Recap – Juego de Tronos 8×01 – Winterfell

Advertencia, este post contiene spoilers. Por favor, no leas nada del mismo si no has visto el primer capítulo de la octava temporada de Juego de Tronos porque me sentiría fatal si te reviento la experiencia de ver esta maravillosa serie.

primera

Aquí estamos de nuevo al ataque con Juego de Tronos y la temporada final empieza con este magnífico capítulo que parece una película de los Vengadores, con todos los peronajes juntos en la misma localización y con escenas en las que todos se mezclan con todos. Lo primero a destacar es la introducción. el Muro roto da paso a unas mínimas localizaciones: El Castillo Negro, Invernalia y Desembarco del Rey… y nada más… para durar lo mismo que sus predecesores, se incluyen detalles de la cripta y el gran salón de Invernalia… también algunos otros guiños, como que el hielo, los caminantes, ya han avanzado hasta Último Hogar, o algún detalle curioso en el mecanismo que hace de trasunto de sol, como un lobo asaeteado y con la cabeza cortada y un león cazando un pez… todo pleno de dobles sentidos.

Invernalia. Los norteños no se fian de Daenerys.

Los ejércitos de Daenerys llegan al Norte y Missandei siente en carne propia el racismo de las gentes norteñas. Arya reprime un grito para llamar a su adorado Jon. Daenerys adopta un semblante excesivamente altivo. La verdad, no me gusta mucho el cariz que está tomando la actuación de Daenerys. Como el gran Tywin Lannister le decía a Joffrey «un rey no tiene que repetirle a todo el mundo que es el rey» y Daenerys está pesadísima con hincar la rodilla, que todo el mundo le prometa respeto infinito, que ella es la Reina, … ¿será porque intuye de alguna manera que algo pasa y busca reforzarse?

Sansa recibe con el frío habitual a Jon y más gélida aún a la Targaryan. No sé muy bien lo que le pasa a Sansa y se me pasa por la cabeza que cabe una posibilidad, quizá pequeña  y loca, lo sé, de que la razón de todos sus mohínes y rechazos a la khalessi ¿pudieran ser celos? ¿pudiera ser que Sansa esté enamorada de Jon desde siempre? Tengo que reconocer que me parece distinguir más tensión cuando Sansa y Jon se abrazan que cuando Daenerys y Jon se besan ¿falta de química entre los Jonerys? Definitivamente.

Arya se encuentra, siete temporadas después con Jon y el momento es bonito pero, también, pleno de melancolia. Arya es leal a Sansa, Jon la ha perdido como aliada. «Yo también soy su familia» dice él refiriéndose a cómo le trata Sansa, «no lo olvides nunca» le responde Arya. Tremendo. Hay sentimientos en el Norte muy encontrados a cómo Jon se ha rendido a la Reina. Como siempre, gente que se entretiene con el tema «mundano» en vez de centrarse en lo que realmente importa, la Gran Guerra. La Única Guerra «No tenemos tiempo para esto» como diría Brann.

Helen-Sloan-HBO-3

Tyrion continúa en picado y ya hasta Sansa le da un par de tortas dialécticas. A ver, Tyrion, eras el personaje más molón de la serie y se te está quedando una cara de acelga total. Su defensa de Jon ante el consejo norteño es tirando a mediocre. Se alude a que se está haciendo mayor y, la verdad, necesita como agua de mayo a Bronn, Jaime y  a Podrick para remontar, aunque dudo que llegue a las alturas de las temporadas pasadas. Aún así, bien vale suspirar por un Tyrion que nos pueda devolver brillos pasados. De Varys mejor no hablar. Que salga lo mismo que Gusano Gris, por favor.

Desembarco del Rey. Cersei a lo suyo.

En Desembarco dos tramas emparejadas pero distintas se suceden de manera ágil. Por un lado Qyburn avisa a Cersei de que el Muro ha caido y los Caminantes lo han atravesado. Se la pela. Ella centrada en su objetivo de dar matarile a todo el mundo y en traer a Westeros a la Compañía Dorada. 20.000 hombres, 2.000 caballos y 0 elefantes. Parece que Cersei se imaginaba un par de elefantes aplastando la cabeza a Daenerys y le fastidia bastante que se hayan quedado en Essos. Por otro lado, Euron por fin se lleva al huerto a la reina. Un par de apuntes a la escena post-cama de la reina Lannister y el arrogante Greyjoy. Cersei se sirve vino pero no atino a recordar si lo bebe. Y, por último, parece obvio que se acuesta con Euron para poder decir que es el padre de su futuro hijo.

juego-de-tronos-s8-12

Mientras el Greyjoy se divierte con la reina, Theon cumple su promesa y libera a su hermana, Otra reina libre por los siete reinos que escapa rápido a las, deprimentes pero ahora parece que seguras, Islas del Hierro.

peli-o-manta.-juego-de-tronos-8x01.-euron-greyjoy-700x394

Mención especial al encargo que Cersei le transmite a Bronn mediante su mano derecha Qyburn, que últimamente sale mucho, auqnue es lógico porque a Cersei sólo le quedan Qyburn y la Montaña y esta no habla mucho. Volvamos al tema de la propuesta ¿será capaz de acabar con los hermanos Lannister? ¿tendrá algo de lealtad el mercenario Bronn señor del Aguas Negras? Lo descubriremos pronto. Tela lo de la ballesta.

Invernalia. Por fin, Dragones.

De vuelta a Invernalia, el capítulo nos deja tres momentos memorables para la historia de la serie, y por extensión, de la televisión.

El primero, el vuelo de Jon y Daenerys en dragón. Por fin Jon cabalga a lomos de un dragón, Rhaegal, y lo más reseñable, a parte de que los efectos están conseguidos, es ¿por qué Daenerys no se sorprende de que el dragón le deje cabalgarlo? Supongo que es porque dentro del ego hiperdesarrollado que Dani está desarrollando, cree que todo ocurre porque Nieve está con ella y que los dragones la están obedeciendo, … pero la  mirada que Rhaegal echa a Jon es, a parte de inteligente, bastante intensa. El dragón «sabe» que Jon es Targaryan.

Juego-Tronos_2112998693_13518999_660x371

El segundo es cómo Sam desvela a Jon su verdadero origen. «Eres el rey de los putos siete reinos». Esa memorable frase resonará por siempre en las memorias de los telespectadores. ¿reaccionará Jon? Y es que la gente le sigue porque es Jon Nieve. No tiene que pedir a nadie que «hinque» la rodilla porque todos saben que es el lider. Tremendo contraste con Daenerys y, por qué no decirlo, con Cersei, que basan su liderazgo en el terror al que someten a sus seguidores. Dentro del mega hype que rodea a la serie, se está inflando la posibilidad de que cualquiera puede aspirar al trono de hierro pero, seamos sinceros, el único que realmente puede hacerlo es el único que no quiere hacerlo. Todos se esfuerzan en colocar sus piezas y Jon, simplemente, actúa centrado en el verdadero objetivo, la lucha de los vivos contra los muertos. Y por ello, a parte de por ser Targaryan, legítimo etc… merece no ser el rey, sino el comandante de todos los ejércitos. Y eso es lo único importante ahora, un líder que lidere de la mejor manera los ejercitos en la Única Guerra que realmente hay. Y luego, cuando sobrevivan a la amenza real, pues que se peguen por la silla de las espadas. Pero por partes, que diría el otro.

Y por último, ese momento en Último Hogar en el que Ed el Penas le dice a Tormund «atrás, que tienes los ojos azules» y el otro le contesta «siempre los he tenido azules» … es mítico también. Pobre lord Amber.

ultima

Las preguntas que me deja este capítulo son:

¿Dirá Jon a Daenerys que es Targaryan? ¿cómo se lo tomará ella? ¿Bran le dirá algo a Jaime? ¿Sansa, qué siente por Jon? ¿Tyrion empezará a demostrar que es inteligente? ¿Harán caso los dragones a Jon antes que a Daenerys? ¿Tyrion y Varys, se darán cuenta de que es Jon al que deben seguir? ¿Cómo demonios van a cerrar la serie sólo en cinco capítulos?

 

Recap – Juego de Tronos 7×04 – Botines de Guerra

[Contiene el mayor cúmulo de spoilers que hemos podido reunir] Atención, si al final de esta entrada dejas tu comentario con tus teorías, las leeremos y comentaremos en el podcast que dedicaremos a este capítulo, además de hacernos mucha ilusión.

No digáis que no os lo hemos dicho, nos encontramos ante la mejor temporada de Juego de Tronos, de largo. Por primera vez unas promesas efectuadas por una gran compañía de entretenimiento americana son absolutamente verídicas. Si ya fuimos traicionados unas cuantas veces con cuartas partes de Indiana Jones y similares, aquí nos encontramos ante el absoluto triunfo de una producción de fantasía creada por y para un público masivo. Queríamos dragones, batallas sin cuartel, personajes malvados tan cautivadores como los buenos, preocuparnos por el destino de gente deleznable igual que haríamos por el protagonista absoluto. Queríamos, en definitiva, Juego de Tronos al 100 %. Pues lo tenemos. Hemos cruzado el ecuador de la séptima temporada mirando con la cabeza bien alta al resto de temporadas. Poca sombra le hacen estas ya. Sólo nos interesa seguir avanzando en las tramas y saber qué diablos va a pasar. Como dijo la reina Targaryan, comencemos.

Jon y Daenerys ya se hablan. ¡Bien!

Missandei, que ejerce un poco como la amiga confidente de la reina, le explica un poquito a Dany sus aventuras con Gusano Gris y, lo importante, capta la mirada que dedica la reina al Rey en el Norte mientras este le pide un poco de atención. Aunque hemos pasado de una química inexistente a una atracción en ciernes entre los dos protagonistas quizá algo forzada, esta posibilidad de relación entre ambos seguro que ha sido uno de los puntos más álgidos del episodio para algunos.

Jon conduce por las grutas de Rocadragón a Daenerys para enseñarle la mina de vidriagón.

Finalmente llegan a una zona estilo Altamira donde pueden ver pinturas rupestres en las que se representan a los Niños del Bosque y los Primeros Hombres luchando contra los Caminantes Blancos, representados con sus característicos ojos azules. Un pelín traído por los pelos aunque sirve a Jon para volver a decirle a Daenerys que deben unirse contra el peligro mayor . Aquí Daenerys vuelve a pedir al norteño que se arrodille ante ella y en esa petición vemos realmente el primer momento de atracción mutuo. No sabemos si finalmente Jon se arrodilla o no, aunque queda claro que los dos reyes rebeldes se llevan bien. Y ya se hablan.

El momento se rompe al salir de la cueva ya que la pareja Varys+Tyrion le informan a la reina de los últimos desastres, la pérdida de la flota de hierro, los Dornienses y de la caída de Alto Jardín. En definitiva que poseer Roca Casterly parece poco botín de guerra. Aquí sucede uno de esos momentos de «Furia Targaryan». Cercei está harta de Tyrion y sus estrategias y decide coger sus dragones y arrasar la Fortaleza Roja. Tyrion se queja amargamente pero ya no tiene influencia en temas de estrategia sobre la reina. Un halo de sospecha recae sobre él. Daenerys duda de que el enano quiera ver caer a sus hermanos. Volvemos a ver, como en el primer episodio, los problemas de lealtad a los que siempre se enfrentan los seguidores de Daenerys, y cómo esta está siempre buscando que la reafirmen. Finalmente tiene que ser Jon Nieve, al que ni le va ni le viene, el que de su consejo a la Targaryan y, lo que es más importante, el que sea escuchado. Vemos, por tanto, que Jon en dos capítulos ha pasado de no ser nadie en la corte de Rocadragón a ser un importante consejero para la  Khalessi. Y quién sabe si un nuevo Darío Naharis.

Cercei y el Banco de Hierro. Los Lannister siempre pagan sus deudas

Otra escena de Cercei y el representante del Banco de Hierro que vuelve a dejarnos a la Reina de Desembarco con una cara de aversión muy importante y dándole de nuevo al vino. Los Lannister han ejecutado muy bien su estrategía para lograr la pasta suficiente y pagar sus deudas con la institución de Bravoos. Parece que todo marcha con los banqueros aunque el representante repite las veces suficientes como para que lo anotemos que todo irá bien si reciben el botín en sus oficinas. Así podemos darnos cuenta de que estos ahora están con Cercei y mañana estarán con Daenerys. Todo depende de lo que puedan sacar de todo el caos de Poniente.

Cercei le informa de que su siguiente alianza la cerrará con la Compañía Dorada, unos mercenarios. Los guionistas se están sirviendo de contraposiciones para manejar las tramas, es decir, contraponen a Daenerys con todas sus lealtades ganadas y elegidas con Cercei, a la que la gente en general y particular le dan igual, y sólo basa el juego de lealtades en pagar por ellas. Sin embargo, estamos en Juego de Tronos y puede que para lograr el trono de hierro tener lealtades elegidas no sea lo mejor o lo más inteligente. Todo aquello que tiene un precio no entiende de lealtades.

Me queda una duda con toda esta trama de Cercei. Es evidente que si Tywin Lannister hubiera podido pagar su deuda de una manera tan inmediata lo hubiera hecho y, además, Cercei no suele admitir que la manejen, aunque el que maneje esos hilos sea la entidad de Hierro. Por todo esto me parece que habrá noticias de la Lannister en la oficina del Banco. Tiempo al Tiempo.

Invernalia. Sansa, Bran y Arya. No caben más Starks

Otra vez Meñique conspirando en Invernalia. Le entrega a Bran el puñal con el que intentaron matarle. Ese puñal de acero Valyrio que se dijo que era propiedad de Tyrion pero no era así. Bran no está para nada, ni ser el Lord de Invernalia ni tener posesiones terrenales. Eso sí, le laza un zasca a Meñque recordándole lo que le dijo a Sansa sobre el Caos, eso de que era una escalera para que alguien inteligente y sin una familia noble como él pudiera ascender.

Es un poco patética la escena de la despedida de Meera. La pobre ha perdido todo por él y a él le da igual. Ya habíamos apreciado en la temporada pasada que Bran es un egoísta y que un montón de personajes estaban palmando por su culpa y él ni caso. Se confirma que le da igual y volvemos a preguntarnos ¿además de parecer raruno, qué va a hacer Bran con ese poder que se supone que tiene?

Llega, por fin, Arya a Invernalia y el reencuentro con Sansa es bonito aunque, otra vez, Sansa falla al catalogar a las personas y no cree que su hermana pequeña sea un asesino peligroso. No es hasta que la ve pelear con Brienn cuando toma en consideración a la pequeña de los Stark. Arya se queda con el puñal de Bran y ya tenemos otro personaje con arma «anti-caminante». Arya rebusca en su lista y no encuentra el nombre de Meñique así que por ahora lo deja tranquilo. Por ahora, porque creo que Arya está pensándose volver a abrir la famosa lista a nuevos candidatos.

Theon llega y Jon está allí

Mini escena para lora Davos y Missandei. Es evidente que al caballero de la cebolla le resulta simpática la traductora consejera de la reina. Después de hacerle una referencia a Nieve sobre si, directamente, le atrae la reina dragón conversa con la consejera sobre cómo ha llegado a su posición y si es o no una esclava. Missandei lo tiene claro pero a nosotros se nos queda la duda, veamos, Davos era un pirata y ha terminado siendo mano de dos reyes; Stannis y Jon. Por qué no se pone esas «cosillas» más en valor en la relación de los «acomplejados» norteños con los cortesanos de la Khalessi es un misterio que aún no entiendo. Como que no se explique qué Jon cree en caminantes blancos y muertos vivientes pero es que ¡él mismo es un resucitado!

Un barco llega a las costas de Rocadragón y trae nada menos que a nuestro cobarde preferido, Theon Greyjoy. Jon le agarra bien fuerte pero le perdona la vida. Al final, gracias a él Sansa puede ser lady Stark de Invernalia.

Daenerys no está le dice Jon a un Theon acochinado ¿y dónde está? Nos preguntamos. La respuesta es: en la mejor batalla que se ha visto en la televisión desde la de los bastardos.

Por fin Daenerys y Drogón juntos en Batalla… Y mola, vaya que si mola

Sabéis que en Interludio hay opiniones para todos los gustos y alguno de nosotros no tiene a Daenerys entre sus personajes favoritos pero, unánimemente, debemos decir que la reina sobre Drogón gritando Dracarys y quemando a todo el ejército Lannister y sus suministros para pasar el invierno es de las cosas más épicas que hemos visto nunca.

Jaime y Bronn, juntos de nuevo, observan Alto Jardín mientras Ser Tarly y el hermano de Sam,  Dickon, preparan el envío del Botín de la caída de la casa Tyrel a Desembarco. Lamentablemente el dinero ya ha cruzado el paso sobre el Aguas Negras camino de la capital (nota mental, Cercei, si quiere podrá pagar al Banco de Hierro o … A una montonada de mercenarios), pero aún quedan de pasar ejército y carretas infinitas de víveres que permitirán a los aliados Lannister pasar sin problemas el invierno. Como bien dice Tarly es un momento crítico y el bando Targaryen puede aprovecharlo para asestar un golpe. Y vaya si lo aprovechan.

Los Dozrakhi aparecen en lontananza (nota mental, Dany estos sí que sí, estos sí que saben pelear) y ves como Jaime (es un comandante, quizá lo que le falta a Daenerys, Jorah vuelve) organiza al ejército. Puede que los salvajes sean mortíferos pero Jaime perderá muchos hombres y conseguirá salvar los víveres, algo más valioso. Sin embargo allí aparece Drogón con su jinete Real y todo cambia. El mundo de Jaime cambia en un instante. La guerra cambia en un aleteo del gran dragón. Dracarys, grita Daenerys y miles, literal, miles de soldados son carbonizados en segundos… Y carretas de grano también.

Bronn se pone a los mandos de la pedazo de ballesta de Qyburn y es capaz de clavarle una flecha al dragón que, por sabido que iba a ocurrir, no nos deja de doler a todos los que lo vemos. Por un instante la duda se instala en los espectadores… ¿Podrán ser tan hijos de… Lannister de acabar con los dragones? Pero no, parece que sólo lo han herido. Daenerys descabalga y trata de quitarle la flecha a su hijo pero no puede. En ese momento Jaime, que otra cosa no pero es un valiente, pilla una lanza y a uña de caballo trata de acabar con la Khalessi. Se acerca tanto que parece que lo va a lograr. Todos los corazones se mantienen en un puño y entonces Juego de Tronos obra el milagro. Drogón protege a su madre lanzando un chorro de fuego que va a alcanzar al hermano de Tyrion y todos, absolutamente todos, que hace un instante queríamos que Daenerys no fuese herida por Jaime, queremos que el dragón yerre su tiro.  Una persona, providencial y sin identificar, tira a Jaime al río. La armadura hace que el Lannister viaje hacia el fondo del río.

Así llegamos al ecuador de la séptima temporada. Muchas preguntas lanza este capítulo. ¿Qué va a ocurrir con Jaime? ¿Qué siente realmente Tyrion mientras los Dozrakhi masacran a sus paisanos?, ¿cómo está Drogón?, ¿quién salvó a Jaime?, ¿cuándo volverá Jon Nieve a Invernalia?, ¿de dónde sacarán reservas de comida la gente de Poniente ahora que la Targaryen ha chamuscado todas las del Dominio?, … Que se añaden a las ya planteadas en otros capítulos ¿qué van a hacer los caminantes?, ¿por qué Sansa y Meñique parece que van a conspirar contra Jon?, ¿cuánto tardarán en romper los encantamientos del muro?, ¿qué diablos va a hacer Bran con todo ese poder que tiene? Y a la ya seminal duda fundacional de ¿quién es el padre de Jon?… La guerra se está preparando y las primeras batallas han sido épicas. Hemos tenido tierra, mar y aire. Espectacular la parte técnica relacionada con los dragones pero también increíble la batalla naval de capítulo 2.

El próximo capítulo se llama «Guardaoriente» y sólo con ese nombre echamos a volar la imaginación. Será ese el primer punto del muro que verá el acoso de los Caminantes Blancos. Será Euron el que lo asedie por mar, iniciando la guerra de Cercei con los rebeldes del Norte. Recordemos que Tormund y el pueblo libre son los que ahora defienden esa fortaleza norteña de la guardia de la noche ¿aguantarán el envite fieles a Jon sea quién sea el enemigo? ¿Podrá Sansa mantener su lealtad en ausencia del Rey en el Norte? ¿Y Meñique, … Aprovechará el caos para subir en la escalera hacia más arriba? En definitiva, todo está abierto y todo puede pasar. Qué serie Dios mío…

 

 

Podcast – Juego de Tronos 7×01 – Rocadragón

Pues sí amigos. Hemos decidido ampliar nuestro post sobre el primer capítulo de la temporada 7 de Juego de Tronos con un podcast dedicado a analizar todo aquello que nos ha gustado y lo que no. Localización por localización. Trama por trama. Atrévete y ,antes de visionar el segundo episodio, comparte con nosotros lo que te ha parecido este primer capítulo. Comencemos.

Ir a descargar

Recap – Juego de Tronos 7×01 – Rocadragón

[Contiene muchos Spoilers] Por fin ha regresado la más esperada de las series de la actual edad de oro de la televisión. Juego de Tronos. La temporada 7. La Esperada.

Desde hace años se había convertido en una tradición no escrita esperar al mes de abril para pegarnos ante la televisión y disfrutar con las aventuras de Cercei, Jon, Sansa, Tyrion y compañía. Sin embargo este año, con la excusa de que el invierno había llegado a Poniente y que había que retrasar el rodaje en localizaciones al invierno real, hemos sufrido una espera casi interminable de un trimestre extra. Pero como todo en esta vida, al final el tiempo ha pasado y aquí tenemos nuestro primer capítulo de la serie basada en la novela río más famosa de la historia.

Vale, es cierto. Este capítulo no es como el primero de la temporada seis en la que resucitaba Jon Nieve. No. Pero sí que recoloca a todos los personajes y nos muestra las fichas sobre ese tablero de juego que Cercei y Daenerys tienen en sus cuarteles. Una enorme y ornamentado y la otra espartano y duro.

En general el capítulo no es más que una recolocación de todos los personajes y tramas principales. Un «como decíamos ayer» para prepararnos para lo que llega. Es evidente que la pasada temporada puso el estandar de esta serie por las nubes y cualquier respiro en la trama es tomada por los pesimistas como un regreso al aburrimiento sufrido en la fallida temporada 5. Sin embargo, en mi opinión, no hay nada mejor que recapitular, colocar a cada uno en su sitio y aprestarnos a ver el mayor espectáculo de la televisión que está por llegar en los capítulos venideros. Si bien, no estamos ante uno de los mejores capítulos y, definitivamente, tampoco ante uno de los medios, sí que estamos ante un capítulo sencillito pero con muchas claves que no hay que dejar escapar.

A partir de aquí paso a analizar lo más importante de cada trama así que no hace falta que diga que los SPOILERs pulularán por todo este post. Avisado quedas amigo mío. Valar Morgulis.

Arya. El retorno de un gran personaje

Arya nos había dejado un regusto muy, muy, muy amargo en la temporada 5. Como sabéis, si habéis oido nuestro imprescindible podcast repaso de la temporada 6, no he leído todos los libros por lo que no suelo pedir cuentas a George R.R. Martin sino a los guionistas y showrunners de los arcos de los personajes y el que había descrito Arya a lo largo de la T5 había sido, a mi entender, penoso. En la pasada temporada este personaje remontó un poco y muchos echaron las campanas al vuelo tras el último capítulo de la misma y de ver cómo mató a Walder Frey. Y parece que acertaron.

Arranca este esperada séptima temporada con una introducción, nada habitual en esta serie. De hecho creo que sólo dos capítulos más han tenido introducción previa a los títulos de crédito: aquel en el que se describía cómo Cercei en su adolescencia visitaba a una bruja que le profetizaba la muerte de sus hijos y otro en el que se describía como Sandor Clegane, el Perro, «resucitaba» y se redimía en una comunidad de creyentes. Estaré equivocado y habrá más pero a mí, de la entidad de este sólo me vienen estos a la cabeza. Hete aquí que Arya es utilizada como la herramienta de los dioses para devolver el insulto perpetrado por los Frey que acogieron a los Stark en su seno y les ofrecieron el pan, para luego matarlos. Está un poco traido por los pelos la forma de asesinar a todos los integrantes masculinos del linaje pero es lo suficentemente efectivo para que creamos que sí, que Arya ha vuelto por sus fueros y pronto continuará con su lista. La famosa lista que ya sólo pueblan dos nombres: Sandor Clegane, la Montaña, y Cercei Lannister, la Reina.

Arya ya sólo tiene dos nombres en su lista. La Montaña y Cercei Lannister. Prepárate Desembarco, el personaje de Arya ha vuelto por fin a ser el que era. Esta sí es Arya Stark.

Es remarcable también el encuentro de Arya con una pandilla de buenas personas que militan en las huestes de los Lannisster y que sirve para enseñar a Arya algo que ya sabía pero de lo que se había olvidado. No todos los Lannister son odiosos, también hay gente que, simplemente, pasaba por allí.

Nota mental. Ed Sheeran, un reconocido fan de la serie, hace un cameo entre estos jóvenes soldados, hasta se canta una canción. Un buen guiño para los seguidores del artista.

Bran y el Muro

Al norte del Norte, por fin, Bran llega al muro, lo que nos sirve para dos cosas fundamentales. La primera para darnos cuenta que Bran ya no es el mismo chico que era. Ahora el Cuervo de Tres Ojos habita en él y se ve que domina el conocimiento de todo aquello que importa. Se abren numerosas dudas. ¿por qué es necesario que Sam estudie en la ciudadela si es evidente que Bran lo sabe todo? o ¿qué es lo que sabe Bran entonces? o ¿mandarán rápidamente a Bran a Invernalia o seguirán torturándonos con los hermanos Stark separados?. En fin, dudas que, esperamos, se resolverán en los próximos capítulos.

La segunda, es que Ed «el penas», ese superviviente nato, amigo de Jon hasta las trancas, se ha conseguido transformar en un muy aparente Lord Comandante de la Guardia de la Noche. Esa escena en la que se queda solo y mira hacia el territorio del que les protege el muro es, sin embargo, reveladora de la soledad y de la gran tarea que atenaza al pobre Ed, convertido en la primera línea de defensa ante los caminantes blancos que todos sabemos que se acercan, inexorables.

edpenas

Y por si hubiera alguna duda aún, la siguiente escena te lo muestra y resuelve otra de las dudas que poblaba podcast y foros ¿se transforman en caminantes los gigantes cuando mueren? Pues sí, amiguitos, Dum-Dum y familia ahora marchan en el ejercito del Rey de la Noche. Tremendo plano y tremendo puntazo.

Jon y Sansa … y Baylish. Tres son multitud

En Invernalia Jon debe reinar con problemas añadidos. A la escasez de hombres y mujeres (gran intervención de nuevo del personaje preferido por muchos, la inefable Lyanna Mormont), se junta el espíritu crítico de Sansa.

Sansa merma continuamente a Jon para regocijo del capullo de los capullos, es decir, Peter Baylish, meñique. Como vimos en la temporada pasada, Sansa no es consciente de lo que hay tras el muro. Si antes vivía anclada en los clichés de las señoritas de buena casa (buscar un príncipe para casarse con él , aborrecer todo lo que tuviera que ver con la lucha, su casa, lo que es ser un Stark) ahora vive aún unida a las cospiraciones de palacio de los Lannister. es decir, es un personaje que aún no se ha dado cuenta de lo que es ser una Stark. De lo que es ser el Guardián del Norte.

Jon, lo ve. quiere a su hermanastra pero reconoce en ella más a un Lannister preocupado por el poder que por lo que reza la tradición generación tras generación de los Starks, esto es, la larga noche de los caminantes y el Rey de la Noche y su ejército de muertos.

Sansa y Jon chocan. Mucho. Y en esa grieta, meñique va a horadar y horadar para conseguir su objetivo, acabar con todos y ponerse él en su lugar.

Por un momento, hay un contacto entre Jon y Sansa que casi es eléctrico. Se avecinan, sin dudas, problemas entre ambos y es lógico pensar que Sansa o traicionará a Jon o se inmolará para no hacerlo. Tiempo al tiempo.

sansa

Pero, esta crítica velada que me permito, no quita razón a Sansa cuando le dice a Jon que debe ser mejor que aquel al que ambos consideraban el mejor hombre que ha existido, su padre. Y mejor incluso que aquel que fue preparado durante toda su vida para sustituirle, Rob. Y viendo la serie, hay dos cosas que los espectadores sabemos, Ned de honorable llegó a ser tonto y Rob la cagó con no casarse con una Frey. Y Jon corre peligro de caer en la honorabilidad y en la búsqueda del amor verdadero y por tanto, de fallar. Así que Jon debe hacer caso a Sansa pero no en todo y eso, en definitiva, es lo que Sansa no soporta.

Dondarrion, el Perro, Thoros de Mir… la hermandad sin estandarte

Esta trama se rebela como esos espacios de la serie que parece que no pasa nada y que gustan poco a los ansiosos fans pero realmente si que pasa algo.

Estos perdedores que se han juntado para ir a Guardaoriente del Sur, como queda claro en este capítulo, son una pandilla de desorientados. Beric resucita sin saber por qué, el Perro lucha contra sus buenos sentimientos y Thoros de Mir es un sacerdote del dios de la luz que no sabe por qué tiene poder si no creía en su dios. En definitiva una tripleta mágica que saben que serán de los primeros en caer en la batalla que vendrá. Y, ciertamente, parece que esperasen que se una un cuarto «magnífico» derrotado al equipo.  Y es que Melissandre encajaría con ellos como un guante. No sé si la acogerán o la dama roja llegará hasta el sur, tal y como le ordenó Jon cuando la desterró.

Cercei y Jaime. Y, por fin, Euron

Cercei y Jaime están sufriendo un punto de divergencia en la serie. Los seguidores de los libros siempre tienen en la boca la otra profecía (la que nosotros, simples televidentes, conocemos es la de la muerte de los hijos de Cercei) que atañe a los hermanos, según la cuál el hermano menor acabará con el mayor, es decir Jaime con Cercei. Pero no sé si el desencanto que sufre Jaime será tal como para acabar con Cercei o, simplemente le obligará a autoexiliarse. Es cierto que Jaime acabó con el Rey Loco por cosas como las que Cercei está haciendo pero en la serie, Jaime está loco por ella.

Jaime se encuentra en una situación parecida a la de Sansa, salvando las distancias. Adora a su hermana pero no comprende muy bien hacia donde va.

El otro vértice de este animado triángulo es Euron Greyjoy. Estamos de enhorabuena porque en la temporada 6 me había parecido un personaje muy desaprovechado, mucho ruido y pocas nueces, pero viendo la conversación de Euron con los hermanos Lannister redescubrimos a un personaje con un potencial hiperpotente. El actor es muy bueno y creo que va a ser muy recordado si no lo queman desde el departamento de marketing de la HBO y sus constantes anuncios de que será peor que Ramsey etc… A ver, nadie dijo de Ramsey que sería peor que Joffrey, dejémosle hacerse su propio sitio en la serie y veámoslo con el tiempo. No tiene por qué ser cruel sin sentido, solamente tiene que saber de manera inteligente cómo lograr su objetivo. Con eso, logrará ser un gran adversario en las tramas.

euron

 

Sam Tarly. Vida de un Becario en La Ciudadela

Qué asco de vida la de Sam en La Ciudadela. El montaje, magnífico por otro lado, nos resume en un para de minutos de forma cruel el día a día del aspirante a maestre. Se resume en mierda líquida por un lado y mierda líquida por otro. Sabíamos que Sam no lo iba a tener fácil en su camino hacia el conocimiento pero realmente es revelador que el Gran Maestre de La Ciudadela, tal y como le dice en su conversación, no crea realmente que el muro no sea inexpugnable. Y eso es la mayor constatación de que más pronto que tarde veremos el muro resquebrajado y superado por el Rey de la Noche. Por otro lado, esta trama tiene un peligro elevado de verse reducida a una simple coda a cada capítulo que explique detalles al espectador para poder entender la trama principal. En resumen, aprende mucho Tarly pero vuélvete con tu espada de acero Valyrio cuanto antes a Invernalia.

Sam debe leer en diagonal unos cuantos libros de La Ciudadela y salir pitando para el norte. Esta trama tiene un peligro enorme de convertirse en la nueva trama plasta que hunde un buen personaje como le pasó a Arya con su paso por Braavos.

Breve detalle para Lord Jorah Mormont que tiene su aparición en La Ciudadela. Realmente yo creía que iría a la ciudad de Valyria pero algo ha pasado por el camino. Como hemos dicho desde el principio, este capítulo sobre todo sirve para mostrar a la audiencia dónde está cada uno de los principales y de la cohorte de secundarios. Y Jorah está ya en Poniente, buscando remedio para su mal en la ciudad del saber.

Y al fin… Daenerys en Poniente

Por fin. Siete temporadas. 61 capítulos nada más y nada menos para que Daenerys, la de la Tormenta, volviese a Poniente. Tras todo el peregrinaje con el kalesar, la conquista de la bahia de los esclavos, Meeren etc… creíamos que no íbamos a volver a ver a un Targaryan en Poniente. Pero no, ya ha llegado y tiene la típica escena de Daenerys, esto es, Emilia pone cara de enfurruñada y dice cuatro palabras. Qué de trabajo tienes con ella Tyrion.

Preciosos Zumaia y San Juan de Gastelugatxe en pantalla. Una pasada.

Por fin Daenery llega a Poniente. «Comencemos» le suelta a Tyrion frente al tablero de estrategia de Stannis. A ver qué pasa ahora, está sobre una mina de vidriagón, necesario para acabar con los caminantes.

Por resumir vemos que la serie y los personajes de las tramas se están estratificando un poco entre lo realista (Cercei, Jaime, Meñique, Varys, Sansa, Euron, Daenerys), todo aquello que tiene que ver con el Juego de Tronos realmente, y lo fantástico (Jon, Bran, Sam, Ed, Thoros, Beric, Melissandre, y por qué no llegado el caso, Tyrion). Además, hay un electrón libre, Arya, que se basa de lo fantástico para acabar con lo real. Pero, siempre, y cada vez más, el mcguffin de los caminantes blancos harán que la parte «realista» se deba reordenar en breve.

Habrá que ver si Jon y Daenerys entran en contacto por el vidriagón de Rocadragón, a qué clase de pacto podrán llegar… ya hemos visto con los de las islas del hierro que Daenerys no está dispuesta a que haya más rey o reina que ella y Jon no tiene mucho apego al trono… pero Sansa y Meñique estarán al acecho. Me interesa mucho más casi que el encuentro de Dany con Jon, el posible encuentro de Tyrion con Jon. Recordemos que cuando fueron compañeros de viaje al muro hicieron buenas migas. Por último, a ver si Bran entra ya en escena y abre los ojos a unos cuantos. Y posee a un dragón. Y vuela, como le predijo el cuervo de tres ojos.

En definitiva, ¡¡han pasado cosas pero tenemos tantas ganas de Juego de Tronos que todo nos parece poco!!