero de la cebolla le resulta simpática la traductora consejera de la reina. Después de hacerle una referencia a Nieve sobre si, directamente, le atrae la reina dragón conversa con la consejera sobre cómo ha llegado a su posición y si es o no una esclava. Missandei lo tiene claro pero a nosotros se nos queda la duda, veamos, Davos era un pirata y ha terminado siendo mano de dos reyes; Stannis y Jon. Por qué no se pone esas “cosillas” más en valor en la relación de los “acomplejados” norteños con los cortesanos de la Khalessi es un misterio que aún no entiendo. Como que no se explique qué Jon cree en caminantes blancos y muertos vivientes pero es que ¡él mismo es un resucitado!

Un barco llega a las costas de Rocadragón y trae nada menos que a nuestro cobarde preferido, Theon Greyjoy. Jon le agarra bien fuerte pero le perdona la vida. Al final, gracias a él Sansa puede ser lady Stark de Invernalia.

Daenerys no está le dice Jon a un Theon acochinado ¿y dónde está? Nos preguntamos. La respuesta es: en la mejor batalla que se ha visto en la televisión desde la de los bastardos.

Por fin Daenerys y Drogón juntos en Batalla… Y mola, vaya que si mola

Sabéis que en Interludio hay opiniones para todos los gustos y alguno de nosotros no tiene a Daenerys entre sus personajes favoritos pero, unánimemente, debemos decir que la reina sobre Drogón gritando Dracarys y quemando a todo el ejército Lannister y sus suministros para pasar el invierno es de las cosas más épicas que hemos visto nunca.

Jaime y Bronn, juntos de nuevo, observan Alto Jardín mientras Ser Tarly y el hermano de Sam,  Dickon, preparan el envío del Botín de la caída de la casa Tyrel a Desembarco. Lamentablemente el dinero ya ha cruzado el paso sobre el Aguas Negras camino de la capital (nota mental, Cercei, si quiere podrá pagar al Banco de Hierro o … A una montonada de mercenarios), pero aún quedan de pasar ejército y carretas infinitas de víveres que permitirán a los aliados Lannister pasar sin problemas el invierno. Como bien dice Tarly es un momento crítico y el bando Targaryen puede aprovecharlo para asestar un golpe. Y vaya si lo aprovechan.

Los Dozrakhi aparecen en lontananza (nota mental, Dany estos sí que sí, estos sí que saben pelear) y ves como Jaime (es un comandante, quizá lo que le falta a Daenerys, Jorah vuelve) organiza al ejército. Puede que los salvajes sean mortíferos pero Jaime perderá muchos hombres y conseguirá salvar los víveres, algo más valioso. Sin embargo allí aparece Drogón con su jinete Real y todo cambia. El mundo de Jaime cambia en un instante. La guerra cambia en un aleteo del gran dragón. Dracarys, grita Daenerys y miles, literal, miles de soldados son carbonizados en segundos… Y carretas de grano también.

Bronn se pone a los mandos de la pedazo de ballesta de Qyburn y es capaz de clavarle una flecha al dragón que, por sabido que iba a ocurrir, no nos deja de doler a todos los que lo vemos. Por un instante la duda se instala en los espectadores… ¿Podrán ser tan hijos de… Lannister de acabar con los dragones? Pero no, parece que sólo lo han herido. Daenerys descabalga y trata de quitarle la flecha a su hijo pero no puede. En ese momento Jaime, que otra cosa no pero es un valiente, pilla una lanza y a uña de caballo trata de acabar con la Khalessi. Se acerca tanto que parece que lo va a lograr. Todos los corazones se mantienen en un puño y entonces Juego de Tronos obra el milagro. Drogón protege a su madre lanzando un chorro de fuego que va a alcanzar al hermano de Tyrion y todos, absolutamente todos, que hace un instante queríamos que Daenerys no fuese herida por Jaime, queremos que el dragón yerre su tiro.  Una persona, providencial y sin identificar, tira a Jaime al río. La armadura hace que el Lannister viaje hacia el fondo del río.

Así llegamos al ecuador de la séptima temporada. Muchas preguntas lanza este capítulo. ¿Qué va a ocurrir con Jaime? ¿Qué siente realmente Tyrion mientras los Dozrakhi masacran a sus paisanos?, ¿cómo está Drogón?, ¿quién salvó a Jaime?, ¿cuándo volverá Jon Nieve a Invernalia?, ¿de dónde sacarán reservas de comida la gente de Poniente ahora que la Targaryen ha chamuscado todas las del Dominio?, … Que se añaden a las ya planteadas en otros capítulos ¿qué van a hacer los caminantes?, ¿por qué Sansa y Meñique parece que van a conspirar contra Jon?, ¿cuánto tardarán en romper los encantamientos del muro?, ¿qué diablos va a hacer Bran con todo ese poder que tiene? Y a la ya seminal duda fundacional de ¿quién es el padre de Jon?… La guerra se está preparando y las primeras batallas han sido épicas. Hemos tenido tierra, mar y aire. Espectacular la parte técnica relacionada con los dragones pero también increíble la batalla naval de capítulo 2.

El próximo capítulo se llama “Guardaoriente” y sólo con ese nombre echamos a volar la imaginación. Será ese el primer punto del muro que verá el acoso de los Caminantes Blancos. Será Euron el que lo asedie por mar, iniciando la guerra de Cercei con los rebeldes del Norte. Recordemos que Tormund y el pueblo libre son los que ahora defienden esa fortaleza norteña de la guardia de la noche ¿aguantarán el envite fieles a Jon sea quién sea el enemigo? ¿Podrá Sansa mantener su lealtad en ausencia del Rey en el Norte? ¿Y Meñique, … Aprovechará el caos para subir en la escalera hacia más arriba? En definitiva, todo está abierto y todo puede pasar. Qué serie Dios mío…

 

 

Anuncios