El Hombre Encadenado – Capítulo 6 – Una Cabeza

Si no has leido el Capítulo 1 de El Hombre Encadenado – Una Marca de Nacimiento pulsa aquí.

Si no has leído el Capítulo 2 de El Hombre Encadenado – Darle la Vuelta pulsa aquí.

Si no has leído el Capítulo 3 de El Hombre Encadenado – Sus Ojos pulsa aquí.

Si no has leído el Capítulo 4 -Tres Piedras … Pequeñas pulsa aquí.

Si no has leído el Capítulo 5 – La Hermandad de los Niños Piratas pulsa aquí.

A partir de aquí el Capítulo 6 – Una Cabeza.


Travis cerró la puerta de su casa tras decir adiós a los chavales que le habían acompañado desde la casa molino de la Hermandad. Sin respiración se apoyó en la puerta, azorado resbaló poco a poco apoyando la espalda en la puerta hasta sentarse en el suelo. “Es verdad.” Se dijo. Sin aliento. “Es verdad, al fin”.

Impulsado por un resorte interior, se puso en pie y fue corriendo al espacio central de la planta baja de la casa. Allí, en el salón donde solía organizar las comidas cuando tenía invitados, rebuscó con las manos los bordes de la alfombra que cubría gran parte de la habitación, un gran manto multicolor de lana de oveja, tintado y tratado para resultar cómodo y vistoso. Utilizando la Magia hizo que todos los elementos que se apoyaban en esa alfombra, mesas, sillas, todos, se elevaran grácilmente un par de metros. Tiró de uno de los bordes de la alfombra, evidentemente ayudado de nuevo por la Magia para aumentar su fuerza, y deslizó la alfombra hasta retirarla lo suficiente del suelo como para dejar al descubierto una trampilla  disimulada entre el resto de tablas del piso. Con un gesto, hizo que la trampilla se abriese y entonces, caminó sorteando los muebles voladores hasta llegar a las inmediaciones de la oquedad.

Miró hacia adentro. Unas escaleras se intuían y un olor agrio, ligeramente fétido que, por conocido, no le resultaba menos desagradable, le inundó las fosas nasales. Sabía que, como tantas otras veces, debía bajar por aquellas escaleras y hablar con lo que había abajo, pero eso no hacía que le resultase más sencillo. Sacudió la cabeza, como para apartar esos pensamientos y alejarlos de ese momento y lugar, y comenzó a descender. Las escaleras estaban iluminadas por unas llamas azules que no eran naturales. Como todo lo que ahí dentro se guardaba se alimentaban de Magia, de Poder puro.

Las escaleras estaban cada vez más humedas según descendía y el aire circundante era frío. “El frío es bueno” se repitió mentalmente. El frío era bueno para la Magia, la Magia funcionaba mejor a bajas temperaturas, o al menos aquella Magia que no era realizada por el Poder en sí, como le ocurría a Travis. Aquella Magia “de prestado” como solía pensar, pues él sólo podía utilizar el Poder que le era transmitido por otro. Y ese otro lo recibía de otro. Y así, hasta llegar a la fuente original, a aquel que se encontraba encadenado en la Fortaleza del Norte con esas dieciséis cadenas a los extremos de las cuales se colocaban los principales Guardianes de la Magia. “A no ser que alguien encuentre otra fuente” pensó, sonriendo por primera vez en su vida de manera natural, no para aparentar ser una persona “normal”.

“A no ser que se encuentre otra fuente que se pueda aprovechar para acabar con la Fortaleza y con todos esos vejestorios que la pueblan. Con todas esas ratas avaras ansiosas de Poder. Ansiosas de poseerlo para utilizarlo en ellos mismos, mucho simplemente para seguir viviendo, para mantenerlos con vida después de siglos. Esos vejestorios que únicamente comparten las migajas que les sobran con los siguientes de la cadena. Esos jerarcas que impiden que desarrollemos todo el potencial que el Poder nos permitiría“. Sonrió aún más porque sabía que ese relato le serviría para hacer que otros le siguieran en la revuelta que planeaba. Otros incautos ávidos de Poder, de otras migajas, algo superiores a las que ahora recibían, pero migajas al fin y al cabo. Unas nuevas migajas que él se encargaría de administrar tras acabar con los de la Fortaleza. Pero todo eso no era posible si sólo había una fuente de Poder, como todo el mundo aseguraba que ocurría. Todos menos aquel que le recogió y que le trató como su mentor.

Travis dejó las escaleras para atravesar un angosto pasadizo hasta llegar a una sala algo más ancha. Ahí, una pequeña mesa de madera y, sobre ella, la cabeza.

– Maestro- dijo Travis con una voz neutra que trataba de ocultar su agitación interior -. Lo he encontrado.

Lo que antes parecía una figura artificial, simplemente una reproducción realizada en barro de lo que podía parecer ser la cabeza de una anciano arrasado por la edad y una mala vida evidente, abrió súbitamente los ojos y gruñó con un deje en la voz que hacía que pareciese algo gutural.

– ¿Qué has encontrado, muchacho? – Preguntó la cabeza. Pero aunque la voz fue audible en toda la sala en la que ambos se encontraban, los labios casi no realizaron ningún movimiento. “No es necesario” se dijo Travis, como siempre interesado por todo lo que la cabeza representaba. “Al fin y al cabo, la cabeza sólo está viva por la Magia, sin ella no sería nada.”

– Otra fuente, maestro. Otra fuente de Poder.

La cabeza abrió mucho los ojos. Una especie de luz amarillenta se percibió por detrás de los ojos, como si el Poder iluminase por dentro la cabeza como una vela y, al mirar a los ojos de la cabeza, se intuyera la luz que había dentro. Como esas calabazas a las que los niños les colocaban una vela dentro después de vaciarlas y taladrarles unos ojos y una boca.

– Otra fuente de Poder- repitió la cabeza del que, antes, era conocido como Torben, Guardián de la Magia y maestro de Travis Cloud-. Otra fuente. Tanto tiempo buscándola y tenía razón – si la cabeza no estuviera sólo soportada por la Magia, actuando como un ancla para el alma del viejo Guardián que a través de la misma podía comunicarse con los vivos, Travis hubiera jurado que el viejo estaba llorando-. ¿Es la niña esa? ¿La hija de los Piratas?

– Sí, maestro. Se llama Tánger y es una niña Pirata con ojos violetas como los del Hombre Encadenado.

– Shhh – chistó el maestro sin mover los labios -. No hables nunca de él aquí. Este lugar está arrebatado al mundo de los muertos por su Magia y si él se entera, si alguna vez alguien intuye lo que aquí ocurre… Los dieciséis de la Fortaleza acabarán con nosotros antes de que podamos acabar lo que hemos empezado. Todo debe seguir el plan tal y como está diseñado. Si hay otra fuente y la de la Fortaleza se está agotando podemos pasar a la siguiente fase.

– Sí, maestro- dijo de manera mecánica Travis.

– Entonces, contacta con la Fortaleza y haz que ocurra – pidió el maestro Torben.

Travis volvió a asentir y buscó el espejo. A los pies de la pequeña mesa sobre la que descansaba el busto del maestro había apoyado un espejo de un tamaño medio, con un marco recargado decorado con pan de oro. El Guardian lo cogió del suelo y casi a tientas buscó en la pared detrás de la mesa hasta que encontró la alcayata donde colgarlo. Al lado de la cabeza, en la mesa, había un trapo ligero y trasparente. Travis lo colocó sobre la cabeza mientras pronunció el sortilegio adecuado. La superficie reflectante del espejo vibró con una luz azulada. La cara de Travis que se reflejaba en el espejo dio paso a la visión de una habitación en la que sólo se veía una cama que parecía bastante incómoda y una mesa en la que una figura estaba sentado leyendo un libro, de espaldas al espejo.

– Surio – susurró Travis-. Surio, por favor.

El tal Surio se giró despacio. Tenía el cráneo afeitado y vestía un hábito de textura áspera, como de tela de saco. Algo realmente incómodo a todas luces. Su cabeza tenía un tamaño algo superior a la media y no tenía cejas. Todo el conjunto le daba un aspecto de bola de queso que podría resultar cómico. Sin embargo, la forma en que su boca se apretaba en una línea de dureza sin límite hacía que el tal Surio no fuese una persona que pudiera parecer graciosa. Para nada.

– Travis – dijo con una voz profunda -. Creía que no tendría noticias tuyas nunca más.

– La paciencia es una virtud necesaria para todo Guardian. Y es necesaria aún más para nosotros y nuestra misión.

– Así es – reconoció Surio con un deje contrito-. Dame la información que consideres. Yo te actualizaré el estado de la Fortaleza.

– Hemos encontrado la fuente alternativa- dijo Travis silabeando las palabras y comprobando el efecto de sorpresa que provocaban en el otro-. Es hora de comenzar con el plan.

– El plan, una vez comenzado, no tiene vuelta atrás. Te pido confirmes – respondió despacio Surio -. Es muy importante.

Travis respiró varias veces antes de continuar. Tenía ganas de gritar, de insultar, de agarrar por el cuello al otro si fuera posible. De decirle que se dejase de tonterías e hiciese lo que debía hacer. Pero mantuvo la calma. Surio tenía por delante la ejecución de una tarea que nadie había afrontado. El asesinato uno a uno de los otros quince Guardianes Principales.

– Te lo confirmo – dijo por fin Travis.

La expresión del otro se tornó sombría.

– Sea.

Ambos guardianes se miraron unos instantes sin mediar palabra.

– Bien- dijo al fin Surio-. Te actualizo la situación aquí en la Fortaleza. El Hombre está cada vez peor. La periodicidad de la descarga de Poder no puede ser ya mensual y debemos conformarnos con una vez cada dos meses. Los Guardianes de otros territorios están preocupados. Cada vez más se quedan sin Poder antes de volver a disponer de él. Cada vez más quedan desabastecidas regiones bajo nuestra protección. El Guardián Principal Magnus ha indicado que, de seguir así, deberemos priorizar el escudo de La Zona y luego nosotros mismos y, después, el resto de las encomiendas. El temor a no disponer de la abundancia actual de Poder hace que los nervios crezcan por momentos en la Fortaleza. Muchos tratan de acumular Poder en objetos o en antiguos rituales, sin resultado. El miedo comienza a extenderse sin freno. Si atacamos ahora y, cuando todo esté a punto de colapsar, ofrecemos una alternativa, todos los que continúen con vida nos seguirán. Pero debemos tener alternativa para que nunca se desactive el escudo de La Zona.

– La tenemos, Surio. Tú y los tuyos no debéis temer.

– Yo no soy importante. Nosotros no somos importantes. El objetivo lo es.

– Así es – mintió Travis-. Así es.

El espejo vibró de nuevo y volvió a reflejar la cara sin expresión de Travis. Este lo descolgó y volvió a dejarlo apoyado en una pata de la mesa. Acto seguido retiró la tela transparente de la cabeza.

– Bendito loco – dijo la cabeza-. Va a empezar la revolución más grande desde el evento de La Zona. Y todo, absolutamente justificado por una buena causa – unos gruñidos que simulaban risas surgieron de la cabeza.

Travis asintió. Estaba aburrido. No tenía ganas de seguir viendo el espantajo de la cabeza, abriendo y cerrando los ojos y con esa voz de ultratumba parloteando continuamente. Realmente sólo soportaba aquel engendro porque le había demostrado una capacidad increíble de adelantarse a los acontecimientos. Pero en cuanto pudiera lo mandaría al estercolero lleno de gusanos del que no debería haber salido nunca. Aún no era el momento. Lo sería cuando todo estuviera mas encarrilado. Cuando sus consejos ya no tuviesen tanto valor y Travis se sintiese confiado de acabar lo que acababan de empezar.

– Hace frío, maestro – dijo por fin-. Debo volver a mis quehaceres. En cuanto empiecen a llegar las noticias de las muertes de Guardianes de la Fortaleza, los esclavistas y las piratas atacarán las poblaciones, acudirán como moscas a la miel espoleadas por el conocimiento de que la Fortaleza no puede proteger todo el territorio bajo su protección.

– Así es, Cloud – respondió el maestro-. Y ahí deberás estar atento.

– Sí. Me voy- susurró el Guardián y se dio la vuelta.

Comenzó a subir las escaleras. A cada escalón, dejaba más atrás a la cabeza y a esa Magia insana que inundaba ese lugar. Ese frío antinatural que la cabeza necesitaba para seguir entre los vivos.

Pasados unos minutos, la cabeza se quedó otra vez a solas en la pequeña habitación bajo el salón de la casa del Guardián, iluminada a duras penas por las luces azuladas del angosto pasillo y que estaban alimentadas por la Magia y parpadeaban de forma trémula. Antes de cerrar los ojos, evaluó la situación. Por fin, el estúpido de Travis había localizado otra fuente de Poder. Torben sabía, hacía muchos años que lo había sabido, que una descendiente de las piratas podría ser una fuente de Poder. Por eso había orientado a Travis a aceptar ese destino en el último pueblo de la última Marca, ese pueblo perdido entre el territorio protegido por los Guardianes de la Fortaleza y el fiero Sur. Por eso había elegido al propio Travis, tantos años atrás. Para hacerse con todo el Poder. Para no ser sólo una cabeza.