Series TV – Lupin (2020, Netflix)

Calificación

Puntuación: 3 de 5.

Reseña sin spoilers.

Lupin, a la sombra de Arsenio. Un divertimento.

Esta serie 100% francesa exige al espectador hacer un par de concesiones para poder ser disfrutada: la primera, que alguien con un físico tan imponente como Omar Sy puede pasar inadvertido en cualquier situación, incluso cuando él es el único que se encuentra en la escena de un robo. La segunda es habitual últimamente. Todo lo que aparece en pantalla puede ser seguido de un flash back que haga que cualquier cosa inesperada pase y, encima, tenga una explicación y una trama que la soporte. Dos trampitas, nada más. Si cierras los ojos y te enrolas sin prejuicios, la disfrutarás.

Lupin es un divertimento. Algo ligero que te evadirá de tus quehaceres. No busquemos profundidad abisal aquí. Ni falta que hace.

Lupin, en unas frases

Como decíamos, la presencia de Omar Sy es potentísima. Es el verdadero front man de esta serie y su éxito o fracaso le pertenecen, pues la cámara reposa sobre su rostro, pleno de carisma, más del 90 por ciento del tiempo. Aún así, es cierto que la serie cuenta con un buen número de secundarios que no desmerecen para nada, todos ellos actores y actrices francesas de primera.

Arsene Diab es hijo de un inmigrante senegalés. Desde muy pequeño debe buscarse la vida, arregándoselas sólo y, para ello, utiliza las herramientas que encuentra en lo único que su padre le legó, un libro del increible ladrón y caballero francés Arsenio Lupin. Es un mago del escamoteo, de los timos, tanto en vivo cvomo online y se busca y gana la vida entre robos, fraudes y obras de arte. Siempre utilizando el ingenio y con un hilo conductor, las obras y novelas del gran Arsenio Lupin.

Es curioso ver cómo dos universos totalmente opuestos, el ejemplar de caballero francés por antonomasia y un nuevo francés de padres migrantes, pueden compartir personaje y terminar identificándose el uno con el otro. Imagino que en Francia esta superposición de roles y la carga simbólica que arrastra funcionará de manera muy potente.

Según avancen los capítulos descubriremos, poco a poco, la historia personal de los personajes principales, el propio Arsene, su hijo, su ex mujer. Amigos y enemigos. Relaciones con la élite francesa. Incluso operaciones encubiertas y tramas con organizaciones financieras de dudosa legalidad. Todo ello tratado con una patina «blanca» que clasifica la serie en un estante de «familiares». No vengas aquí a ver crudeza o escenas sangrientas. La serie es para todos los públicos o, al menos, para la mayoría de ellos.

Y entonces… ¿la vemos?

Dependerá mucho de cómo se encuentre tu casillero de series en curso. Me explico. No busquemos en Lupin algo que te marque de manera indefinida sino un simple procedimental de evasión. Y ¡ojo! que eso no es poco. Está bien realizada y sus tramas te atrapan al menos el tiempo que dura el capítulo. Cuenta con un actor en estado de gracia y es interesante ver cómo va superando las trabas que las situaciones le colocan. Pero no termina de enganchar y no te irás a la cama a las tantas de la mañana tras ver capítulo tras capítulo. Si aceptas esas reglas del juego, esta serie te gustará.

Y recuerda, si esta entrada te ha gustado quizá te guste mi novela de Ciencia Ficción y Fantasía. Se llama «El Hombre Encadenado» y en este blog puedes acceder, totalmente libres, a los primeros doce capítulos, doce de los cincuenta que tiene, pulsa aquí.

Y si quieres leerla por completo, puedes encontrarla en Amazon en el siguiente enlace: