Capitana Marvel (2019, Anna Boden & Ryan Fleck) … y al final llegó ella.

Tras el shock brutal al Universo Marvel desatado en los últimos minutos de Vengadores: Infinity War, no estaba muy claro cómo iban a salir de este embrollo para presentar una nueva película y un nuevo personaje. La mejor salida era la solución «Hodor» y así lo han demostrado con esta Capitana Marvel. Y a tal fin nos han embarcado en una aventura «hace veinticinco años» y además de presentarnos una nueva historia, la han salpimentado de guiños a aquellos que estos días nos sorprendemos al darnos cuenta de que el malogrado Kurt Cobain nos dejó hace ya la friolera de esos veinticinco años.

Capitana-Marvel-400x360

Ver a Brie Larson con una camiseta de NIN casi todo el metraje hace que un segmento de la población sonría sin darse cuenta. Y cuando suena Elastica y su «Connection» ya ni te cuento.

Capitana Marvel ha roto todas las taquillas. Sin embargo, a mi entender, Wonder Woman es mucho mejor película y fue más importante también fuera de las salas de cine. Aún así, Carol Danvers llega la última a la fiesta y promete tener muchísimo peso en la, a punto de estrenarse, Vengadores: Endgame. Veremos quien de las dos quedará establecida como la heroína de masas en los próximos años.

Y, sin temor a equivocarnos, esa sensación que transmite la película es lo mejor de la misma. Sales del cine recargado porque la carismática protagonista ha dado una buena zurra a todos y además has escuchado un montón de grunge y brit pop. ¿se puede pedir más? evidentemente, sí.

noticia-1550688081-capitana-marvel-mexico

La película está dividida en tres actos muy diferenciados. El primer acto nos situa en la capital del Imperio Kree, una especie alienígena gobernada por una Inteligencia Artificial que está en permanente guerra con otra especie, los Krull, que tiene la curiosas capacidad de metamorfosearse con el aspecto de cualquiera.

Escuchar a Nirvana en una película de super-héroes hace que se cuadre el círculo para todos los miles de seguidores que rondan los cuarenta. Eso es un hecho.

En esta parte, la película parece cortada. Es decir, debía de haber mucho más metraje que no ha cabido en los 120 minutos sobrados que ocupa el film. Si no, no se entiende cómo puede hacerse un primer tercio tan atropellado y sin aparente sentido. En esa fase asistimos a la formación de Vers, uno de los tres personajes que interpreta Brie Larson interpretando al mismo, es decir: Capitana Marvel, Carol Danvers y Vers. Vers, la kree, no puede dormir y prefiere pelear para entrenarse como la mejor luchadora posible para la guerra. Destaca Jude Law. Interpreta bien a Yon-Rogg, superior y mentor de la kree Vers.

captain-marvel-poster-jude-law

Pero falta pegamento en la historia y puntos que poder unir con la línea de la trama. Se nos hace trabajar demasiado como espectadores y vale, no estamos ante una película con la complicación de una de Bergmann, pero tampoco tiene mucho sentido que los directores no nos presenten las claves de la historia, por mucho que la historia sea fácil.

Tres actos bien diferenciados conforman la peli de la Capitana Marvel. El primero flojo, el segundo bueno y el tercero regular. Quizá hubiera sido mejor que las aventuras en los noventa de Carol Danvers hubieran tenido más peso en el film, con ese lujo de Samuel L. Jackson de escudero.

En la segunda fase de la película, la marciana Vers aterriza en el 1992 de Terminator 2 y todo mejora sustancialmente. La aparición de Samuel L. Jackson como compañero de la buddy movie en la que se transforma la cinta, obra gran parte del milagro. Hay un momento puntual en el que casi parece un capítulo de Expediente X protagonizado por Nick Furia y Carol Danvers, en vez de Mulder y Scully y la trama lo agradece.

capitana-marvel-pelicula-estudio-protagonizada-1_0_23_1050_653

Luego aparecen más rato los Skrull y se vuelve a convertir en el tebeo que es, aunque no al nivel de otros tebeos que hemos visto. No tiene, ni de lejos, la maravillosa trama y despliegue de personajes de cualquiera de los Vengadores, es obvio, pero tampoco llega a las de Capitán America ni Iron Man, los premium de la fase 1 de Marvel y, ni tan siquiera, a la segunda de Ant-Man.

wonder-woman-capitana-marvel

A pesar de todo, es una peli de super héroes, protagonizada por una actriz con carisma y oficio, no en vano posee un oscar, con ritmo y bien encardinada en el universo Marvel. Pero eso sí, y a mi modesto entender, no llega ni de lejos a poder igualar a esa magnífica película de aventuras y guiño friki que fue Wonder Woman.

Capitana Marvel; 2019; Dir.: Anna Boden, Ryan Fleck; Producción: Kevin Feige ; Guion: Anna Boden, Ryan Fleck, Geneva Robertson-Dworet, Jac Schaefller ; Fotografia: Ben Davis; Montaje: Elliot Graham, Debbie Berman; Protagonistas: Brie Larson, Jude Law, Ben Mendesohn, Samule L. Jackson, Lashana Lynch, Gemma Chan, Lee Pace, Clark Gregg, Annette Bening.

Nota Interludio: 6.5.

Podcast – Series que hemos visto en 2018

Hola a todos. De nuevo nos juntamos justo antes de que den las campanadas y despidamos el año para hacer balance (muy personal y SIN SPOILERs) de las series que hemos visto esta temporada.

Como todos sabéis este año no hemos tenido los trasantlánticos habituales, Juego de Tronos ha tenido su año sabático para preparar el asalto final al trono de hierro, y eso nos ha permitido engancharnos a otras series que han tenido su oportunidad.

Altered Carbon Dark, Knightfall, El Alienista o Fariña han poblado este año, pero ¿qué nos han parecido? eso lo descubrirás en nuestro podcast, pero ya os adelanto que algunas nos han dejado flipados y otras han hecho que no pasáramos del episodio piloto.

Además, os comentaremos nuestro top 3 del año así como qué esperamos del año 2019… Sí, Juego de Tronos, pero algo más …

En definitiva, dadle al play y pasad un rato agradable con nosotros hablando de series,

¡cualquier comentario es bien recibido!

Ir a descargar

 

Libros – Reina Roja (Juan Gómez-Jurado, 2018, Ediciones B)

Como en las películas de Hitchcock poco, o mejor nada, debemos desvelar de la trama de esta novela para permitir a aquel que se acerque a ella que la disfrute plenamente. Tal es el acuerdo al que, como lector, nos comprometemos con su autor y no seré ni yo ni este blog el que rompa este pacto de caballeros. Sin embargo, voy a compartir con vosotros algunas claves, sensaciones y personajes que pueblan este puro thriller. Estamos ante una novela con vocación de permanecer en nuestra memoria. No sólo por la trama, con giros, ribetes, lecturas en capas y al margen, acción a raudales e incluso detalles interesantes que te podrán salvar en más de una conversación con amigos o conocidos, si no también por los personajes, principales y secundarios, que nos atrapan y secuestran y  que ya nos acompañarán para siempre.

Antonia Scott es una persona especial. Muchas veces hemos oído estas palabras pero pocas veces se ajustan tanto a la realidad como esta vez. Antonia es una persona especial dotada de un don, de una inteligencia sobrehumana. Su trabajo es perseguir y atrapar a los peores asesinos posibles. Sin embargo, como todas las personas que tienen una capacidad sobresaliente el resto sufren un retroceso y necesitan de otros semejantes para que las ayuden en todo aquello que para nosotros, el común de los mortales, nos parece mundano. O simplemente para darse cuenta de las cosas.

Jon Gutierrez es un policia bilbaino. No gordo pero sí fuerte. Un policia bilbaino gay y coqueto que sufre porque no es capaz de seguir siempre las normas. Y a veces las normas le alcanzan y le derriban. Y le destierran a Madrid y a una aventura que él nunca creería que iba a correr, porque él esta de vuelta de casi todo. De casi todo.

Antonia y Jon, componen la pareja más diferente posible y por eso mismo empastan de una manera sobresaliente. Uno con empatía a raudales y otra con hielo para para suministrar al polo norte. Un Mulder y Scully al que no le falta un jefe conspirativo y una gran trama por detrás, todo aquello que es Reina Roja. En definitiva, una premisa endiabladamente bien construida.

Y sin embargo, todo quedaría ahí si el autor de esta novela no fuese Juan Gómez-Jurado. O mejor dicho, el Juan Gómez-Jurado que ha llegado a este momento, a escribir esta novela. Me explico.

El narrador neutro habitual, omnisciente según la clasificación de las escuelas de escritura, da paso en la novela a un narrador implicado con cada personaje. Así en los capítulos que protagoniza Antonia se vuelve instropectivo con esta y nos muestra sentimientos que incluso la propia Scott desconoce y nosotros entresacamos de las líneas.

Cuando es Jon el que tira de la trama, el narrador se vuelve irónico como el personaje pero manteniendo cierta distancia, algo que sorprendentemente queda entre una primera y una tercera persona. Algo que nos da más información que si sólo estuviéramos leyendo una novela habitual. Algo que queda de manifiesto cuando el narrador hace una apreciación del todo subjetiva y, acto seguido, te sorprendes leyendo al personaje en cuestión soltando la misma frase en alto. Algo, como digo, que hace que esta novela esté perfectamente escrita para funcionar y para, literalmente, adorar a la pareja protagonista.

Pero claro, además lo que cuenta debe ser un complejo mecanismo con caminos correctos e incorrectos, con pistas hacia adelante y hacia a atrás. Con un cierto regusto a Seven y una conexión con la realidad. Con unos personajes secundarios que se parecen a los que pueblan algunos periódicos salmón. Y con un cierre magistral y que sólo podrás disfrutar si lo lees hasta el final. Hasta el final, final. Notas del autor incluidas.

En definitiva un gran thriller hecho para arrebatarnos y leerlo sin pausa. Y pedir más.

Nota Interludio: 9

Podcast – Desde Rusia con Amor (1963, Terence Young)

Hola a todos de nuevo. Aquí estamos y os queremos presentar nuestro primer podcast especial sobre James Bond. Hemos elegido Desde Rusia con Amor, la segunda película del espía inglés.

Si te apetece pasar un buen rato «agitado pero no revuelto», descubrir algunas anécdotas interesantes que igual no conocías sobre la película o sobre el autor de las novelas de Bond, Ian Fleming o simplemente recordar las escenas más memorables de la peli, no te cortes y dale al play. Comentarios bien recibidos siempre!

  Ir a descargar

Jack Ryan (Amazon Prime, 2018) – ¿Un Jack Bauer con principios?

Hace años, muchos, vi en el cine una película de submarinos que se quedó para siempre grabada en mi memoria. El protegonista era un atildado analista de la CIA, un agente secreto que distaba mucho de todo aquello que nos recordaba a un agente secreto típico, a James Bond. Sedentario, reflexivo y capaz de aplicar la psicología antes que la acción, Alec Baldwin brillaba en uno de sus mejores papeles como Jack Ryan en A la Caza del Octubre Rojo. Sean Connery le daba la réplica como el capitán del submarino atómico que podía desencadenar la Tercera Guerra Mundial. Era una de esas películas sin respiro que se sacaba de la manga el hermano de Ridley, el desaparecido Tony Scott. Para siempre, la maniobra «el loco Iván» resumiría muchas frases en conversaciones de madrugada y cinefilía. Así empezó todo para mí sobre el personaje más famoso de Tom Clancy.

Luego vendrían las dos películas de Harrison Ford y James Earl Jones en los papeles principales y, también, el gran Ford le daría esa especie de tranquilidad al héroe de Clancy. Nadie diría que Harrison Ford no es un tipo de acción pero estaba claro que la acción era algo que ocurría a su pesar. Esas míticas escenas de un Ryan-Ford de mediana edad, colocandose las gafas de cerca para interpretar imágenes de satélite del desierto argelino, resumían mejor las películas que el mismo Ryan-Ford persiguiendo a los malos y pegando tiros, aunque ciertamente también era algo que ocurría con profusión en las mismas.

A partir de aquí, Ben Affleck y Chris Pine, sus últimos alter ego, fueron sucesivamente reduciendo la edad del héroe y aumentando su testosterona. En taquilla, sus ingresos también se vieron menguados en cada entrega, a pesar de los secundarios de campanillas contratados para dar lustre a las aventuras.

_DSF1423.RAF
Jack Ryan y James Greer, interpretados por John Krasinski y Wendell Pierce,respectivamente, reportando a sus superiores de la CIA

Agotada la vida en la pantalla grande y necesitados de resetear a un personaje que es obvio que tiene tirón, los productores se han decantado por un reboot en la época actual y le han asignado la tarea a un actor con carisma, John Krasinski. También han cuidado el casting del resto de personajes, con un gran Wendell Pierce como jefe inmediato de Ryan, así como un sorprendente Timoty Hutton como director de la CIA.

Krasinski es grande. Muy grande. Y físico. Muy físico. A pesar de que tiene una cara de típico americano de Boston que no ha roto un plato y que paga sus impuestos, posee un físico que no encaja con la visión del Ryan que permanecía en mi memoria. Le veo mejor persiguiendo malos pistola en mano, que haciendo análisis de estrategia en una sala de reuniones, a pesar de que los sucesivos directores de los capítulos se empeñan en plantártelo con traje en reuniones y más reuniones. Pero cuando le ves, enorme respecto a los otros, sabes que les puede dar dos tortazos a cada uno si el momento lo requiere. Y lo requerirá, como es obvio.

Jack-Ryan-Trailer-y-fecha-de-estreno-de-la-serie-de-Amazon-con-John-Krasinski

Wendell Pierce, su jefe James Greer, sí que encaja como un guante en su personaje. Además, que sea un musulmán que aspira a dirigir la CIA le da un trasfondo y unas capas y dimensiones a su personaje mucho más ricas que el de sus predecesores en las películas de Harrison Ford.

Y con todo, el gran actor de la serie es el palestino Ali Suliman que da vida al adversario de Ryan de una manera creible y contenida. Y brilla, también, en los flashbacks que tratan de explicarnos su descenso a los infiernos del terrorismo internacional.

Ryan aparece en esta serie como un héroe atormentado y con síndrome post-traumático debido a su servicio como marine en Afganistán. Sin embargo, nunca sobrepasa la línea del buen gusto, nunca tiene un mal pensamiento, mantiene su alma inmaculada a pesar de estar tratando contínuamente con el lúmpen y la hez de la sociedad, de toda la sociedad: americana, europea, siria, … lo que resta credibilidad al personaje. Se nos aparece como alguien irreal rodeado de gente real, con luces y sombras, pecados y virtudes, que a él no le «manchan». Termina su trabajo en mitad de Siria, tras eliminar a un par de terroristas y sufrir un ataque brutal del ISIS, y es capaz de tener una cena en unos de los mejores restaurantes de Bostón con el ligue de buena familia que está conociendo.

Esa falta de profundidad del personaje dibujado por Krasinski, hace que incluso Jack Bauer, el personaje de 24, parezca más real que este Ryan, lo que no es bueno de cara a juzgar la labor de los guionistas pues aquel pesonje de Kiefer Sutherland estaba en un show destinado a su lucimiento como hombre de acción absoluto, sin interés alguno por conectar con la realidad, algo a lo que parece que los guionistan sí que aspiran en esta serie.

jack-ryan-3
La mujer de Suleyman tendrá su particular aventura con conexiones a las migraciones de refugiados tan de actualidad.

Hay, además de la historia del surgimiento de Suleiman y su hermano, otras dos historias muy interesantes y que se van entrecruzando de una manera que resulta cuando menos inteligente. Se trata de las minitramas protagonizadas por la mujer del terrorista y por el piloto de drones del ejercito americano. Ambas historias parecen del todo alejadas de la trama principal en su presentación y, sin embargo, jugarán un papel determinante para que toda la historia funcione como un mecanismo y guarde consistencia.

Por lo demás, la producción exhibe un nivel ejemplar, con localizaciones perfectas, viajes a Europa, Siria, el Congo y cualquier otra localización en la que cualquier película de espías actual debe tener acción. Es entretenida y, aunque algo lastrada por el protagonista, está bien resuelta. Tiene potencial de mejora y habrá que ver cómo evoluciona en la segunda temporada que ya ha sido confirmada con el fichaje de Jordi Mollá incluido.

Nota Interludio: 7

Reseña Novela – El Escribano del Secreto (Joaquim Borrel, 1996)

Hubo una época en la que cada mes o dos meses aparecía un señor por tu casa y te preguntaba ¿habéis elegido libro? Sí, esa época eran los ochenta y principios de los noventa. Una época en la que Círculo de Lectores enviaba a sus acólitos a las casas de España en busca de que la gente leyera. Sí, amigos. Y era un negocio. Benditos ochenta.

El truco de todo era que todos los meses tenías que elegir un libro y si no, eras expulsado del círculo. No sé muy bien dónde ha quedado hoy en día Círculo de Lectores. El punto de todo esto es que ese ansia de elegir un libro te llevaba a probar. A arriesgarte. Y dentro de ese riesgo Joaquín Borrel y sus novelas constituyen uno de los mejores hallazgos que nunca encontré. La Esclava de Azul y La Lágrima de Atenea fueron las primeras novelas del autor que pasaron por mi casa. Eran libros cortos y deliciosos. Basados es la vida y aventuras de un esquiriente, palabro para denominar a un detective, griego en la antigua Roma. Pero, para mí, El Escribano del Secreto los supera. A estos dos y a muchos otros de otros muchos autores.

Don Esteban de Montserrat es un personaje que se te quedará grabado para siempre. Cojo, siempre vestido de negro, irónico, de vuelta de todo, con una amarga melancolía, asiste a las confesiones de la Santa Inquisición con su labor de escribano. Conoce muchos secretos, pero su vida es aburrida. Hasta que por su existencia se cruza una monja, sor Blanca de Orovia y toda una serie de aventuras. Es inevitable sonreir por la inteligencia con la que Borrel hace que su personaje te hable, pues este don Esteban, irónico hasta la médula, entabla una relación con el lector en la que el cinismo y la autoparodia campan por sus respetos. Empezarás a sonreir en la primera página y esa expresión nunca te abandonará hasta días después de acabar la novela. Incluso después, te descubrirás recordando alguna de las magistrales y ocurrentes frases que Borrel hace que su personaje te diga en la novela, a modo de confianza, chanza u ocurrencia.

Merece la pena descubrir qué es un corchete y cómo un legajo antiguo puede mostrar las verguenzas tanto de la sociedad del siglo XVI como del XXI. Cómo los amores imposibles son los que más motivan a hacer locuras y cómo el más descreído de todas las personas puede resultar el más comprometido y honrado ciudadano, a pesar de las autoridades y de las normas.

Y todo esto, asistiendo a una lección magistral de historia y de costumbres de nuestro Siglo de Oro que quedará grabado en tí para siempre.

Nota Interludio: 9

Series TV – Fariña (2018, AtresMedia/Bambú Producciones) – Mucho más que Narcos Galicia

Teniendo siempre presente la realidad por detrás de la serie y las consecuencias terribles para la zona de las rias baixas así como los miles y miles de afectados, enfermos, víctimas, familiares, etc… del tráfico de drogas y toda la actividad relacionada comentamos la serie Fariña. Lo primero de todo es sencillo y categórico. Estamos ante una muy buena serie.

DXiY3uoXkAAEqt4

Esta serie se abastece de una trama que de lo real que es, parece ficción. El ascenso y caída de un personaje como Sito Miñanco, su paralelismo con Escobar, su vida como estrella de Hollywood. El clan, la mafia de malhechores con un código de honor que finalmente es sustituido por la ambición y la ausencia de escrúpulos. La penetración en toda la vida pública de una zona de Galicia de la corrupción, el chantaje y la amenaza. La connivencia de los poderes políticos, judiciales y policiales y la dificultad de encontrar a un hombre justo. Y la travesía por el desierto de ese sargento honrado ayudado finalmente por los outsiders, los únicos que no están contaminados por todo lo anterior, no porque sean mejores que los paisanos sino porque, básicamente, no tienen raíces en la zona.

ya-hemos-visto-farina-la-serie-sobre-el-libro-prohibido-y-es-droga-pura

El western, en definitiva. Estamos ante Solo ante el peligro, Raíces profundas, o cualquiera de los clásicos de Zinemann, Hawks o Mann, pero por capítulos y dolorosamente real. Porque todo esto ha pasado. Quizá no en el detalle pero si en lo macro, y eso ya es suficiente.

resize1_15228365942499

Para dar un toque de clase al conjunto se han cuidado, y mucho, los aspectos que últimamente se cuidan en las series que se estrenan en AtresMedia. A saber. Un casting espectacular, de lo acertado que es. En el último capítulo podemos observar lo que se han ajustado los actores de la producción a los personajes reales en esas clásicas imágenes partidas en las que se enfrentan el actor vs. el personaje real. No sólo los principales, los secundarios, los recurrentes, todos. Y no físicamente sino en el aire, en el look, en las miradas. De esa manera que las buenas producciones saben hacer. De esa manera en la que, aunque físicamente no sean como gotas de agua, las diferencias quedan diluidas por el oficio actoral.

fotonoticia_20180510140735_640

Unos actores que dan el máximo de sí mismos. Un Javier Rey inmenso como Sito, magnético, atractivo. Un Antonio Durán como Manuel Charlín, odioso, adusto, mafioso, genial. Un Tristán Ulloa sólido, arisco, honesto, comido por dentro de los pecados ajenos. Una Jana Pérez que, aún perdiendo algunas veces el acento panameño, resulta arrebatadoramente atractiva y creíble, con un rol cosmopolita y peligroso. En definitiva, sin un pero. Los charlines en su conjunto, los Bustelo, Oterito, el juez.

resize1_15228365942499

Un apartado de fotografía cuidadísimo. Unas luces que siempre aparecen maqueadas, una ambientación ochentera auténtica. Una cuidadísima coreografía de personajes que hace que cada escena tenga un lay out pensado para que los muchos personajes que las pueblan nunca se amontonen y tengan cada uno su espacio.

ala-farina-kqDF-U60640721613Y0G-624x385@El Correo

Los diez capítulos que la componen separan los años en los que la costa de las rias baixas pasaron de albergar el tráfico de tabaco, el Winston rubio que todo el mundo fumaba en esos años, a las descargas de cocaina colombiana. Una conexión colombiana que transformó a pequeños contrabandistas en grandes narcotraficantes hasta el punto de que llamaron la atención de Madrid y se activó la operación Nécora, comandada por Garzón, y que los desactivó por completo.

Algunos capítulos caen en la abulia del relleno pero la mayoría mantienen el interés. Un par de ellos son literalmente electrizantes.

halagos-internacionales-recibiendo-Farina-Netflix_2038006180_9439805_660x371

En definitiva, Netflix cuenta ya entre su catálogo con Cocaine Coast. Mucho más que Narcos Galicia.

Nota Interludio: 8.

 

 

Series TV – El Alienista (Netflix, 2018) – La serie que lo tiene todo… excepto alma

Basada en la novela homonima de Caleb Carr (The Alienist, 1994, Ediciones B), esta serie nos enfrenta a una premisa muy atractiva: nos encontramos a final del siglo XIX, la ciencia vive una revolución en todas sus disciplinas y entre todas, la mente humana se ha convertido en el apartado de estudio más revolucionario. Mientras Freud lleva un tiempo enfrentándose a casos de histeria en París y a las primeras interpretaciones de los sueños, el Dr. Laszlo Kreizler (Daniel Brühl), un alemán acomodado emigrado a los Estados Unidos, intenta aplicar todos estos nuevos conceptos revolucionarios a la investigación criminal, bajo el amparo del que en un futuro será uno de los presidentes de los Estados Unidos más revolucionarios, Theodore Roosevelt (Brian Geragthy).

Para dar una idea del Estado del Arte en el que nos encontramos, cada episodio nos recuerda que los Psicólogos o Psiquiatras, ni siquiera se denominan aún así en los Estados Unidos, sino que continúan denominándose Alienistas, es decir, estudiosos de los espíritus que poseen y alienan el cuerpo del enfermo.

Jack el Destripador está actuando en Londres. Un asesino similar actúa en Nueva York, pero allí un Psicólogo Criminal ayudará a la policia a detenerlo. Ese es el punto de partida de esta serie de suspense.

Al otro lado del charco y en esas fechas, Jack el Destripador está operando en el Londres victoriano y la trama nos presenta un remedo del asesino de Whitechapel pero trasplantado a un Nueva York poblado por personajes históricos como los representantes de los 500 (las familias que controlan Nueva York y que, como siempre, tratan por todos los medios que el Statu Quo se perpetúe), de entre ellos un magníficamente interpretado J. P. Morgan (Michael Ironside, mil años después de V o de Desafio Total pero con esa presencia que te atrapa como espectador), el mencionado Roosevelt, y otros.

the-alienist-5

Acompañando al Alienista (interpretado por Daniel Brühl), tenemos al dibujante de sucesos John Moore (Luke Evans) que nos presenta a un acomodado neoyorkino que gusta de visitar casas de lenocinio y que, a falta de una cámara de fotos, se gana la vida haciendo dibujos in situ de los asesinados que luego los periódicos publican. La relación entre ambos, antiguos compañeros de universidad, basculará a lo largo de la serie entre la amistad y el odio, para volver a la amistad, y luego al odio, componiendo una sinfonía de desconcierto en el espectador que, muchas veces, no sabrá a qué atenerse.

Un psicólogo con un oscuro pasado familiar, un dibujante de sucesos que frecuenta prostíbulos y lugares de mal vivir para purgar un fracaso amoroso y una secretaria de la policia que lucha porque la tomen en serio, forman el triángulo de personajes principales de esta producción.

Cierra el último vértice del triángulo de los personajes principales Sara Howard (Dakota Faning), otra representante de la alta burguesía neoyorkina que trata de escapar como puede a las convenciones sociales y al machismo imperantes que la atrapan dentro de los roles femeninos de la época, a pesar de que ella aspira a ser una oficial de policia, a poder ser, de homicidios.

56871_w840h0_1523036145o-alienista-3

La señorita Howard se sentirá fascinada por el Dr. Kreizler, mientras que el dibujante Moore tratará de descubrir si lo que siente hacia ella es amor o simplemente camaradería.

Completan, aunque en un segundo plano, el equipo de investigación los hermanos Isaacson, dos jovencísimos oficiales de policía que utilizan toda clase de técnicas científicas a sus investigaciones y tienen, además, que enfrentarse a su condición de judíos dentro de un cuerpo de policía preponderantemente irlandés. Recuerdan al personaje de From Hell en su uso de las nuevas técnicas.

The-Alienist-estreno-Netflix-original_1978612165_9035765_660x371

Vemos, como primera sensación de la serie y desde el primer minuto, que el ambiente del Nueva York clásico, así como la ropa, los instrumentos, … todo ha sido representado al detalle, de una manera eficaz y muy elegante.

El trío protagonista es de excepción. Actores portentosos y con una capacidad para aguantar el primer plano increíble. Sin embargo, la imposibilidad por empatizar con un personaje como el del doctor, interpretado por un frío no, gélido Daniel Brühl, lastra la serie de tal manera que la sume en la abulia.

Además, yendo al detalle de cada personaje, esa gelidez no se circunscribe sólo al doctor, sino que les sume a todos en una sensación de separación tal que impide que ni uno sólo te resulte atractivo. Se entiende que es algo buscado quiza para representar el encorsetamiento de la sociedad de esos días pero, hasta en las situaciones en las que parece que cualquier convencionalismo ha sido superado por un giro dramático, la separación y gelidez que despenden los actores hace que te preguntes si estamos ante una representación de la realidad o ante una simulación. No te llega. No traspasa.

La dirección de actores de esta serie no ha sabido utilizar todo el potencial del que disponía. La empatía con los personajes es altamente improbable.

Quizá sólo haya una escena en la que realmente te encuentras viendo lo que parece realidad y está protagonizada por la sirvienta Mary Palmer (interpretada por la hawaiana Q’orianka Kilcher).

26144_005_1701_R_NoticiaAmpliada

Por lo demás, la trama resulta correcta. Una investigación de una serie de asesinatos que nos hará ver la sociedad de la época en la ciudad que se intuía iba a convertirse en la capital del mundo y en la que la pelea entre el futuro y el pasado se hacía cada vez más evidente. Antiguos rituales indios provenientes del lejano oeste, que aún continuaba activo por la época, se mezclará con las previsiones de que la electricidad iluminará las calles más pronto que tarde. En definitiva, un paisaje de transición tecnológica parecido al actual, por otro lado.

Como conclusión se puede decir que el mimo demostrado en los apartados técnicos, fotografía y de vestuario, queda empañado por la deficiente dirección de actores, y la gelidez de la que hacen gala a lo largo de todos los capítulos impide que el conjunto resulte lo suficentemente atractivo para que un espectador medio se interese por la serie. Una serie que lo tiene todo, excepto alma.

Nota Interludio: 6.5

Título original: The Alienist; Año2018.

DirecciónJames Hawes, Jakob Verbruggen, Paco Cabezas

Guion: Hossein Amini, Kristina Lauren Anderson, Cary Joji Fukunaga (Novela: Caleb Carr).

Fotografía: P.J. Dillon, Gavin Struthers.

RepartoDaniel Brühl, Luke Evans, Dakota Fanning, Martin McCreadie, Anson Boon, Eugenia Caruso, Ezra Fieremans, Matt Lintz, Antonio Magro, Emanuela Postacchini, Peter Rugman, Giovanni Scotti, Douglas Smith, Dan Bradford, Clare Calbraith, Brian Geraghty

 

 

 

Podcast – La Casa de Papel (2017 – )

Hola a todos. Por fín una serie española lo ha petado en Netflix demostrando una calidad superior. La Casa de Papel, una serie producida por A3 Media y Vancouver Media y creada por Álex Pina es un éxito global. Es la serie de habla no inglesa con más visionados de la cadena de streaming de las letras rojas, un éxito sin parangón y merecido.

Nos ha gustado tanto que hemos decidido dedicarle un podcast recordando cada personaje, los puntos oscuros de sus arcos, lo que nos ha gustado lo que no, muy poquito en este caso, y sobre todo, recordando su trama y sus giros de guión.

Si quieres darte un paseo por sus dos temporadas con nosotros y esperar la tercera de una manera divertida, ya sabes, dale al botón y escucha nuestro podcast sobre La Casa de Papel. Y no te olvides de compartir con nosotros tus opiniones, críticas o cualquier tema relacionado o sin relacionar. Atentos, ¡comenzamos el plan Chernóbil!

Ir a descargar

Series TV – Dark (Netflix, 2017) – Una nueva localización para la isla de Perdidos y las montañas de Twin Peaks

Es más que probable que ya hayas oído hablar de Dark, la primera serie alemana distribuida por Netflix, pero vamos a dedicar un artículo para resumir los aciertos y errores de esta cuidadísima producción que, desde ya, te animamos a que veas.

Lo primero que atrapa de Dark es su estética, crudísima en tonos, muy parecida al metálico cromatismo de las producciones que David Fincher ha realizado también para Netflix. Colores ocres y contrastes reforzados, como ese chubasquero amarillo que reluce en la pantalla. A esto ayuda la localización, una ciudad de la Alemania profunda, Winden,  que no tiene nada que envidiar al Hawkins de Stranger Things y que explica alguno de los paralelismos entre ambas series que provoca su etiquetado conjunto.

Los paralelismos entre Dark y Stranger Things son evidentes e incluso han sido aprovechados por Netflix para aumentar la repercusión de esta producción alemana de manera internacional. Esto, sin embargo, no lastra la serie para nada. Stranger Things y Dark juegan en espectros de ficción totalmente diferentes y, además, compatibles.

Sin embargo, Dark tiene una intención más adulta y coloca en un entorno de fantasía probable, más o menos justificado con la física (vamos a decir) cuántica, al verdadero monstruo, aquel que reside en algunas personas y que las empuja a realizar las mayores atrocidades posibles.

dark_3

Es esa patina realista la que envuelve toda la serie, desde los planteamientos tirando a científicos que explican la trama, para lo que una central nuclear a pleno rendimiento sirve como excelente mcguffing, hasta el casting, excepcional en cada una de las minitramas.

Para todo este trabajo de producción es fundamental el giro del uso de la cuarta dimensión que sirve de cambio de paradigma total. La pregunta no es el dónde sino el cuándo. Este, en principio, simple planteamiento abre una vía infinita de posibilidades y hace que una ciudad pequeña con un número limitado de personas crezca en posibilidades de forma matricial para plantear mil y una tramas.

La pregunta no es dónde sino cuándo. Ese es verdadero descubrimiento de esta serie, volver a utilizar el recurso del tiempo para dar una dimensión mayor a un, aparentemente, pequeño universo.

Jonas es un adolescente que ha perdido a su padre, lo que le ha provocado una depresión severa de la que parece recuperado. Tiene que regresar al instituto para el curso 2018-2019 y no sabe muy bien cómo lo va a llevar. A las afueras de la ciudad hay una gruta en la que un camello local ha guardado algo de hierba. Bartozt, el mejor amigo de Jonas, lía a este y al resto de sus amigos para ir a la cueva y robar algo de esa hierba. Algo pasa y Mikkel, el hermano de otro de los amigos y de la novia de Bartozt, desaparece sin rastro.

2a25a4ac515519f5a098b9a6c0633e136e98eafd

Este es el planteamiento inicial de la serie, que como vemos vuelve a coincidir con su espejo americano Stranger Things en el gatillo accionador de la trama pero, como hemos comentado, incluyendo el factor tiempo y eliminado los monstruos más o menos increibles de la serie de Once y compañía.

A partir de aquí iremos viajando para adelante y para atrás en la historia de esta localidad y de sus habitantes, sorprendiéndonos un poco de cómo se realizan estos viajes y de cómo evolucionan los protagonistas. De como una ciudad en apariencia normal, habitada por familias en apariencia normales, guarda una sentina de relaciones tóxicas y corruptas. En muchos aspectos recuerda a los episodios de Perdidos aquellos en los que se viajaba al mecanismo accionador de la isla y se daban saltos en el tiempo moviendo un aparente naif volante y en otros muchos a los episodios de Twin Peaks en los que íbamos descubriendo cómo personas aparentemente normales escondían actos inconfesables.

dark_2

Como en la serie de J.J. Abrahams o en la David Lynch, hay momentos en los que todo lo que nos cuentan parece más allá de lo irreal que puede resultar una historia de ficción y te hace preguntarte cuánto de la propia visión del personaje principal está intoxicando la narración y si estás viendo, como el espectador omnisciente que parece que eres, realmente lo que ocurre o si, sin embargo, estás viendo sólo lo que te dejan ver los verdaderos narradores de la historia. Esto, como en el caso de Perdidos, lastra la narración transcurridos los primeros capítulos, aunque quizá la inflexión o el repunte hacia abajo llega con la aparición de un personaje hacia el capítulo seis, siete, que resulta fundamental y parece, literalmente, sacado de una chistera.

Tirando hacia los últimos capítulos, la serie empieza a flaquear un poco. Es normal. La presentación del entorno y los personajes tiene que ir cerrándose y debemos acabar en cliffhanger y, llegar hasta ahí, se revela complicado una vez abierta la caja de Pandora de la trama.

Este recurso que rompe el transcurso de la causalidad de la trama, recuerda muchísimo a Perdidos y a sus mil y una líneas brillantes de argumentos que el equipo de Abrahams lanzaba en cada temporada y que, haciendo balance, nunca fueron cerradas.

DARK_4

Añadido a este punto negativo tenemos el uso excesivo de los efectos de sonido. La banda sonora de los capítulos está demasiado poblada de volumen y al final cansa un poco. Eso sí, las canciones seleccionadas son excelentes y, de nuevo, recurren al ochenterismo de una forma muy parecida a Stranger Things, aunque desde el punto de vista europeo.

Como resumen podemos decir que la serie Dark es un muy buen ejercicio de ficción, con un casting excepcional, en el que destaca el actor Lois Hoffman, una producción cuidadísima, una trama que te atrapa, con algún que otro truco de guión, y una banda sonora muy bien seleccionada.

En definitiva, mientras en Alemania Netflix lanza esta serie aquí nos tenemos que conformar con Las Chicas del Cable y similares, algo para reflexionar. Esperemos que el éxito de La Casa de Papel haga que la cadena de las letras rojas apueste por otro tipo de producciones también en España.

Dark. Nota Interludio 7.5.