El Hombre Encadenado – Capítulo 7 – Un Reloj. Otro Reloj.

Si no has leido el Capítulo 1 de El Hombre Encadenado – Una Marca de Nacimiento pulsa aquí.

Si no has leído el Capítulo 2 de El Hombre Encadenado – Darle la Vuelta pulsa aquí.

Si no has leído el Capítulo 3 de El Hombre Encadenado – Sus Ojos pulsa aquí.

Si no has leído el Capítulo 4 -Tres Piedras … Pequeñas pulsa aquí.

Si no has leído el Capítulo 5 – La Hermandad de los Niños Piratas pulsa aquí.

Si no has leído el Capítulo 6 – Una Cabeza pulsa aquí.

A partir de aquí el Capítulo 7 – Un Reloj. Otro Reloj.


A pesar de todos los esfuerzos realizados por Tánger para no hacer ruido mientras subía las escaleras de la casa familiar, tras su aventura con la Hermandad, poco podía hacer contra los finos sentidos desarrollados por sus padres a lo largo de incontables noches en vela, aguzando los oídos para tratar infructuosamente de saber cómo ella o su pequeño hermano Job estarían sin tener que levantarse de la cama y acercarse a cada una de sus habitaciones. Poco, por mucha magia que utilizase, podía hacer la joven frente a unos padres preocupados por saber dónde se había metido su hija mayor toda la noche. Así que ella tampoco se sorprendió mucho de ver sentado en su cama, y en posición de espera, a su padre cuando abrió la puerta de su habitación. Aunque aquella vez, y eso que Tánger había hecho muchas travesuras a lo largo de su corta pero intensa existencia, la joven descubrió algo, como una sombra desconocida, en los ojos y en la expresión de su padre.

Luca era un hombre joven aún, “a pesar de todo” solía decir con fingida melancolía. Superaba por pocos años los cuarenta  y, aunque no muy alto,  su forma física en general era atlética. Por muchos inventos que dispusiera en su Herrería siempre debía realizar una alta cuota de trabajo físico lo que, como un buen efecto secundario, lo mantenía en actividad contínua. Sin embargo, Tánger no pudo evitar fijarse en la expresión de su rostro. Si bien su pelo plateaba bastante más que como la chica lo solía recordar no era eso lo que hacía que ella se parase un momento a observar a su padre.  Al lado de sus ojos se agolpaban una colección inédita de arrugas de todos los tamaños que conferían un aspecto cansado y preocupado a su tez. Tánger se esforzó en hacer memoría, en intentar descubrir cuándo esos efectos de la edad habían aparecido. No lograba recordarlo.

– Tánger- dijo Luca con un tono monótono-. Debes llevar siempre esto encima- añadió, tirándole a las manos el colgante con el pequeño saquito que transportaba las tres piedras.

Esa situación, Luca sentado en la cama y Tánger de pie enfrente suyo, era una especie de inversión poética de la situación vital de ambos y, quizá, un adelanto de lo que podría ocurrir en un futuro. Tánger cogió al vuelo el pequeño colgante sin atreverse a mirar a los ojos a su padre.

– Padre… yo… – musitó, inundada por una vergüenza que la hacía enrojecer.

– No digas nada. Ven, por favor – dijo Luca y se levantó, tomando de la mano a su hija y guiándola fuera de la casa.

Ya había amanecido en Lento Fluir y las calles iban poblándose de ruido y gentes diversas que se zambullían en un nuevo día con ánimos renovados. Luca no le dirigió palabra alguna a lo largo del camino. Un par de pasos por detrás, aunque firmemente agarrada a su mano, Tánger caminaba silenciosa preguntándose cómo acabaría todo esto. Se sintió aliviada cuando descubrió que la llevaba a la Herrería. Después de la habitación que su padre tenía en la casa familiar, la Herrería era su sitio favorito en todo el mundo. Allí disfrutaba entre montañas de cachivaches y herramientas de todos los tamaños, alumbrada siempre por el fuego brillante de la forja.

La Herrería era uno de los edificios de la calle de Los Oficios, en la parte cercana al acantilado de Lento Fluir, sobre la Playa de Los Piratas. Junto a la Panadería del padre de Jeremías y enfrente de la Casa de las Luces, la tienda de velas y lámparas de aceite y de Magia de la pequeña población. El establecimiento de Luca ocupaba la esquina de su acera y tenía sólo una planta de techo muy alto, podría ser un segundo si se hubieran construido viviendas normales. Una gran chimenea destacaba en el techo a dos aguas que conectaba la forja en perenne funcionamiento con el exterior, expulsando una columna de humo gris.

Luca abrió la puerta y se dirigió detrás del mostrador de la zona de tienda, hacia el taller, abierto a un patio exterior que también conectaba con la calle por el otro lado y al que podían entrar los caballos y animales cuando el herrero  necesitaba cambiarles los aperos o herrarles.

Hizo un gesto a su hija para que lo siguiese hasta una pequeña puerta detrás de la que se oía un ruido rítmico como de martillo. Con esfuerzo, el pequeño herrero abrió la puerta y la sostuvo mientras indicaba a la joven que entrase. Una vez dentro, habló por primera vez desde que salieran de la casa familiar.

– Mira estas dos pequeñas máquinas, Tánger- le dijo, señalando a dos bultos que ocupaban la pequeña habitación.

Las máquinas qeu le señalaba, eran dos pequeños ingenios, como un par de mesas cuadradas, que atrajeron la atención de Tánger de manera instantánea.

Una pequeña lamina de metal, de una anchura de unos pocos centímetros, era desenrollada de una bobina colocada en uno de los extremos de cada mesa. La pequeña lámina era tirada por unos pequeños rodillos y brazos que la hacían pasar por unos émbolos, taladros, brocas y empujadores de diversos tamaños y dotados de diferentes movimientos. Todo ello sin que el continuo movimiento de la lámina de metal cesara. A los lados de la mesa, colgados de un pequeño raíl, había dispuestos unos cestaños no muy grandes. En diversas partes del recorrido de la lámina de metal, un pequeño tubito estaba estratégicamente colocado para que, mediante un soplo de un aire de origen desconocido, una pequeña piecita de metal de una forma determinada fuese empujada y cayese en el cestaño adecuado, acorde a su forma, tamaño y funcionalidad. Tánger miró con sorpresa a Luca y este le hizo un gesto para que observase dentro de los cestaños. En unos había pequeños cierres de cremalleras, en otros clips para juntar papeles, una agujas o alfileras en otros, dedales de diversos tamaños y dibujos, … toda una serie de piezas metálicas de uso cotidiano, que Tánger estaba aburrida de ver por su casa o por la escuela, pero que nunca se había parado a pensar de dónde venían.

– ¡Qué maravilloso invento, papá!- exclamó la chica mientras palmoteaba- . Es maravilloso cómo con ingenio se puede hacer todas esas pequeñas cosas.

Luca le dio la espalda.

– La verdad, Tánger, es que me gustaría ser el responsable de estos pequeños ingenios, pero no es así. Mira – dijo mientras señalaba una pequeña chapa identificadora en uno de ellos -. Aquí puedes ver quién es el responsable.

– Perkin´s. Decoletaje industrial S.A. – Leyó ella-. Pero ¿quién es Perkin´s? ¿qué es decole.. decoletaje?

– ¡No lo sé! – suspiró frustrado su padre – Cuando tenía dieciséis años mi padre me trajo aquí. A él, se las había enseñado su padre. Y su padre el suyo. Así sucesivamente. Ninguno sabemos de dónde vienen, ni quién las creo, sólo las guardamos y mantenemos. Cada mes, el Guardián Travis me trae un cargamento de bobinas. Nunca me ha dicho de dónde salen, por mucho que haya preguntado. Desde que mi padre me las enseñó me dedico a ellas, a hacer las pequeñas piezas de repuesto cuando uno de sus pequeños brazos mecánicos falla. A engrasarlas adecuadamente como mi padre me enseñó.

Tánger acarició las máquinas con la punta de sus dedos.

– Interesante – añadió.

– Esto no es todo, Tánger.

Luca se dirigió al fondo de la habitación. Allí, dos relojes redondos de pared, de esos que se cuelgan, estaban medio tirados. Tánger, escuchaba el típico “tic, tac”.

– Aquí – mostró Luca-. Un reloj. Como todos sabemos, los relojes son elementos mágicos. Los Guardianes los dotan de vida y el pueblo los utiliza para medir el tiempo- Tánger miró extrañada a su padre ante las obviedades que estaba diciendo-. Y aquí otro reloj. Exactamente igual al otro y mágico también ¿verdad?

– Papá, no sé a donde quieres llegar.

Luca le hizo un gesto inequívoco para que tuviera paciencia. Dejó el segundo reloj sobre una de las máquinas de Perkin´s y dio la vuelta al primero. Abrió la tapa trasera y Tánger pudo ver el pequeño vacío, la oquedad detrás de las agujas y la corona y esos pequeños reflejos violetas que vibraban tal y como siempre ocurría con los elementos mágicos.

Luca dejó el reloj en el suelo y tomó el otro. Le dio la vuelta y abrió la pequeña tapa trasera. Tánger se sorprendió de lo que su padre dejó al descubierto. Un montón de rueditas con pequeños salientes que encajaban unos dentro de otros, unas espirales pequeñas de metal que se hinchaba y relajaban, todo en movimiento, todo haciendo el característico “tictac” de un reloj.

– Qué… ¿qué es eso, papá? – Preguntó ella despacio.

– No lo sé. Lo conseguí de un mercader que apareció por la capital, por Bruma Azul, hace años. Anunciaba que poseía artefactos asombrosos y era cierto. Tenía muchos similares. Cosas que todos creemos que son mágicos, iguales y haciendo lo mismo pero sin utilizar Magia alguna. Sin utilizar Magia en absoluto.

– ¿Y tú qué crees?

– No lo sé, pequeña –  le dijo de manera cariñosa -. Pero piensa en una cosa. Imagínate que hay una forma de obtener cualquier cosa mediante la Magia. La alternativa es evidentemente posible pero complicada. Lo que es más, los que tienen acceso a la Magia la racionan. La entregan sólo a quien quieren y como quieren. Hacen que todo dependa de ellos. Poco a poco, la forma alternativa de hacer las cosas, más complicada y al alcance de pocos, se va perdiendo, haciendo que todo pase por aquellos que controlan la Magia. Imagínate que alguien que no necesita de ellos aparece. Alguien que también tiene acceso a la Magia pero fuera de su control. Alguien que también puede tener acceso a las alternativas. Alguien que puede distinguir qué es imprescindible de hacerse con Magia y qué podría tener sentido, simplemente, desarrollarlo por técnicos, por rueditas. Alguien que puede ir al margen de todo lo establecido. Con un criterio propio ¿Qué piensas que puede pasar?

Tánger, miró de nuevo a los relojes. Su padre añadió.

– Un reloj- dijo señalándose-. Y otro reloj- dijo señalándola.

– Madre mía – susurró Tánger.

– Por favor, sigue llevando las pequeñas piedras. Es mejor que nadie sepa qué es lo que eres. Sea lo que sea. Hazlo por mamá y por mí. Hazlo por Job. Hazlo por tí.