Recap – Juego de Tronos 8×03 – La Larga Noche

Advertencia, este post contiene spoilers. Por favor, no leas nada del mismo si no has visto el tercer capítulo de la octava temporada de Juego de Tronos porque me sentiría fatal si te reviento la experiencia de ver esta maravillosa serie.

8x03_4

Por fin ha llegado. El tercer capítulo de la octava temporada será recordado para siempre. En un formato más cinematográfico que nunca, se nos presenta La Noche más Larga, un auténtico circo de cinco pistas dirigido por el mejor director de capítulos de batallas que hemos visto en la serie: Miguel Sapochnik. De este director también son otros maravillosos como Casa Austera y La Batalla de los Bastardos. Enormes capítulos. Y aún dirige otro más de esta temporada. Esperando ansiosos. Pero centrémonos en este.

Tensión pre-Batalla y… aparece ella

Comienza el capítulo con un Sam más nervioso imposible y la cámara nos va guiando a través de todos los personajes principales y de los ejercitos perfectamente colocados para recibir a los caminantes blancos y las hordas de muertos vivientes. Son muchos pero nos parecen pocos. No van a ser suficientes. De repente aparece un jinete. Melisandre.

Cuando la bruja del señor de luz se concentra y enciende todas las espadas curvas de los dothrakis se enciende también una chispita de esperanza en nuestros corazones. ¿Podrán ganar a los muertos? Es sólo una chispita. Ponto vemos que no. No van a ser suficientes.

Actualidad_394721320_121605596_1706x960

Arya se huele el pastel y le dice a Sansa que allí no pinta nada y que se vaya a la cripta (petada de muertos enterrados, menudo refugio). Y aunque Sansa remolonea, se da cuenta de que su hermana pequeña tiene razón, esto está muy fastidiado y es mejor ver si puede calmar a Tyrion, Varys y los demás. Tercera vez que le pasa esto a Sansa, después de la Batalla del Aguas Negras y la de los Bastardos. Y es que aunque se haya puesto una cota muy chula, Sansa es de pensar, como Tyrion o Varys, no de acción. Y cada vez tenemos más claro que a ella es a la que le va a tocar gestionar la Paz, cuando llegue.

La primera oleada de la batalla nos dice dos cosas. La primera que los dothraki se chocan contra un muro de muertos y salen escaldados, Jorah Mormont incluido, y la segunda que Daenerys va a perder mucha de su fuerza en esta batalla.

Mientras, en las alturas, Jon y Daenerys se suben a sus dragones y tratan de hacer lo que pueden.

Batalla aérea

En este capítulo, el uso de la música es fundamental. Otra vez Juego de Tronos ha demostrado que una buena banda sonora y un compositor en estado de gracia casi permanente, el gran Ramin Djawadi, pueden crear sensaciones impresionantes a lo largo de los capítulos.

Aprovechando los dragones, Sapochnik crea un nuevo espacio aéreo para la trama y, cuando se eleva para que nos encontremos con ellos, la música va desapareciendo creando unas escenas similares a las de Los Pájaros de Hitchcock. Ahí arriba se oye menos jaleo pero también hay batalla que librar.

dragon.jpg

Dany y Jon pagan sus últimos enfrentamientos en una descoordinación evidente que casi hace que choquen entre sí. Estos dos son muy individualistas. Cuando aparece el Rey de la Noche a lomos del dragón zombie ambos se pelean por ver quien se lo carga. Al final, Jon opta por acercarse al Bosque de dioses mientras Dany azuza al caminante, hasta hacerlo caer.

Bosque de Dioses. Redención de Theon.

En el Bosque de Dioses, Theon y el puñado de guerreros de las Islas del Hierro se dedican a proteger a Bran. En un momento dado, Bran pone los ojos en blanco y se va con los cuervos… a hacer ¿qué? Hay dudas sobre ello pero creo que, al final, para que el Rey de la Noche encuentra a Bran este tiene que hacer «algo» mágico. Como una señal luminosa de «oye, que estoy aquí». Y eso parece que es lo que consigue cuando hace de cambia pieles y se mete en la bandada de cuervos, llamar la atención del malo y decirle «ven para aquí». Así que, a pesar de que parece que Bran es un paquete que no hace nada, es más que probable que esté haciendo lo único que puede hacer, seguir el plan y hacer de cebo.

8x03_6

Theon, finalmente, se redime y lucha por Bran. «Eres un buen hombre» le dice Bran y Theon Greyjoy respira tranquilo antes de morir a manos del Rey de la Noche. Qué lejos queda el cabronazo de Ramsey y todas las putadas que le hizo pasar. Al final Theon lucha por Invernalia y por Bran. Fin de arco perfecto para el Greyjoy.

Miles de muertos y algunos muertos entre los buenos.

Las escenas de los muertos atacando a los vivos se suceden y la sensación de agobio y de que no hay nada que hacer crece hasta hacerse casi insoportable. Brienne, Jaime, Podrick, hasta Sam, todos luchan valientemente pero no hay nada que hacer, es evidente que hagan lo que hagan los buenos, si el Rey de la Noche levanta las manos y los muertos se vuelven a levantar… no hay solución. Sólo son sparrings haciendo tiempo para que Jon y Daenerys consigan matar con sus dragones al malo.

Clegane lo tiene claro, «Luchamos contra la muerte. No se puede ganar a la muerte», igual ganarle no pero engañarla sí que se puede, como nos enseñará Arya de manera sorprendente.

Hay algunas muerte que duelen un poco, pese a las quejas generales de que han palmado pocos principales. Sin embargo, Edd el Penas, Beric Dondarrion, Lyanna Mormont y algún otro palman de manera herocia. Mensión especial para lady Mormont, que se lleva por delante al gigante zombie más grande de la batalla. Bien por vos, lady Mormont.

5cc6767b2667b.jpg

Sansa y Tyrion en la cripta.

El personal de la Cripta vive como puede la batalla. Estar encerrados en un espacio pequeño, escuchando aullidos y gritos no debe ser sencillo, la verdad. Llegado el momento, Tyrion y Sansa tienen un momento de ¿amor? esperando la muerte. Hay unas miradas al puñal que ha recibido Sansa de Arya y por un momento parece que van a suicidarse, pero al final no. Lo que sí que queda la duda es si Tyrion y la bellísima Sansa terminarán retomando su relación. Y, lo que es más, teoría loca al canto, ¿y si Tyrion y Sansa unifican el Norte con el Sur y con ello los 7 Reinos? Podría ser. Habrá que acabar primero con Cersei, de todas formas. Y sí, ya sé que en el anterior artículo pronosticaba que a Sansa el que le hacía tilín era Jon Snow. Lo que está claro es que Sansa reinará, habrá que ver con quién.

8x03_10

Jon y Danerys, no es su día.

No es el día de la pareja de moda. Mientras hacen evidente que ahora no se llevan muy bien, o al menos, Daenerys no soporta mucho a Nieve, su peso en la contienda contra la horda de muertos vivientes se reduce bastante.

Hay un par de escenas que demuestran que hoy no van a triunfar. La primera, la que muestra cómo el Rey de la Noche no se quema, está hecho de amianto puro, y el «drakarys» de Daenerys no sirve de nada. Un escalofrio nos recorre cuando miles de muertos se encaraman al dragón de la Targaryan y la hacen desmontar. Menos mal que aparece el último Mormont vivo, Jorah, para hacer lo que mejor sabe hacer: proteger a la khalessi. Hasta la muerte.

8x03_2

Por el otro lado, Jon persigue al Rey de la Noche y por un momento parece que sí, que habrá batalla entre Aegon IV y el Caminante Blanco supremo a espadazo limpio y que veremos lo que no pudimos en Casa Austera. Pero no. Jon se desorienta y aparece en el castillo de Invernalia. Los sufridores seguidores de Nieve se desesperan. Jon queda atrapado por un dragón y no puede ir a ningún lado.

8x03_7

Deseperación. Ni Daenerys ni Jon pueden salvarnos. Entonces ¿quién? pronto lo sabremos.

Arya Superstar

Una cosa está quedando clara en esta última temporada. Arya es la verdadera heroina de la temporada. Al menos por el momento. Polémicas en las redes sociales al margen, hasta los que hemos sido un poco reacios, y es que yo por ejemplo soy muy muy de Jon Snow, tenemos que admitir que para algo la mujer se ha hecho Grado , Master, Doctorado y Post-Doctorado de Asesina en serie durante siete temporadas.

8x03_3

La escena en el Bosque de Dioses en la que Arya aparece de la nada es un giro inesperado y, tras la sorpresa inicial, lógico. el Rey de la Noche no espera lo inesperado. Todo esto ocurre porque Melisandre ha aparecido y ha hecho que Arya se reconozca como el predestinado. «¿Qué le dices al dios de la muerte?», «Hoy no» grita Arya y sale disparada a encontrar su destino. Qué grande el Syrio Forell y cómo nos enganchó esta serie desde la primera temporada ¡por Dios!

Allí, en el mismo sitio donde Bran le entregó la daga de acero valyrio con la que Meñique trató de matarle y de paso de incriminar a Tyrion, Arya se la clava en la empuñadura al Rey de la Noche y, en plan peli de los 70 de Drácula, acaba con todos los muertos vivientes haciéndolos añicos como si fueran de cristal.

Melissandre. Qué personaje y qué escena final.

Sólo un apunte para la mujer roja. Qué capítulo de Melissandre. Encendiendo la espadas dothraki, encendiendo las barricadas. Encontrándose con Arya y motivándola para que cumpla su destino. Y cuando ya parece que no se puede ser más pro, llega esa escena final, con la música acompañando de manera sútil y genial, desembarazándose del collar de la eterna juventud y muriendo al alba, ante la atenta mirada de Davos (que yo creo que fue a pisar bien el cadaver para asegurarse que estaba muerta). Qué pedazo de arco de personaje y de salida de muchísimos quilates. Y cabe recordar que también resucitó a Jon… vamos que un personaje de verdad importante para la serie.

8x03_8

Mil teorías y algunas ¿decepciones?

El problema de una serie que es un éxito masivo y absoluto es que todos queremos ser los guionistas (imagínate, yo me he montado el blog para comentarla, no te digo más) y, lamentablemente, sólo hay tres personas que dominan este campo: Benioff, Weiss y Martin. Para muchos, entre los que me incluyo, la trama del Trono de Hierro siempre ha sido una distracción de la otra, la importante, la lucha de los vivos contra los muertos. Que el Rey de la Noche haya caído en el capítulo tres de una temporada de seis abre muchísimas incertidumbres para la trama. ¿Quiere esto decir que lo importante es el Trono de Hierro? ¿qué Cersei es la villana más grande de la serie, más incluso, que el Rey de la Noche? ¿han «vendido» los productores la parte mágica de la serie por primar la parte política, más del gusto del mainstream? ¿Es cierto que George R. R. Martin cambiará la parte final de su Canción de Hielo y Fuego y será más mágica, m´s afín a los seguidores más frikis?

Creo que hay que esperar. Primero porque si algo está claro es que todos los que jugamos a hacer teorías tras cada capítulo tenemos un balance de aciertos menor que el de Rappel. Y segundo porque sea como sea, acabe como acabe, esta serie es lo mejor que hemos visto jamás. Y tardaremos tiempo y tiempo en ver de nuevo algo así. Recordaremos dentro de unos años «yo esperaba cada lunes como un ansioso a ver el capítulo de Juego de Tronos, ¡qué tiempos!» Y dicho lo cual, vamos con las teorías.

Lo primero de todo es que sabemos que ahora Daenerys querrá ir a Desembarco pero ¿quién le seguirá? Sus ejércitos han quedado más diezmados que ni sé así que tendrá que pedir contraprestación por ayudar al Norte contra los muertos ¿le apoyará Jon? ¿dirá Jon que es el verdadero rey y entonces los norteños seguirán a Jon?

La batalla de Desembarco también nos trae unas cuantas preguntas ¿Seguirá Cersei siendo la mala, malísima de la serie o tendrá una redención final? ¿Os imaginais que hay una escena con Jaime y Cersei y esta le dice que va a pasar todo por el fuego valyrio y Jaime la apuñala? ¿Matarreyes second round? ¿y que aparece Jon y no se sienta en el Trono y se lo deja a Daenerys como hizo Eddard con Robert? ¿vendrá Arya y también cerrará los ojos verdes de Cersei? ¿Jaime y Tyrion podrán matar a su hermana? ¿dónde está Bronn? ¿veremos su ballesta en el próximo capítulo? ¿y al Perro acabando de una vez con su hermano Sandor, la Montaña? ¿aparecerá Yara Greyjoy y nos librará del pesado de su tío Euron? ¿os imaginais que le proponen un trato a Cersei? ¿te retiras con Jaime y vuestro hijo y Sansa y Tyrion gobiernan? ¿o Daenerys? ¿morirá Jon? ¿tendremos momento «no sabes nada Jon Nieve» con Daenerys o con Sansa?

Y, por último, ¿será este el final de los Caminantes Blancos? si Bran representa la historia de la Humanidad y en ella está cómo se crearon los caminantes blancos, ¿utilizará alguien la fórmula para crearlos de nuevo? ¿Qyburn, por ejemplo? ¿os imaginaís un ejército de caminantes blancos o de muertos vivientes a las órdenes de Cersei? ¿o un ejército de Sandors Clegane? ¿miles de Montañas a las órdenes de la Lannister?

Quedan tres capítulos de más de una hora. Si en uno de esta duración han hecho una de las mejores batalla que hemos visto nunca y han acabado con el Rey de la Noche ¡qué harán en 3!

Última recomendación: ved el capítulo más de una vez. Yo voy por la segunda y lo veré más veces, seguro.

 

 

Series TV – Knightfall (2017, History Channel) – Decepción y Sonrojo a partes iguales.

Es altamente improbable que a mí, fan confeso de todo aquello que tenga que ver con el Santo Grial, los caballeros templarios, las conspiraciones históricas, etc… pueda no gustarme una producción televisiva que tome estas premisas como leit motiv. Altamente improbable pero no imposible. Sólo alguien con mucho dinero y pocos escrúpulos hubiese sido capaz de perpetrar un mostrenco tan deleznable y fútil. Tras mucho buscar, el Canal Historia lo ha encontrado. El actor Jeremy Renner, Ojo de Halcón para aquellos que no localicen su cara, ha sido el llamado por el Destino para emponzoñar el recuerdo de los monjes-guerreros, el Santo Grial, la historia de Francia, Navarra y, por qué no decirlo, Cataluña y Aragón. Es dificil que tan pocos hubiesen sido capaces de tanto… y de tanto malo, pero el amigo Renner ha conseguido superar todas las expectativas en su primera aventura como productor.

Terminada la magnífica séptima temporada de Juego de Tronos todos los seguidores de las aventuras de Nieve y la Khalessi nos encontramos de duelo. Duelo por la pérdida de esa sensación magnífica que te invade cuando sabes que si conectas la app de HBO vas a poder disfrutar de un capitulazo de antología de la mejor producción de la historia televisiva. En estas andábamos cuando HBO, sabedora de todo esto que te decía y temiendo desbandada general de suscriptores una vez que la serie de moda había finalizado, empapeló las ciudades con un atractivo cartel publicitario. Un tosco caballero templario, circunspecto, en blanco y negro a excepción del rojo de la cruz de su uniforme, con las manos sobre la empuñadura y un nombre con ecos de aventura: Knightfall.

Nos las prometíamos muy felices con esta serie: los Templarios, pasta en producción, una trama basada en la búsqueda del Santo Grial…

Si bien es cierto que en la actualidad miles de series pueblan todas las plataformas y muy pocas, poquísimas, merecen realmente la pena y pasan de ser, simplemente, un pasatiempo, esta serie reunía, a priori, muchos boletos para molar infinito: caballeros templarios, batallas, presupuesto, el marchamo del Canal Historia que tan bien lo ha hecho en otros casos como con la magnífica Vikingos, un tío atractivo, que algunos ya descubrían que era el Lord Gillingham de Downton Abbey, y, en resumen, una campaña buena de HBO, nos hicieron relamernos esperando su estreno en la casa de las series.

temple_2Qué malo es hacerse esperanzas. El primer capítulo te sumerge en una buena batalla en la que se pierde Acre, la última posesión templaria en Tierra Santa y empiezas a ver que algo no cuadra. Pero no es hasta que la acción se centra en Francia cuando ya te das cuenta de que todo es pura farfolla.

A veces decimos «esa serie es mala». Nunca antes había visto algo tan malo y con una campaña de publicidad tan grande.

Un rey que lleva corona en palacio, como si fuera una película de Disney pero de las malas, las de la época ochentera que casi acaban con el Estudio del Ratón. Lamentable en todos los capítulos el actor Ed Stoppard. Un protagonista, Tom Cullen, que hace de su personaje Landry un paleto medieval sin un solo atisbo psicológico que justifique primero que sea un caballero templario y luego que pueda llegar algún día a ser un líder digno de ser seguido, aplicando el pormiscojones a casi todos sus actos y decisiones.

temple_3

Unos roles femeninos, de las actrices Olivia Ross y Sabrina Bartlett,  lamentables, sin profundidad ni dimensiones, más allá de ser comparsas en la trama, pero comparsas malas.  Del elenco sólo se salvan el malo y el que hace de Papa. El malo, Nogaret, no sé si porque el actor, Julian Ovenden, lo hace realmente bien o porque en el país de los ciegos el tuerto es el rey.

temple_4

Y el que hace de Papa Bonifacio, Jim Carter, porque es un actor de gran presencia en pantalla y con el que tiendo de manera natural a empatizar, haga lo que haga.

Actores deambulando de aquí para allí. Tramas ininteligibles. Capítulos en los que te encuentras a un personaje haciendo cosas a las que no sabes cómo ha llegado o concluido. El guión no puede ser tan malo. Aquí ha habido tijeras de productor seguro.

Y el guión, qué decir del guión. La trama ocurre atropellada y movida por un el capítulo está avanzando y aquí tienen que pasar cosas más que por un ejercicio de causa-efecto claro e inteligible por parte del espectador. Y esto, la deus ex machina contínua, lastra la serie de manera global. No está claro lo que mueve a Landry, no está claro lo que mueve a los demás, no sabemos por qué el rey Felipe es tan tonto, por qué perdona sin ninguna prueba a Nogaret y por qué el Papa hace una cosa y la contraria a la vez, más allá que porque los capítulos deben avanzar y ahora hay que pasar a la escena de amor y luego a la de batalla y luego a la de exteriores. El guión es malo de solemnidad, o cortado de una manera brutal por el productor, y hace que los actores deambulen por la pantalla entre maquetones de París, que por otra parte están bastante logrados.

No esperes aprender historia con Knightfall. Tampoco las series están para eso. Están para entretener. Pero Knightfall tampoco lo consigue… para nada.

En muchas páginas webs y críticas especializadas se han centrado en el fondo histórico de todo el asunto y han criticado enormemente que el Canal Historia distribuya esta serie en la que los hechos históricos y su correlación con lo que realmente pasó es remota. Sin embargo, y aunque es verdad que todo el tema del reino de Cataluña chirría, podrían haber presentado cuatro reinos inexistentes, dos tramas inventadas, que los personajes históricos conviviesen con personajes inventados y que al ver la serie nadie distinguiese lo que realmente había pasado y lo que no, y todo ello haciendo una serie buena, con conspiraciones históricas, batallas memorables, personajes carismáticos y adictivos.

temple_5En definitiva, traicionar la historia o no, no es razon suficiente para un mal producto y a los hechos me remito. Vikingos es una serie excepcional y todos sabemos que aunque más o menos pudo llegar a pasar la mitad de la mitad de lo que narra, nadie irá al profesor de Historia de la Facultad y le dirá «el hijo de Ragnar Lothbrook llegó a Almería desde Kattegat en 1100». No. A más a más. Ya sabemos que el Rey Corazón de León no casó a Marian y a Robin en el bosque de Sherwood cuando volvió a su reino tras la prisión que sufrió después de la Primera Cruzada. Todos lo sabemos. Pero cuando Sean Connery aparece en la escena de Robin Hood: El Príncipe de los Ladrones y casa a Kevin Costner y Mary Elizabeth Mastrantonio, una sonrisa de plena satisfacción aflora en tus labios. Eso es el buen entretenimiento y no hay más.

Knightfall; 2017; HBO.

Nota Interludio: 3

Series TV – Altered Carbon (2017, Netflix)

Año 2.384. La muerte física ha sido erradicada de la sociedad. la conciencia se almacena en unos dispositivos, llamados «pilas», que se pueden implantar en cuantos cuerpos se quiera. A este proceso de resurrección se le denomina «refundar», ya que los cuerpos no son más que fundas que sirven de soporte físico para las conciencias residentes en las «pilas». La muerte real ahora se circunscribe a aquellos casos en los que la «pila» es dañada por accidente o por acto violento.

Este es el rompedor punto de partida de la nueva serie de la cadena Netflix, Altered Carbon. Al calor del Cyber-Punk más clásico, se cocina una estética totalmente deudora de Blade Runner, quizá a veces en demasía, que nos transporta a una época en la que el espacio ha sido colonizado, la tecnificación es extrema y, sin embargo, las diferencias entre clases sociales se mantienen e incluso se han exacerbado hasta definir a una nueva clase social, los mats, que están más cerca de ser dioses que de ser humanos. El más poderoso de estos mats aparece muerto y aunque eso no significa mucho en un mundo en el que la conciencia viaja de disco duro en disco duro, sí que hace que tiemblen un poco los cimientos de toda esa clase social. Para encontrar al asesino se contrata a Takeshi Kovacs, un soldado revolucionario que lleva más de doscientos años en la oscuridad, es decir, con su conciencia cargada en una pila pero sin implante en un cuerpo físico, cumpliendo condena por el levantamiento en el que había participado.

altered-carbon-1

Altered Carbon es una serie que utiliza un entorno de ciencia ficción para presentarnos una trama puramente detectivesca, deudora de las novelas de Chandler o Hammet. Básicamente sigue los cánones del género: un caso imposible de resolver, un protagonista de vuelta de todo con gran carisma, un patrón millonario que ofrece una fortuna desmesurada por resover el caso, una, o varias, mujeres fatales, uno, o varios, compañeros de armas y, al final, giros sorprendentes de la trama.

AlteredCarbon.02.png

Si bien, es cierto, las premisas sobre las que se aposenta la trama permiten darle un fondo metafísico a todo el asunto: la muerte, la vida eterna, las debilidades humanas, qué hacer cuando dispones de todo, incluso de la vida de los demás… seguiremos a Kovacs por Bay City de la misma manera que seguimos a Marlowe por el Nueva York de los años 30 o a Harry Palmer por el Los Ángeles de los sesenta-setenta, conociendo a toda la fauna que lo habita, recogiendo pedazos del puzle que trata de resolver y asistiendo a su transformación en busca de la redención. Es, en definitiva, el zoo humano, la investigación de hasta dónde podemos llegar, ahora o dentro de doscientos años, para satisfacer nuestros más bajos instintos, caiga quien caiga. Algo que ya Shakespeare contaba y que aquí se presenta entre entes con inteligencia artificial y cachivaches tecnológicos.

¿Qué ocurre si cuando no existe la muerte, alguien trata de matar al hombre más poderoso del universo? Takeshi Kovacks (Joel Kinnaman) deberá descubrir al asesino mientras trata de acostumbrarse a un cuerpo que no es el suyo y a un tiempo que dista más de doscientos años de aquel en el que él vivió.

Dicho todo esto no debemos pensar que la serie es manida aunque sí, quizá, un poco maniquea. Es una gran superproducción, con un gasto bien invertido en la estética y en los gadgets fundamentales, con un gran ritmo. La mano de Miguel Sapochnik, director de los seminales Casa Austera y La Batalla de los Bastardos de Juego de Tronos, se hace notar a lo largo de los seis capítulos, de un total de nueve, que dirige. Aunque, también, la aparición de esta serie poquito después de Blade Runner 2049 hace que queden al aire alguna que otra copiada interesante.

foto_2

Joel Kinnaman brilla como Kovacs, luciendo gran capacidad actoral y físico increible y le acompañan una atractiva y enérgica Martha Higareda y un creible James Purefoy como exponente fundamental de la elite de los mats, casi un dios viviente. El casting es bastante bueno si bien descolla el actor Chris Conner dando vida a un Edgar Allan Poe sorprendente que crece enteros a lo largo de los capítulos y que, por increible que parezca, es el personaje con mayor y mejor arco del elenco. En la parte negativa, Atto Esandoh rechina en su papel de Vernon y hace que cada vez que aparezca por pantalla pienses en darle al x1,5 a ver si pasa rápido.

foto_1

Una mochila rosa que esconde un letal cargamento, llamadas de móvil instalados en los ojos, tarjetas de crédito enlazadas con el ADN, copias de seguridad de la conciencia que comienzan con los ojos pestañeando rápidamente y, en definitiva, todo un maremagnum de situaciones de pura ciencia ficción trufadas de unas escenas de acción sobresaliente y, a veces, excesivamente sanguinolentas, nos sumergen en el encargo de Takeshi Kovacs, antiguo militante de las Brigadas, ejercito libre que luchó contra el autoritarismo del Protectorado: ¿quién acabó con la vida de Laurens Bancroft y por qué? ¿quién está lo suficientemente loco como para penetrar en la cámara privada del mayor de los mats de la Tierra y atentar contra su vida, su vida real?

Alterd Carbon, serie Netflix. Temporada 1.

Nota Interludio: 7,5

Crítica – Mindhunter (Serie TV, 2017)

 

Desde que nos quedamos subyugados por el asombroso personaje de Hannibal Lecter en la película El Silencio de los Corderos (1.991, Jonathan Demme) los asesinos en serie han poblado el imaginario popular. Personajes tan inteligentes como malignos que habitaban las pesadillas de comunidades pacíficas, perpetrando asesinatos cada vez de formas más enrevesadas, sometiendo a los investigadores policiales a mil y un puzzle hasta poder atraparlos. El impacto en la cultura popular fue tal que miríadas de términos técnicos han pasado a ser uso común. Así es: El Silencio de los Corderos, Copycat, El Coleccionista de Huesos, Hannibal, Seven, Zodiac, Saw, … algunas de ellas basadas en casos reales y otras simplemente en novelas o guiones, han hecho que el común de los mortales sepa mantener una conversación sobre «serial killers». Y cuando esto ocurre tendemos a creer que las bases científicas que permiten a los especialistas establecer, organizar y discriminar estos perfiles psicológicos están ahí establecidas desde siempre. Y no es así. Es más, hace muy poco que, como ocurre en todo lo relacionado con la ciencia de la Psicología, estas bases se han identificado y se han establecido. Estamos hablando de finales de los años setenta. Hace menos de cuarenta años. Un chasquido de dedos en la Historia.

En esos años setenta, los investigadores criminales se dieron cuenta de que algo pasaba en la Sociedad. Cada vez más, se enfrentaban a crímenes sin motivación aparente. Víctimas no relacionadas de ninguna manera con el criminal.  ¿Por qué matar a un completo desconocido? Tampoco el sadismo explicaba estos crímenes porque los autores atacaban y no dejaban rastro, permanecían «dormidos» mucho tiempo y luego volvían a atacar o, lo que era aún más insólito, no atacaban nunca más, volviéndose indetectables para el investigador.

Este es el punto de partida de esta serie de Netflix. Exponer el origen de la estructuración de los perfiles psicológicos de esos seres humanos que menos humanos parecen. Podría parecer que mostrar cómo unos científicos de la Psicología realizan el primer tratado psicológico sobre personas que no empatizan y que comenten asesinatos horribles va a ser el tostón más grande de la Historia. Pero como siempre ocurre en lo relacionado con los estudios científicos psicológicos nada más lejos de la realidad.

Esta serie lleva a la pantalla un libro: Mindhunter: Inside the FBI’s Elite Serial Crime Unit (John E. Douglas, Mark Olshaker) que narra la historia real que se centra en los tres investigadores principales, dos agentes del FBI de la unidad de Ciencias del Comportamiento y una profesora de Universidad que se les unió para dotar de consistencia al método del ensayo. Porque el método necesitaba de estructuración y, sobre todo, de justificación. Y es que se trataba de simple y llanamente a acudir a las fuentes, es decir, entrevistarse con los asesinos más deleznables que estaban detenidos y sonsacarles toda la información posible para establecer una organización dentro del caos que permitiera a un investigador detectar dentro de los sospechosos aquel que tuviese más posibilidades de ser el autor de este tipo de asesinatos.

David Fincher, ayudado esta vez por Charlize Theron en la producción, dota a Netflix de otra serie de calidad incontestable tras House of Cards. La presentación de vestuario y de exteriores es precisa y desde el minuto uno te transporta a los años setenta. Si en House of Cards las localizaciones se veían en tres dimensiones aquí letras enormes llenan la pantalla, dejando esos sellos de marca tan característicos del realizador. Los colores están pasados por un tamiz azulado en exteriores y ocre en interiores sumiendo la imagen en una sensación de descarnada realidad. Más real que la realidad misma podríamos decir.

Embed from Getty Images

Los actores protagonistas están muy bien, sobre todo, elegidos. Y es que se te presupone calidad de interpretación si Fincher te llama y por eso, en estos casos, el casting es determinante. Y aquí lo es. Jonathan Groff brilla a lo largo del metraje como el agente Holden Ford, el iluminado que desencadena todo el proyecto. Sus cambios de humor, altos y bajos, carencias afectivas que lo emparejan, al menos metafóricamente, con los sujetos a los que estudia y sobre todo sus duelos interpretativos con Holt McCallany, que interpreta a su compañero Bill Tench, Hanna Gross , su joven novia Debbie, y Cameron Britton, que da vida al asesino en serie hablador Edmund Kemper, hacen que la serie sea por momentos memorable.

Embed from Getty Images

Holt McCallany, el agente Bill Tench, raya con altura y hace que su personaje en principio gris sea tan importante como el de su comañero. Y lo hace a través de presencia en pantalla. Su rostro macizo, pelo a cepillo estilo militar, sonrisa a medias, te enfrenta a una persona de mediana edad que sabe que la vida no es lo que el joven Ford cree que es. Sabe templar gaitas con el Jefe de Departamento y con la doctora Wendy Carr (Anna Torv) y, lo que es más importante, sabe cuándo a su compañero se le está yendo la olla y no debe seguirle al precipicio. Y eso es importante.

Embed from Getty Images

La tercera en discordia del grupo de investigadores es la dra. Wendy Carr, interpretada por una fría Anna Torv, famosa por otra serie de culto: Fringe. Aunque está bien y es más que probable que este personaje sea revisitado a menudo en temporadas posteriores, no es menos cierto que de todo el elenco es quizá el más flojo y de esto se resiente la segunda parte de la temporada cuando este rol toma un mayor, y a mi juicio perjudicial para el resultado final de esta temporada, protagonismo.

Embed from Getty Images

La novia de Holden, Debbie, interpretada por una extrañísima Hanna Gross, recrea un personaje que gusta a pesar de que es como Rusia según Churchill, es decir, un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma, o quizá por eso mismo.

Embed from Getty Images

Y por último hay que destacar a Cameron Britton y su recreación del asesino en serie estructurado Edmund Kemper III. Simplemente decir que es magistral no expresa el desasosiego que transmite la sola presencia de este actor en el improvisado cuarto donde Edmund y Holden llevan a cabo sus charlas. Aterrador dentro de, casi, la inacción. Transmitir ese peligro inmenso debajo de unas actitudes medidas y pacíficas es un ejercicio sobresaliente por parte de este actor hasta ahora, al menos para mí, desconocido.

Como hemos podido ver se reflejan en los personajes arquetipos básicos de una historia: el iluminado buscador de la verdad (Holden), el mentor (Bill), la razón (Wendy), el mundo mágico (Debbie) y el adversario-hermano (Edmund). Y esto hace que la historia funcione, al menos hasta casi el final de la temporada.

Episodio tras episodio veremos a los dos agentes luchar contra lo establecido en el FBI para poder hacer las entrevistas a esos asesinos en serie, resolver algunos casos en ciudades de provincias aumentando su confianza en que caminan en la dirección adecuada e incluso preguntarse si lo que hacen simplemente es válido para la actividad policial o es un estudio psicológico de envergadura que pueda incluso influenciar a la ciencia y al corpus de científicos en su conjunto.

Es apasionante para alguien interesado en Psicología ver cómo los tres protagonistas debaten entre sí para ver cómo clasifican o categorizan a los asesinos, la influencia de la madre y de sus experiencias tempranas en su desarrollo de asesinos futuros, la bivalencia organizado-desorganizado y cómo, a pesar de ser tan diferentes, pueden estudiarse mediante la misma metodología y ese pequeño punto álgido que es cuando deciden que «asesino en serie» es la mejor definición para esta categoría de perfiles psicológicos. Asímismo resulta entretenidísimo para cualquier espectador la descripción de los casos y sus soluciones y los tour de force entre personajes.

En definitiva, todo está presentado de una forma magistral y a veces parece que se trata de una película a la que simplemente se le ha dado una duración de muchas más horas y que los capítulos acaban para que el proyeccionista sea capaz de cambiar al siguiente rollo.

Hay, efectivamente, un punto hacia el quinto, sexto capítulo en el que la pareja formada por Holden y Bill carburan. Sus diálogos son como un reloj suizo, sus roles en los cursos que dan a los policias de ciudades de otros estados se superponen a la perfección y disfrutas viéndoles en pantalla, viendo cómo van desbrozando problema tras problema para llegar al objetivo.

Y, sin embargo, es también ese punto el que determina el declive de la temporada. La aparición de más minutos en escena de una dra. Wendy Carr que ha sido introducida en la serie demasiado tarde, a mi entender, y que no consigue enganchar, y la necesidad de dar un final a la temporada con un cliffhanger en vez de dejarla progresar hasta que naturalmente lo alcance, quizá en la segunda temporada, hace que se precipiten los acontecimientos y que la pareja protagonista pierda esa química en cuestión de un capítulo sumiendo el final de la serie en una zona de aversión y de nostalgia para el espectador.

Es curioso, ya que una de las cosas que más me sorprendieron de la primera temporada de House of Cards es su final sin cliffhanger alguno. Esa temporada cerraba y la segunda simplemente continuaba y eso valía para esa serie y a mi entender también hubiera valido para esta. Prolongar la acción unos capítulos más para presentar la trama final en otra temporada hubiera servido para afianzar los personajes, tanto los dos principales como la casi recién llegada doctora. Supongo que no hacerlo así se debe a la necesidad de ir prorrogando temporada a temporada la serie y la incertidumbre de contar con otra en el momento de producción.

Por tanto, y como cierre de esta crítica, podemos decir que es una gran serie de producción y de interpretación pero que se ve lastrada por los dos capítulos finles de una manera que empaña el resultado final y hace que baje la nota conjunta a un merecido 7,5. Podría haber sido mucho más y tiene mimbres para serlo. Esperamos la segunda temporada para que mejore en todos esos pequeños puntos débiles que tiene.

Nota Interludio: 7,5.

Título original: Mindhunter (TV Series); Año: 2017; Dirección: Joe Penhall (Creator), David Fincher, Andrew Douglas, Asif Kapadia, Tobias LindholmGuionJoe Penhall, John Douglas, Jennifer Haley (Libro: Mark Olshaker, John Douglas); MúsicaJason Hill; FotografíaErik Messerschmidt, Christopher Probst: RepartoJonathan Groff, Holt McCallany, Anna Torv, Cotter Smith, Hannah Gross, Cameron Britton, Alex Morf, Stacey Roca, Joe Tuttle, Happy Anderson, Jesse C. Boyd, Peter Murnik, Jordyn DiNatale, Sonny Valicenti, Susan Cashdollar, Robert DiDonato, Stephen Hosac, Duke Lafoon, Lena Olin ; ProductoraNetflix / Denver and Delilah Productions / Panic Pictures; 

Web oficialhttps://www.netflix.com/title/80114855

 

 

Reseña y Crítica – Blade Runner 2049 (Denis Villeneuve, 2017)

Todos los que hemos sentido esa sensación de pasión, amor, admiración, bienestar y gozo que resume la mezcla excitante de ver una película magistral (también aplicable a un libro, disco o cualquier expresión artística) nos hemos preguntado alguna vez qué sería de la vida de sus protagonistas una vez que el fundido en negro los abandonó en su mundo imaginario. Qué ocurriría con la historia de amor de la pareja portagonista. Si vivirían felices y comerían perdices o una discusión por la educación de alguno de sus vástagos llevaría al traste su relación. Es humano y lógico querer una vez y otra revivir esa sensación primigenia y en ello se basa buena parte de la teoría de los arquetipos y del camino del héroe de los amigos Jung y Campbell. Es, en definitiva, humano no poder romper el lazo con aquellos personajes e historias que tanto placer nos han dado.

Por otro lado es necesario apuntar que nos encontramos en una fase de la producción del entretenimiento en el que se han dado la vuelta a muchas cosas y la principal es que el progreso artístico y la innovación, las nuevas historias y la creación de iconos y mitos se está dando mucho más en la televisión que en el cine. Es por eso que parece que mientras Juego de Tronos, Westworld, The Leftovers, Handmaid´s Tale o Narcos reinan en la televisión y en los corazones de los seguidores, logrando de paso dinero ingente con el merchandising, el cine se debe contentar con retomar historias de hace treinta años para conseguir movilizar de manera suficiente al público para que acuda a verlas y se logren magras recaudaciones.

Si lo pensamos bien y si somos fans de estas pelis míticas estamos de enhorabuena. Cada vez es más probable que se retome esa película que te marcó de pequeño y que se aplique a ello el mejor director del momento, con el mejor cast posible. Parece que esto es una tontería pero siempre tenemos la posibilidad de ver Grease 2 o Los Inmortales 2 para darnos cuenta de que años atrás esto no fue así y muy pocas secuelas se trataban con el respeto adecuado para ello y pasaban inmediatamente a engrosar las baldas de los videoclubes, muchas veces sin siquiera pasar por el cine. Estrenada directamente en video, como rezaban las caratulas de los VHS.

Hay muchas secuelas, precuelas y pelis de superhéroes actualmente. Es cierto. Pero al menos se realizan cuidando hasta el más mínimo detalle y con respeto a las originales. Blade Runner 2049 es un ejemplo.

Por otro lado, el pirateo afecta en estos momentos más al cine que a la televisión, básicamente porque Netflix y HBO están sabiendo cómo adaptarse mejor a este mercado actual. También ha llegado a afectar seriamente a la industria las tendencias del público de ver en webs como esta (me gustaría, en realidad el estudio está basado en el agregador Rotten Tomatoes) antes de ir al cine, opiniones de otros usuarios. Según estos estudios los malos resultados de todas las películas estrenadas en el pasado verano 2017 se deben a las opiniones tan polarizadas que se dan en los agregadores de cine.

Por tanto, y aunque en la actualidad dominada por las redes sociales, cualquier cosa o es una obra de arte o es un trozo de mierda humeante, vamos a analizar con sus partes buenas y malas esta esperadísima secuela de una de las películas más importantes de los 80, no sólo por su calidad cinematográfica, que también, sino porque influyó estéticamente de tal manera al mundo que aún hoy en muchas cosas podemos percibir ese ambiente que despedía la caza de Rick Deckard en el Los Ángeles de 2019 buscando los seis pellejudos liderados por Roy Batty.

Ryan Gosling: el nuevo Ford. Denis Villeneuve: el nuevo Scott. Hans Zimmer: el nuevo Vangelis.

Me he aburrido de escuchar que el 70 % del éxito de una película reside en su cast. Puede que sea así. Lo que es cierto es que para Blade Runner 2049 se ha tratado con mimo y detalle todos los apartados técnicos y creativos. Se ha encargado a un director capaz la responsabilidad de dar una vuelta de tuerca sin romper con el pasado a la atmósfera de la película. Villeneuve cumple a la perfección con el trabajo encomendado. Su ambientación y soluciones estéticas permanecerán en la memoria del espectador durante tiempo. Ha logrado hacer lo dificil fácil conectando con la película original y aportando novedades que resultan creibles y encajan aunque quizá eso es lo que algunos criticarán. En su momento Ridley Scott se inventó literalmente un mundo no visto anteriormente. El británico venía del subidón creativo más increible desde Kubrick. Los duelistas, Alien y Blade Runner. Una tripleta literalmente insuperable que compartía una estética infinita. Villeneuve es más técnico que Scott y por tanto no tan rupturista. Aún así, los ambientes son increibles y espectaculares. Y cinematográficos. Piden a gritos ser vistos en pantalla grande.

blade_2

La actuación de Ryan Gosling, ese tipo que está en absolutamente todas las buenas películas e incluso en alguna de las más malas también, transmite contención y tormenta interior. Es un tipo no tan físico como Fassbender pero con un físico importante. No tan carismático como Di Caprio pero con carisma a raudales. No tan circunspecto e introvertido como Christian Bale pero con una capacidad de mostrar que la procesión va por dentro importante. Es en definitiva el actor que puede tomar el relevo de Harrison ford y lograr lo que aquel no logró ni con Único Testigo ni con A propósito de Henry o El Fugitivo, esto es, el óscar.

blade_4

Hans Zimmer sale de esta trampa mortal con una pirueta con doble mortal. Su banda sonora es excelente. A diferencia de la de Vangelis no dispone de visos de una vida separada de la película.

Otro puntal excelente de la película es la banda sonora. Aquí tenemos al gran Hans Zimmer que se apunta un tanto increible al tomar la banda sonora de Vangelis, mítica e icónica, y reinterpretarla manteniendo lo mejor de su original y profundizándola a lo largo del metraje aunque, es cierto, no dispone de ningún tema que a priori pueda ser tan viral como el dedicado a Rachel o el de los títulos de crédito de la primera película. Este año Zimmer se lleva el oscar o por esta peli o por Dunkerque (Christopher Nolan, 2017), creo que eso está claro. Me queda la duda de si Vangelis se ha negado a hacer este trabajo o es que no se lo han ofrecido.

Ana de Armas, el nacimiento de una estrella?

Y aún con estos treas ases mencionados cabe decir que a lo que realmente huele esta película es al inicio de una carrera fulgurante para la cubana Ana de Armas. Hipnotizante, bellísima, interpretando de una manera atractiva a un sueño virtual del protagonista. Ese viejo mito de robot que queremos que se transforme en ser humano interpretado de una forma delicada y creible. Triunfará si sabe elegir sus papeles.

blade_6

Y lo malo…

Hay parte mala también en esta película. El guión no desentraña correctamente las premisas que plantea. El personaje de Robin Wright, que inunda de tensión sexual cada una de sus apariciones, está subutilizado en la trama. El personaje de Gaff no resulta coherente con su aparición en la primera película. Y sobre todo el metraje. Excesivo.

Crítica a fondo de la película

[Atención a partir de aquí spoilers] Lo primero que echamos de menos es la voz de Constatino Romero leyendo las frases iniciales que nos informan de que la Tyrell Corp. llegó a fabricar hasta el Nexus 8 (recordemos que Batty y Rachel eran Nexus 6) aunque no dice quién sustituyó a Tyrell. Después, un apagón creado por un colapso medioambiental sume en el caos a la Tierra que sobrevive gracias a un nuevo genio empresarial similar a Tyrell llamado Niander Wallace, interpretado pésimamente por Jared Leto. Wallace compra la Tyrell Corp. y relanza el programa de creación de los replicantes haciendo que siempre obedezcan.  Recurrir a un apagón tecnológico es un buen recurso para explicar el poco avance significativo de la técnica entre ambas películas. Hay avances técnicos pero no los que deberían cubrir 30 años de diferencia, explicado sólo por ese apagón mencionado.

blade_3

K, Ryan Gosling, es un Blade Runner que desde inicio se dice que es un replicante, soslayando así la eterna duda que abarcaba a Deckard y que en esta película tampoco se responde correctamente. K es el mejor, trabaja para la señora, Robin Wright en plan mujer absolutamente fatal, uno de los mejores personajes y actuaciones del film.

Robin Wright está soberbia. Borda su papel, el mejor perfilado e interpretado del film.

K inicia la investigación retirando a un replicante (Bautista, el de la lucha libre) que oculta unos huesos. Hasta aquí la película es sobresaliente. La estética es superlativa, la música de Zimmer está al nivel pedido y Gosling da la imagen adecuada para un replicante que caza a replicantes. Es aquí cuando, a mi entender, el guión comienza a flojear por querer imbricar explícitamente esta película con la anterior. Me explico, creo que esta película podría haber sido mayor si hubiese asumido en solitario las tramas de su desarrollo sin recurrir a los personajes de la anterior. Resulta forzado cómo llegamos hasta la deducción de que los huesos son de Rachel y resulta forzado cómo K encuentra a Deckard en Las Vegas. Las escenas de la ciudad en el desierto son espectaculares pero resultan lentas y, lo que es peor, la trama parece innecesaria. Para qué debe ir K a buscar a Deckard si la vieja que lidera la resistencia tiene toda la información necesaria. Por qué K se empeña en salvar a Deckard si Deckard no sabe quién es su hija, ni que existe, ni nada. En definitiva, Deckard sobra en la trama y el director lo sabe y el guionista también. Por eso, cuando todo acaba y vemos a Deckard colocando la mano en la «jaula» de la creadora de recuerdos, la sensación que nos embarga es de pequeña decepción. Decepción porque comprendemos que por satisfacernos como fans de la primera hemos «limitado» la película. Otro tema es que sin Deckard y Rachel la posibilidad de la concepción entre replicantes nos sonase a algo conocido y sin interés.

blade_7

Las tramas secundarias, a excepción de la historia de amor entre Joi, Ana de Armas, y K, tampoco convencen. Jared Leto está fatal como el gurú de los replicantes, su búsqueda de una replicante que consiga tener hijos se presenta atropellada y, un poco, sin sentido. La acólita de Leto, la replicante Luv interpretada por la holandesa Sylvia Hoeks, es un cliché con patas y parece sacada de Terminator 3. Toda su búsqueda de K es ininteligible dentro de un metraje de casi tres horas.

blade_5

La escena en la que retomamos a Rachel y su ejecución es un «no sé muy bien a qué viene esto» que la cara de Harrison Ford no hace más que reforzar. Y la escena del ejército de replicantes presto a hacer la revolución hace que sueltes un «sapristi, que no hagan de aquí una serie».

En definitiva una gran película técnica que podría haber sido más si no hubiera tenido que enlazarse tanto con su precedente, aunque si no se hubiera enlazado de este modo seguramente esta película no habría salido adelante. Una paradoja propia del universo de Philip K. Dick.

Nota Interludio: 7

 

 

 

 

 

Recap – Juego de Tronos 7×07 – El Dragón y el Lobo

[Ojito, aquí hay spoilers] Como siempre, comentad, no os cortéis.

Una sensación ambivalente nos embarga. Por un lado la satisfacción de haber vivido semana a semana una entrega brutal de la mejor serie que, en estos momentos, existe tanto desde un punto de vista de producción, como de interpretación y de tramas, y por otro, un inicio de sensación de vacío que amenaza con ocuparnos hasta que se estrene la próxima temporada, nada menos que, por lo que parece, en el hoy lejanísimo 2019.

Capítulo mayúsculo por la duración, el más largo de toda la serie, y por la cantidad de información que hemos podido ver. Pasa de todo en este capítulo. Se juntan todos los personajes importantes, a excepción de Arya, Meñique y Sansa, comparten plano, se confirman todas nuestras teorías y también nuestros peores presentimientos.

7_03

Es, en definitiva, el broche de oro a una temporada que será recordada por ser la que establece el punto de inflexión de la trama principal. Es quizá también la primera temporada absolutamente global de la serie y coincide, también, con el momento en el que la fantasía toma la preponderancia en la trama. Por fin, lo importante, la amenaza de los muertos vivientes, se convierte en lo prioritario para todos los personajes. Irónicamente, este giro copernicano hacia lo fantástico puede suponer para muchos seguidores de la serie, más interesados en las intrigas palaciegas (más House of Cardianos), una decepción y un motivo para el desapego. Y quizá esto, no sólo pero es un punto, también explica la aparición masiva de haters que critican de forma destructiva la serie por hacer lo que, básicamente, tiene que hacer, es decir, presentar la gran guerra que habrá que librarse en la próxima, y última, temporada.

Pero, como siempre hacemos, comencemos.

El muerto al hoyo y los vivos al Pozo… de Dragones

Tras seis temporadas desperdigados en localizaciones con tramas autocontenidas, toca reunir a todos los protagonistas principales de la serie en Desembarco. La acumulación de personajes es tal que hay algunos como Gusano Gris o Missandei que se deben contentar con un par de planos. Incluso Varys disfruta de una única frase en todo el capítulo y está a punto de pasar a ser un personaje de segunda categoría si no se remedia en la próxima temporada de alguna manera. Brillan sin embargo los que, a día de hoy, parecen haber subido de categoría a ojos de los guionistas: Brienne, El Perro, Jaime, Bronn e incluso Podrick. Estos personajes, algunos sin soporte en los libros de ningún tipo, roban planos y tienen minutos de oro en este capítulo final de temporada histórico.

7_06

Se celebra una cumbre en las afueras de Desembarco del Rey, la capital de los Siete Reinos, poblada por un millón de habitantes, en el Pozo de Dragones. Están todos: Jon, Tyrion, Davos, Jorah, Jaime, … Es especialmente curioso como Bronn desaparece con Podrick cuando Cercei va a entrar en plano. Acotación un poco rosa. Parece ser que la actriz Lena Heady que interpreta de forma excelente a Cercei mantuvo una relación con el actor que interpreta a Bronn. No debieron acabar muy bien y ahora la actriz solicita no compartir ni un sólo plano con él. Esta temporada ha sido especialmente gracioso cómo hablaba de él a Jaime y cómo desaparece Bronn de escena antes de la entrada de Heady. En fin, cosillas curiosas.

7_09

Como decimos, están todos en la cumbre. ¿todos? No. Daenerys no está. Aparece unos minutos más tarde a lomos de Drogón en una entrada espectacular pero en la que comete el primer error de amateur a la hora de tratar con una pro como Cercei. La reina Lannister caza a la primera que sólo hay dos dragones y, como luego le dirá a Jaime, eso le deja a las claras que ha perdido a uno y por tanto los dragones no son inmortales.

Pero sigamos con la cumbre. El bando Stark-Tragaryan pide al Trono una tregua para luchar con los Caminantes. Ante las dudas, normales, de Cercei continuan el plan que habían establecido. Sueltan al «huesitos» que habían capturado Más allá del Muro y esperan ablandar el corazón de la reina. Funciona.

7_20

Por primera vez en varias temporadas, quizá desde las muertes de Joffrey y Myrcella, se intuye que Cercei tiene corazón debajo de ese vestido abotonado hasta la barbilla y que parece una coraza. Quizá es el embarazo. Si es real. En definitiva, parece que Cercei se ablanda y dice que ok a la tregua pero que para que se haga pide una contraprestación. Los Stark no podrán tomar partido en la guerra por el Trono de Hierro. Aquí estalla la primera bomba del capítulo. Jon, desatando su vena Stark a tope, declara que es leal a Daenerys y que no puede cumplir esa petición. Strike uno. La negociación se para y Cercei abandona el campo.

7_10

Como dice Tyrion están jodidos. Después de las miles de vicisitudes y la muerte de un dragón parece que el plan, por otra parte no muy redondo, no va a funcionar. Y para desatascar la situación se coge la responsabilidad bajo sus pequeños hombros y va a hablar con ella para convencerla.

Tyrion y Cercei, cara a cara

Tyrion se arriesga físicamente para convencer a su hermana de que acepte la tregua. Sabe que es muy probable que lo mate directamente pero aún así va a un cara a cara con ella y con esto se abre una dimensión nueva de este personaje que hasta este momento creíamos firmemente centrado en el bando de «los buenos». Me explico.

Sorprendentemente le reconoce a Cercei que ha tratado de proteger a la familia. Que ha convencido a Daenerys para que no arrase Desembarco y los últimos restos de los Lannister. Que Daenerys le utiliza a él como freno de sus pasiones y deja caer subrepticiamente que ella podría hacer lo mismo si hubiera sido inteligente. Invita a Cercei a beber y ella no lo hace y se toca la tripa. Ahí es donde a Tyrion se le enciende la bombilla y enlaza que su hermana está en cinta. Y dicho esto, la escena pasa a fundido en negro. La siguiente escena es Cercei volviendo a la cumbre y aceptando la tregua, incluso ofreciendo su ejercito para la «gran guerra». Pero vayamos paso a paso.

Esta elipsis la mayoría la hemos cerrado mentalmente con una construcción que consiste en pensar que Cercei le dice a Tyrion que es verdad, que está en cinta y Tyrion la convence de que para que su hijo viva deben apoyerlos a acabar con los muertos. Pero esto es Juego de Tronos. Juguemos a un juego y pongámonos en lo peor.

Y si Tyrion ve un heredero en el bebé que va a tener su hermana. Y si ve a su hermana en Desembarco a buen recaudo, con su embarazo yendo bien, mientras su reina, estéril y sin posibilidad de descendencia, se la juega y puede morir en cualquier momento en el Norte luchando contra miles de muertos. Y si pacta con su hermana que su sobrino cuando sea mayor reinará en los Siete Reinos si acaban con los caminantes. Y si pacta con ella que él será el que eduque a ese sobrino de tal manera que no sea Joffrey sino un Tommen o una Myrcella y que hasta su mayoría de edad Cercei y él reinarán de forma conjunta como reina madre y mano del Rey ¿es disparatado?

Todos contra los caminantes… o no

Sea lo que sea, Jon y Daenerys deciden ir al Norte juntos como aliados que son. Jon le envía un cuervo a Sansa explicándole la situación, algo que desencadenará el giro más inesperado del capítulo y que veremos luego.

Jaime prepara con sus ejércitos cómo ayudar a los norteños en la guerra contra los muertos pero Cercei le para los pies. «Esto me confirma que eres el más tonto de los Lannister» le dice. Odiará a Tyrion pero le considera inteligente. Deberíamos saber qué opina Tyrion de ella, antes la consideraba idiota y presuntuosa. De todas formas, Jaime flipa en colores. En el arco que ha realizado este personaje nos encontramos con que el Jaime de la primera temporada, capaz de tirar a Bran al vacío sin dudar, se ha convertido en alguien que tiene palabra por encima de su familia. Ya había asomado la patita cuando se negó ante su padre a cambiar su trabajo de Guardia Real para convertirse en señor de Roca Casterly y se intuía que mató al rey loco también por un sentimiento de honor y lealtad… pero eso no encajaba con la actitud chulesca y egoista de ese Jaime de la T1.

7_13

Se sucede el momento de más tensión del capítulo. Cercei amenaza con matarle y Jaime la abandona, y creo que definitivamente. La trama de Desembarco se cierra con un solitario Jaime emprendiendo el viaje hacia el norte y recibiendo los primeros copos de nieve en la Capital. El invierno ya ha llegado al sur.

Sansa, por fin, es la señora de Invernalia y la Guardiana del Norte

En Invernalia, como hemos dicho, ocurre el mayor giro del capítulo. Sansa recibe el cuervo de Jon y comenta, como siempre, con Meñique su desazón con la declaración de lealtad por parte del bastardo hacia Daenerys y que no le haya consultado. Meñique le insta a deshacerse de Jon y convertirse en la Reina en el Norte y ante las dudas sobre Arya que Sansa le plantea le enseña el «juego». El juego al que juega Meñique es ponerse en lo peor. Una estratagema para manipular a la Stark y convencerla de que asesine a su  propia hermana.

7_12

Sansa llama a Arya al salón de juntas y allí, cuando parece que la va a acusar de su deslealtad todo gira y al que acusa es a Petyr Baelish. Por primera vez en toda la serie Meñique se sorprende y se ve acorralado. Y lo demás ya es historia. Sansa sentencia muerte y Arya ejecuta.

Un final sorprendente para un grandísimo personaje. Meñique se convierte por derecho propio en la mítica muerte del capítulo 9 de esta temporada, aunque no hayamos llegado a ese número de capítulos. Respiramos tranquilos porque este personaje era más peligroso que una caja de bombas pero nos sorprenderemos echándole de menos en alguna ocasión seguro. Eso sí, es más que probable que Meñique reaparezca ¿verdad Arya?

7_11

Sansa ha crecido. Es justo decir que se ha convertido en una muy justa gobernanta de Invernalia y con Arya de «mano» va a gobernar de forma muy eficaz el norte e, incluso, se postula como una posibilidad real de reina si a Jon o a Daenerys les pasa algo durante la gran guerra ¿será Sansa vs. Cercei el combate final por el Trono de Hierro? Hoy es más plausible tras este capítulo.

La trama de Invernalia acaba con Sansa repitiendo las enseñanzas de Ned «cuando la blanca noche llega, el lobo solitario muere pero la manada sobrevive»… ¡y nosotros que creíamos que Sansa se refería a Jon y que le iba a traicionar! Bien por Sansa. Y bien, también, por Arya.

Theon Greyjoy… Stark

Theon habla con Jon en Rocadragón antes de su partida hacia el norte junto a Daenerys. Jon le perdona todo aquello que le ha hecho y le dice que Ned Stark, aún no siendo su padre, ha sido más padre suyo que el capullo de Balor Greyjoy. En esta conversación, y sin saberlo, Jon está también describiendo su situación personal. Ya sabemos que Ned no fue su padre pero aún así Ned está en él por muy Targaryan que sea…

7_16

Gracias a esta conversación Theon recupera el ánimo necesario para enfrentarse a sus hombres y partir hacia las islas del hierro a rescatar a Yara. Gracias a esta misión de Theon se descubrirá que Euron no ha escapado sino que, conchabado con Cercei, transporta a la compañía dorada de Essos a Poniente.

Antes hemos comentado la poca participación de algunos personajes «secundarios» que en otras temporadas fueron importantísimos, el caso más claro es Varys. Sorprende que Theon sea un personaje elegido por los guionistas como portador de una de las tramas importantes, pero es cierto que es un personaje con un arco larguísimo y complejo.

R+L=J ¡¡¡Sí!!!

Tras años y más años esperándolo nos teníamos que pellizcar cuando entre Sam Tarly y Bran Stark juntan toda la información disponible y unen los puntos. Ya es un hecho. Jon es el Targaryan al que pertenece el Trono de Hierro. Gracias a la info de Sam y a una visión de Bran vemos la boda de Rhaegal y Lyanna y ya no hay dudas. Los malvados guionistas nos colocan en paralelo cómo Daenerys y Jon, cumpliendo otro sueño fan, culminan su relación a la par que sabemos que es incestuosa.

7_05

Y lo que es más extraño. Un Tyrion cariacontecido observando cómo Jon entra en el camarote de la reina a hacer eso que nos imaginamos. Esa cara de Tyrion me convence de que la teoría comentada arriba tiene posibilidades. El enano parece enfadado y conspirador. Cada vez que lo pienso, más mal rollo me da.

Siendo sinceros, esta confirmación llega en el momento justo. Antes de la gran guerra. Aún así no creo que cambie la situación hacia el trono. Eso sí, estoy convencido de que entre Jon y Daenerys no habrá problemas de incompatibilidad y tendremos un heredero doblemente Targaryan en el bando de la reina rubio-platino.

Una de Cal y otra de Arena

Con todo este culebrón nos habíamos olvidado de lo importante otra vez. En Guardaoriente Beric y Tormund vigilan el otro lado del Muro cuando aparece el ejército de la Noche. Poco a poco van llegando y entonces… Vyserion montado por el Rey de la Noche dispara su aliento de fuego azúl y peta el muro, dejando expedito el camino para el ejército de los muertos.

7_18

No me queda claro una cosa. Cuando el tío Benjen salva a Bran le dice que él, aunque no debe de estar muerto del todo, no puede franquear el Muro por los sortilegios que lo protegen, que no permiten a los no vivos traspasarlo. Es decir, parecía que el Muro además de ser una barrera física también era una barrera mágica. Sin embargo en este capítulo los muertos lo petan físicamente con el dragón. A no ser que el fuego azúl también acabe con los sortilegios de protección. No digo que no pueda ser sino que es necesario una explicación para que cuadre bien.

En definitiva, en este capítulo pasa todo lo que tiene que pasar. Jon y Daenerys aliados. Cercei tan así como es. Jaime por fin abandonando a su hermana. Se confirma que Jon es legítimo y Targaryan y que él y Daenerys se aman. Arya ayuda a su hermana y Theon, por fin, a la suya. Hasta los caminantes traspasan el muro.

No porque nos esperásemos todas estas cosas un capítulo es peor. Está bien, es probable que el mayor giro del capítulo y de la temporada sea la muerte de Meñique pero, como he ido exponiendo, hay miguitas que si las seguimos hacen prever giros muy importantes en la próxima temporada. Y además, todo esto debía pasar y los guionistas lo han resuelto de la mejor manera posible.

Este capítulo también sirve para cerrar un poco el círculo Stark. Por fín, los Stark vuelven a ser potentes y lo han conseguido, a pesar de todas las críticas a cómo era Ned, siguiendo las enseñanzas de Eddar Stark. Así se rinde un poco de tributo a una figura con la que nos hemos metido mucho por pasarse de honorable.

En fin ¡Qué largo se nos va a hacer hasta 2019!

 

 

Recap – Juego de Tronos 7×06 – Más allá del Muro

[Ojo a los Spoilers] Como siempre, si tienes teorías o algo no te convence, comenta al final de post.

Llegamos al penúltimo capítulo de la temporada envueltos en el impacto mediático que está teniendo Juego de Tronos. Haters, hackers, filtraciones, artículos diarios en los principales diarios online nacionales y, en definitiva, la confirmación de que esta serie ha superado todas las posibles limitaciones de género para ser algo que mueve la actividad cultural, al menos, durante su temporada de emisión. Avanzamos semanalmente con nuevas emisiones y tememos el final de esta séptima temporada y el vacío que nos va a dejar por el aviso de HBO de que la próxima, la última, no se estrenará hasta 2019. Cuántas series y nuevas temporadas de otras deberán ser estrenadas antes de que alguna se acerque, aunque de lejos, al fenómeno que significa Canción de Hielo y Fuego. Puede parecer mentira pero se ha superado lo obtenido en la Sexta temporada y que comentamos al inicio de este blog en nuestro post inaugural. Y, para más inri, en pleno verano.

Pero vayamos al turrón que ya tendremos tiempo de evaluar esta temporada. Comencemos.

Tyrion y Daenerys. Hablando de todo un poco

Comienza el capítulo con la reina y la mano charlando de todo un poco. De lo de siempre, que si Dany es o no cruel, cuanto etc… y, novedad, sobre el futuro de la dinastía. Sorprende bastante esta nueva línea de preocupación de la mano de la reina. directamente Tyrion le dice a Daenerys que si ella palma nadie podrá continuar su trabajo y que, casi con seguridad, su gesta se diluirá como azucarillo en el agua. Daenerys quiere romper la rueda y puede hacerlo y si hubiera hecho caso a lady Olena, ella y su mano estarían charlando en la sala del trono de la Fortaleza Roja y, tras la charla, el pequeño Lannister llevaría unas flores a la tumba de sus hermanos. Pero no, ahí siguen ambos dos discutiendo sobre cómo conquistar de una manera elegante los siete reinos sin matar mucha gente ni hacer mucho daño y, si puede ser, sin que la reina Targaryen se acerque mucho al campo de batalla. Hay veces que nos parece que el bando de Dany se está comportando como esos villanos de James Bond que se sienten súper sobrados y le dan el tiempo suficiente al agente secreto para que se recupere y les chafe el plan. Porque si algo hay claro es que el bando de los dragones lleva capítulos vendiendo la piel del oso antes de cazarla y, que sepamos, la que sigue sentada en el incómodo sillón hecho de espadas sigue siendo la de siempre, esto es, Cercei.

Daenerys le repite al enano que ella no puede tener hijos y que sus hijos son sus dragones. «Error» grita la marabunta de telespectadores. No podrás tener hijos con alguien que no sea Targaryan… pero, en fin, a ver si nos confirman el famoso R+L=J y podemos ver qué pasa con estos dos, porque a Dany le gusta Jon y a Jon… sigamos.

Eva al desnudo, versión Invernalia

Meñique sigue dale que dale a la comedura de tarro de Sansa y ya se atreve a decirle lo que realmente quiere, esto es, que Sansa lance a Brienne contra su hermana pequeña. Sansa le dice que no por favor, pero al segundo se dedica a registrar la habitación de Arya a ver si puede coger el mensaje de cuervo famoso y lo hace desaparecer. Pero, claro, muy posiblemente avisada por el propio Meñique, allí aparece Arya y justo cuando Sansa encuentra las caras de la pequeña Stark, esta le pilla y le da zasca tras zasca.

Un par de apuntes. Las caras de Arya parecen de goma mala, no sé… un par de puntos menos a la magia de Arya. Y luego está el temita del acojone que nos da la actriz, Maise Williams, con su parlamento de «podría ponerme tu cara» etc… vamos que se abre la vía de que, si las cosas se ponen chungas, Arya se pueda transformar en Sansa. Aunque al final se marcha de la habitación y le deja tranquila a su hermana.

Sansa hace una cosa rara y es enviar a Brienne, en vez de ir ella misma, a la reunión que habrá en Desembarco, aunque a mí me parece que lo hace para poner tierra de por medio entre Arya y Brienne… algo así como poner lejos a la «grandota» y así no caer en la tentación de hacer caso a Meñique.

Doce del Patíbulo en busca de zombies

Centrémonos en lo que es el turrón del capítulo. Como en toda película de guerra con una patrulla detrás de las líneas enemigas, los guionistas dejan el tiempo suficiente para que entre los personajes principales del grupo vayan surgiendo las asociaciones y se vayan creando parejas que calen en la mente del espectador.

Así, hay una escena un poco forzada en la que Jon trata de devolver Garra a ser Jorah ya que, realmente, esta es la espada de los Mormont. Me pregunto cómo es que no se la ofreció a lady Lianna, siendo una de sus más fieles seguidoras. Pero no seamos tiquis miquis, en esta escena Jorah y Jon quedan comprometidos como hermanos de armas y vemos una pareja que funcionará bien en las guerras venideras.

masalla_4

De igual manera Tormund se asocia con el Perro con un par de hilarantes escenas en las que el hombre libre habla ya a las claras de sus intereses con Brienne de Tarth en una concesión a los fans que, aunque evidente, sigue siendo igual de graciosa.

Berric Dondarrion y Thoros de Mir quedan ligeramente desdibujados en esta parte de la aventura aunque luchan bravamente.

La primera intervención que tiene el grupo es con un oso polar zombie, y esto nos prepara para lo que vendrá al final del episodio con otro animal, no vayamos tan deprisa. Algunos han querido ver aquí un guiño de los guionistas a la otra gran serie de la historia contemporánea de la televisión, Perdidos y su famoso oso polar del que nunca más se supo en esas tramas que dejó deshilachada la excelente obra de J.J. Abrahams.

Sea como fuera, logran acabar con el plantígrado muerto viviente más o menos como pueden y eso nos mete en la realidad de la burrada que están intentando hacer estos descerebrados. Esto es: ir más allá del muro, meterse en mitad del territorio del Rey de la Noche y tratar de traer de regreso un muerto viviente es un plan absolutamente suicida. Pero no hay marcha atrás. Así que siguen avanzando y dan con un pequeño batallón de muertos. Parece que podrán coger uno de ellos y volverse rápidamente pero no, aparece un Caminante Blanco y las cosas se ponen reguleras. Aquí Jon saca a relucir su experiencia en acabar con Caminantes y le mete un espadazo de acero valyrio a este. El Caminante se deshace en cachos como ocurrió en Casa Austera y ocurre algo más. Casi todos los demás muertos vivientes se desmayan y perecen. Es una suerte de solución parecida a las de las películas de la Hammer de Drácula en las que los vampiros convertidos por el Príncipe de las Tinieblas se deshacían cuando acababas con este. Es recurrente pero tiene su lógica y, además, nos da un poquito de esperanza. Si al final hay que luchar contra el pequeño grupo de Caminantes Blancos y, acabando con ellos, se acaba con todos… igual puede hacerse.

Esto lo coge al vuelo Dondarrion que se pasa el resto de capítulo amenazando con irse a por el Rey de la Noche él sólo que ya que está ahí pues hay que aprovechar.

masalla_3

Como decíamos consiguen atrapar a uno de los muertos pero aparece el resto y deben escapar quedando atrapados en una roca y rodeados por millones de zombies. Aquí la discutida solución de que Gendry se vaya corriendo a avisar a los del muro y que estos llamen a Daenerys. En fin, es cierto que está ligeramente traido por los pelos y que Gendry tarda muy poco en llegar etc… pero oye, seamos sinceros, nos encanta. Y lo que viene después más.

masalla_7

¡No te inhibas, Dany!

Lo dicho. La situación es mala malísima para el equipo de Jon. Cercados en una roca por miríadas de zombies esperan sin una salida clara. El Rey de la Noche mira a lo lejos al bastardo en plan «tú tranquilo que al final te voy a dar lo tuyo». Y pasa lo que tenía que pasar en algún momento. Daenerys y los dragones al rescate. Primeras, y maravillosas, escenas de dragones matando zombies y la reina Targaryan dándolo todo por el bando de los vivos.

masalla_7

Cuando ya nos preguntamos «y si se cargan al rey de la noche y ya nos dedicamos al trono de hierro lo que queda de serie» pasa lo que tenía que pasar. El Caminante Blanco jefe tira una lanza y se ventila a Vyserion. Tras el shock inicial, Jon le grita a Daenerys «escapa» mientras esta le mira de esa manera que sólo se mira a alguien por el que lo darías todo. A trancas y barrancas, Daenerys consigue escapar con todos excepto el rey en el norte que desaparece arrastrado por unos cuanto muertos.

masalla_5

La familia es lo que importa, tío Benjen

Danerys espera en Guardaoriente en una escena muy parecida a la de la Princesa Leia en la luna helada de Hoth mientras Luke y Han pasan la noche al abrigo de un Taun Taun. Mientras tanto, Jon sale del agua y cuando parece que va a morir masacrado por los zombies aparece el tío Benjen que le da el caballo y le dice «escapa».

Allí se queda atareado el hermano de Ned que por otro lado no sabemos si está o no está del todo muerto o vete a saber. La cosa es que salva al segundo Stark tras hacerlo con Bran a la salida de la cueva y tras  la muerte de Hodor.

Hace tanto tiempo que no me llamaban Dany

Jon llega medio muerto al muro y lo llevan al barco de la reina. Ella le vela hasta que se despierta a lo que le sucede una conversación que confirma todo lo que todos queríamos. Esto es, Jon por fin se arrodillaría, si pudiese, y le jura lealtad, que para alguien como Jon Nieve es algo así como una declaración y a Dany pues también le hace tilín.

jonerys.jpg

La reina también ve las cicatrices del bastardo y comprende que no está ante una persona normal sino ante alguien que ha luchado contra el rey de la noche, ha muerto y ha vuelto a la vida para hacer algo que debe hacerse.

Behind Blue Eyes

Y cuando parece que todo va bien, … pues excelente escena final en la que miles de muertos vivientes bajo las atentas miradas del Rey de la Noche y sus comandantes se afanan en sacar al pobre Vyserion del agua. Una vez que lo sacan, el caminante se acerca y le impone una mano. Lo que ocurre no por previsible es menos aterrador. Ahora, el ejercito de lanoche dispone también de su propio dragón.

cover_1

Tras el anterior capítulo, menos épico y de transición, este Más allá del Muro desata todo el despliegue de medios de Juego de Tronos. Es verdad que tiene el uso del tiempo y del espacio propio de la serie, que siempre ha sido arbitrario, y que no conlleva giros muy sorprendentes de guión pero también es verdad que supone un auténtico climax dentro de esta magnífica temporada y una preparación excelente para el episodio final que es esperado como nunca.

Dentro de las teorías que despierta este capítulo cabe destacar dos puntos que se están repitiendo a lo largo de la temporada. Por un lado la oposición entre Daenerys y Cercei. Los guionistas se están basando en esta oposición como motor de buena parte de las tramas de esta campaña. Es más, incluso en el aspecto de la maternidad y de la pérdida de sus hijos y también, por qué no, en el aspecto más escabroso de sus relaciones, o posibles relaciones, el incesto.

En estos momentos Cercei está embarazada y Daenerys, a pesar de no haber podido tener hijos hasta ahora, se da por hecho en el ambiente fan de que con Jon podrían tener descendencia, al ser los dos Targaryan.

Esto nos lleva al segundo punto repetido hasta la saciedad esta temporada. Que los hijos no tengan que pagar por los errores de los padres. Y juntando ambos ¿podrían dar los guionistas una salidad para una coalición de los vivos en que ambas madres pacten en pro de lo mejor para sus hijos una paz entre vivos y una guerra contra los muertos? puede ser.

Y en otro orden, quedan 79 minutazos de capítulo final en el que estamos seguros de que veremos una cumbre entre los protagonistas principales de la serie y una decisión importante, sea cual sea. Y en Invernalia quién sabe si la confrontación final entre Sansa y Arya y ¿la muerte de Meñique? Bran comprendiendo al fin sus poderes y dando una información a los combatientes de los vivos, o quizá saltando en el tiempo y descubriéndonos algún aspecto importante sobre el Muro o sobre la identidad y las razones de los Caminantes. Y otra apuesta, Fantasma va a aparecer seguro.

En definitiva, nos preparamos para el capítulo final de esta maravillosa temporada siete de, ahora sí, la mejor serie de la historia. ¡¡Qué largo se nos va a hacer hasta que se estrene la temporada 8!!