Capitana Marvel (2019, Anna Boden & Ryan Fleck) … y al final llegó ella.

Tras el shock brutal al Universo Marvel desatado en los últimos minutos de Vengadores: Infinity War, no estaba muy claro cómo iban a salir de este embrollo para presentar una nueva película y un nuevo personaje. La mejor salida era la solución «Hodor» y así lo han demostrado con esta Capitana Marvel. Y a tal fin nos han embarcado en una aventura «hace veinticinco años» y además de presentarnos una nueva historia, la han salpimentado de guiños a aquellos que estos días nos sorprendemos al darnos cuenta de que el malogrado Kurt Cobain nos dejó hace ya la friolera de esos veinticinco años.

Capitana-Marvel-400x360

Ver a Brie Larson con una camiseta de NIN casi todo el metraje hace que un segmento de la población sonría sin darse cuenta. Y cuando suena Elastica y su «Connection» ya ni te cuento.

Capitana Marvel ha roto todas las taquillas. Sin embargo, a mi entender, Wonder Woman es mucho mejor película y fue más importante también fuera de las salas de cine. Aún así, Carol Danvers llega la última a la fiesta y promete tener muchísimo peso en la, a punto de estrenarse, Vengadores: Endgame. Veremos quien de las dos quedará establecida como la heroína de masas en los próximos años.

Y, sin temor a equivocarnos, esa sensación que transmite la película es lo mejor de la misma. Sales del cine recargado porque la carismática protagonista ha dado una buena zurra a todos y además has escuchado un montón de grunge y brit pop. ¿se puede pedir más? evidentemente, sí.

noticia-1550688081-capitana-marvel-mexico

La película está dividida en tres actos muy diferenciados. El primer acto nos situa en la capital del Imperio Kree, una especie alienígena gobernada por una Inteligencia Artificial que está en permanente guerra con otra especie, los Krull, que tiene la curiosas capacidad de metamorfosearse con el aspecto de cualquiera.

Escuchar a Nirvana en una película de super-héroes hace que se cuadre el círculo para todos los miles de seguidores que rondan los cuarenta. Eso es un hecho.

En esta parte, la película parece cortada. Es decir, debía de haber mucho más metraje que no ha cabido en los 120 minutos sobrados que ocupa el film. Si no, no se entiende cómo puede hacerse un primer tercio tan atropellado y sin aparente sentido. En esa fase asistimos a la formación de Vers, uno de los tres personajes que interpreta Brie Larson interpretando al mismo, es decir: Capitana Marvel, Carol Danvers y Vers. Vers, la kree, no puede dormir y prefiere pelear para entrenarse como la mejor luchadora posible para la guerra. Destaca Jude Law. Interpreta bien a Yon-Rogg, superior y mentor de la kree Vers.

captain-marvel-poster-jude-law

Pero falta pegamento en la historia y puntos que poder unir con la línea de la trama. Se nos hace trabajar demasiado como espectadores y vale, no estamos ante una película con la complicación de una de Bergmann, pero tampoco tiene mucho sentido que los directores no nos presenten las claves de la historia, por mucho que la historia sea fácil.

Tres actos bien diferenciados conforman la peli de la Capitana Marvel. El primero flojo, el segundo bueno y el tercero regular. Quizá hubiera sido mejor que las aventuras en los noventa de Carol Danvers hubieran tenido más peso en el film, con ese lujo de Samuel L. Jackson de escudero.

En la segunda fase de la película, la marciana Vers aterriza en el 1992 de Terminator 2 y todo mejora sustancialmente. La aparición de Samuel L. Jackson como compañero de la buddy movie en la que se transforma la cinta, obra gran parte del milagro. Hay un momento puntual en el que casi parece un capítulo de Expediente X protagonizado por Nick Furia y Carol Danvers, en vez de Mulder y Scully y la trama lo agradece.

capitana-marvel-pelicula-estudio-protagonizada-1_0_23_1050_653

Luego aparecen más rato los Skrull y se vuelve a convertir en el tebeo que es, aunque no al nivel de otros tebeos que hemos visto. No tiene, ni de lejos, la maravillosa trama y despliegue de personajes de cualquiera de los Vengadores, es obvio, pero tampoco llega a las de Capitán America ni Iron Man, los premium de la fase 1 de Marvel y, ni tan siquiera, a la segunda de Ant-Man.

wonder-woman-capitana-marvel

A pesar de todo, es una peli de super héroes, protagonizada por una actriz con carisma y oficio, no en vano posee un oscar, con ritmo y bien encardinada en el universo Marvel. Pero eso sí, y a mi modesto entender, no llega ni de lejos a poder igualar a esa magnífica película de aventuras y guiño friki que fue Wonder Woman.

Capitana Marvel; 2019; Dir.: Anna Boden, Ryan Fleck; Producción: Kevin Feige ; Guion: Anna Boden, Ryan Fleck, Geneva Robertson-Dworet, Jac Schaefller ; Fotografia: Ben Davis; Montaje: Elliot Graham, Debbie Berman; Protagonistas: Brie Larson, Jude Law, Ben Mendesohn, Samule L. Jackson, Lashana Lynch, Gemma Chan, Lee Pace, Clark Gregg, Annette Bening.

Nota Interludio: 6.5.

Series TV – Altered Carbon (2017, Netflix)

Año 2.384. La muerte física ha sido erradicada de la sociedad. la conciencia se almacena en unos dispositivos, llamados «pilas», que se pueden implantar en cuantos cuerpos se quiera. A este proceso de resurrección se le denomina «refundar», ya que los cuerpos no son más que fundas que sirven de soporte físico para las conciencias residentes en las «pilas». La muerte real ahora se circunscribe a aquellos casos en los que la «pila» es dañada por accidente o por acto violento.

Este es el rompedor punto de partida de la nueva serie de la cadena Netflix, Altered Carbon. Al calor del Cyber-Punk más clásico, se cocina una estética totalmente deudora de Blade Runner, quizá a veces en demasía, que nos transporta a una época en la que el espacio ha sido colonizado, la tecnificación es extrema y, sin embargo, las diferencias entre clases sociales se mantienen e incluso se han exacerbado hasta definir a una nueva clase social, los mats, que están más cerca de ser dioses que de ser humanos. El más poderoso de estos mats aparece muerto y aunque eso no significa mucho en un mundo en el que la conciencia viaja de disco duro en disco duro, sí que hace que tiemblen un poco los cimientos de toda esa clase social. Para encontrar al asesino se contrata a Takeshi Kovacs, un soldado revolucionario que lleva más de doscientos años en la oscuridad, es decir, con su conciencia cargada en una pila pero sin implante en un cuerpo físico, cumpliendo condena por el levantamiento en el que había participado.

altered-carbon-1

Altered Carbon es una serie que utiliza un entorno de ciencia ficción para presentarnos una trama puramente detectivesca, deudora de las novelas de Chandler o Hammet. Básicamente sigue los cánones del género: un caso imposible de resolver, un protagonista de vuelta de todo con gran carisma, un patrón millonario que ofrece una fortuna desmesurada por resover el caso, una, o varias, mujeres fatales, uno, o varios, compañeros de armas y, al final, giros sorprendentes de la trama.

AlteredCarbon.02.png

Si bien, es cierto, las premisas sobre las que se aposenta la trama permiten darle un fondo metafísico a todo el asunto: la muerte, la vida eterna, las debilidades humanas, qué hacer cuando dispones de todo, incluso de la vida de los demás… seguiremos a Kovacs por Bay City de la misma manera que seguimos a Marlowe por el Nueva York de los años 30 o a Harry Palmer por el Los Ángeles de los sesenta-setenta, conociendo a toda la fauna que lo habita, recogiendo pedazos del puzle que trata de resolver y asistiendo a su transformación en busca de la redención. Es, en definitiva, el zoo humano, la investigación de hasta dónde podemos llegar, ahora o dentro de doscientos años, para satisfacer nuestros más bajos instintos, caiga quien caiga. Algo que ya Shakespeare contaba y que aquí se presenta entre entes con inteligencia artificial y cachivaches tecnológicos.

¿Qué ocurre si cuando no existe la muerte, alguien trata de matar al hombre más poderoso del universo? Takeshi Kovacks (Joel Kinnaman) deberá descubrir al asesino mientras trata de acostumbrarse a un cuerpo que no es el suyo y a un tiempo que dista más de doscientos años de aquel en el que él vivió.

Dicho todo esto no debemos pensar que la serie es manida aunque sí, quizá, un poco maniquea. Es una gran superproducción, con un gasto bien invertido en la estética y en los gadgets fundamentales, con un gran ritmo. La mano de Miguel Sapochnik, director de los seminales Casa Austera y La Batalla de los Bastardos de Juego de Tronos, se hace notar a lo largo de los seis capítulos, de un total de nueve, que dirige. Aunque, también, la aparición de esta serie poquito después de Blade Runner 2049 hace que queden al aire alguna que otra copiada interesante.

foto_2

Joel Kinnaman brilla como Kovacs, luciendo gran capacidad actoral y físico increible y le acompañan una atractiva y enérgica Martha Higareda y un creible James Purefoy como exponente fundamental de la elite de los mats, casi un dios viviente. El casting es bastante bueno si bien descolla el actor Chris Conner dando vida a un Edgar Allan Poe sorprendente que crece enteros a lo largo de los capítulos y que, por increible que parezca, es el personaje con mayor y mejor arco del elenco. En la parte negativa, Atto Esandoh rechina en su papel de Vernon y hace que cada vez que aparezca por pantalla pienses en darle al x1,5 a ver si pasa rápido.

foto_1

Una mochila rosa que esconde un letal cargamento, llamadas de móvil instalados en los ojos, tarjetas de crédito enlazadas con el ADN, copias de seguridad de la conciencia que comienzan con los ojos pestañeando rápidamente y, en definitiva, todo un maremagnum de situaciones de pura ciencia ficción trufadas de unas escenas de acción sobresaliente y, a veces, excesivamente sanguinolentas, nos sumergen en el encargo de Takeshi Kovacs, antiguo militante de las Brigadas, ejercito libre que luchó contra el autoritarismo del Protectorado: ¿quién acabó con la vida de Laurens Bancroft y por qué? ¿quién está lo suficientemente loco como para penetrar en la cámara privada del mayor de los mats de la Tierra y atentar contra su vida, su vida real?

Alterd Carbon, serie Netflix. Temporada 1.

Nota Interludio: 7,5

Podcast – Stranger Things 2

 

Tras mil vicisitudes hemos vuelto a colgar un podcast de nuestro canal de ivoox y esta vez lo hemos dedicado a la segunda temporada de esa serie increible de Netflix: Stranger Things.

Rememora con nosotros las tramas, descubre si opinas como nosotros o no, qué personajes nos han gustado y cuáles han caido en desgracia. Camina por Hawkins escapando de los demo perros y disfruta de un ratito de evasión con este viaje a la nostalgia de los ochenta.

Vamos alla!

Ir a descargar

Y si quieres escuchar nuestra recopilación de las mejores 20 canciones que han sonado en esta temporada de Stranger Things, no dejes de pasarte por nuestra lista de Spotify: el TOP LIST de Stranger Things temporada 2 by Interludio Creativo

Reseña y Crítica – Blade Runner 2049 (Denis Villeneuve, 2017)

Todos los que hemos sentido esa sensación de pasión, amor, admiración, bienestar y gozo que resume la mezcla excitante de ver una película magistral (también aplicable a un libro, disco o cualquier expresión artística) nos hemos preguntado alguna vez qué sería de la vida de sus protagonistas una vez que el fundido en negro los abandonó en su mundo imaginario. Qué ocurriría con la historia de amor de la pareja portagonista. Si vivirían felices y comerían perdices o una discusión por la educación de alguno de sus vástagos llevaría al traste su relación. Es humano y lógico querer una vez y otra revivir esa sensación primigenia y en ello se basa buena parte de la teoría de los arquetipos y del camino del héroe de los amigos Jung y Campbell. Es, en definitiva, humano no poder romper el lazo con aquellos personajes e historias que tanto placer nos han dado.

Por otro lado es necesario apuntar que nos encontramos en una fase de la producción del entretenimiento en el que se han dado la vuelta a muchas cosas y la principal es que el progreso artístico y la innovación, las nuevas historias y la creación de iconos y mitos se está dando mucho más en la televisión que en el cine. Es por eso que parece que mientras Juego de Tronos, Westworld, The Leftovers, Handmaid´s Tale o Narcos reinan en la televisión y en los corazones de los seguidores, logrando de paso dinero ingente con el merchandising, el cine se debe contentar con retomar historias de hace treinta años para conseguir movilizar de manera suficiente al público para que acuda a verlas y se logren magras recaudaciones.

Si lo pensamos bien y si somos fans de estas pelis míticas estamos de enhorabuena. Cada vez es más probable que se retome esa película que te marcó de pequeño y que se aplique a ello el mejor director del momento, con el mejor cast posible. Parece que esto es una tontería pero siempre tenemos la posibilidad de ver Grease 2 o Los Inmortales 2 para darnos cuenta de que años atrás esto no fue así y muy pocas secuelas se trataban con el respeto adecuado para ello y pasaban inmediatamente a engrosar las baldas de los videoclubes, muchas veces sin siquiera pasar por el cine. Estrenada directamente en video, como rezaban las caratulas de los VHS.

Hay muchas secuelas, precuelas y pelis de superhéroes actualmente. Es cierto. Pero al menos se realizan cuidando hasta el más mínimo detalle y con respeto a las originales. Blade Runner 2049 es un ejemplo.

Por otro lado, el pirateo afecta en estos momentos más al cine que a la televisión, básicamente porque Netflix y HBO están sabiendo cómo adaptarse mejor a este mercado actual. También ha llegado a afectar seriamente a la industria las tendencias del público de ver en webs como esta (me gustaría, en realidad el estudio está basado en el agregador Rotten Tomatoes) antes de ir al cine, opiniones de otros usuarios. Según estos estudios los malos resultados de todas las películas estrenadas en el pasado verano 2017 se deben a las opiniones tan polarizadas que se dan en los agregadores de cine.

Por tanto, y aunque en la actualidad dominada por las redes sociales, cualquier cosa o es una obra de arte o es un trozo de mierda humeante, vamos a analizar con sus partes buenas y malas esta esperadísima secuela de una de las películas más importantes de los 80, no sólo por su calidad cinematográfica, que también, sino porque influyó estéticamente de tal manera al mundo que aún hoy en muchas cosas podemos percibir ese ambiente que despedía la caza de Rick Deckard en el Los Ángeles de 2019 buscando los seis pellejudos liderados por Roy Batty.

Ryan Gosling: el nuevo Ford. Denis Villeneuve: el nuevo Scott. Hans Zimmer: el nuevo Vangelis.

Me he aburrido de escuchar que el 70 % del éxito de una película reside en su cast. Puede que sea así. Lo que es cierto es que para Blade Runner 2049 se ha tratado con mimo y detalle todos los apartados técnicos y creativos. Se ha encargado a un director capaz la responsabilidad de dar una vuelta de tuerca sin romper con el pasado a la atmósfera de la película. Villeneuve cumple a la perfección con el trabajo encomendado. Su ambientación y soluciones estéticas permanecerán en la memoria del espectador durante tiempo. Ha logrado hacer lo dificil fácil conectando con la película original y aportando novedades que resultan creibles y encajan aunque quizá eso es lo que algunos criticarán. En su momento Ridley Scott se inventó literalmente un mundo no visto anteriormente. El británico venía del subidón creativo más increible desde Kubrick. Los duelistas, Alien y Blade Runner. Una tripleta literalmente insuperable que compartía una estética infinita. Villeneuve es más técnico que Scott y por tanto no tan rupturista. Aún así, los ambientes son increibles y espectaculares. Y cinematográficos. Piden a gritos ser vistos en pantalla grande.

blade_2

La actuación de Ryan Gosling, ese tipo que está en absolutamente todas las buenas películas e incluso en alguna de las más malas también, transmite contención y tormenta interior. Es un tipo no tan físico como Fassbender pero con un físico importante. No tan carismático como Di Caprio pero con carisma a raudales. No tan circunspecto e introvertido como Christian Bale pero con una capacidad de mostrar que la procesión va por dentro importante. Es en definitiva el actor que puede tomar el relevo de Harrison ford y lograr lo que aquel no logró ni con Único Testigo ni con A propósito de Henry o El Fugitivo, esto es, el óscar.

blade_4

Hans Zimmer sale de esta trampa mortal con una pirueta con doble mortal. Su banda sonora es excelente. A diferencia de la de Vangelis no dispone de visos de una vida separada de la película.

Otro puntal excelente de la película es la banda sonora. Aquí tenemos al gran Hans Zimmer que se apunta un tanto increible al tomar la banda sonora de Vangelis, mítica e icónica, y reinterpretarla manteniendo lo mejor de su original y profundizándola a lo largo del metraje aunque, es cierto, no dispone de ningún tema que a priori pueda ser tan viral como el dedicado a Rachel o el de los títulos de crédito de la primera película. Este año Zimmer se lleva el oscar o por esta peli o por Dunkerque (Christopher Nolan, 2017), creo que eso está claro. Me queda la duda de si Vangelis se ha negado a hacer este trabajo o es que no se lo han ofrecido.

Ana de Armas, el nacimiento de una estrella?

Y aún con estos treas ases mencionados cabe decir que a lo que realmente huele esta película es al inicio de una carrera fulgurante para la cubana Ana de Armas. Hipnotizante, bellísima, interpretando de una manera atractiva a un sueño virtual del protagonista. Ese viejo mito de robot que queremos que se transforme en ser humano interpretado de una forma delicada y creible. Triunfará si sabe elegir sus papeles.

blade_6

Y lo malo…

Hay parte mala también en esta película. El guión no desentraña correctamente las premisas que plantea. El personaje de Robin Wright, que inunda de tensión sexual cada una de sus apariciones, está subutilizado en la trama. El personaje de Gaff no resulta coherente con su aparición en la primera película. Y sobre todo el metraje. Excesivo.

Crítica a fondo de la película

[Atención a partir de aquí spoilers] Lo primero que echamos de menos es la voz de Constatino Romero leyendo las frases iniciales que nos informan de que la Tyrell Corp. llegó a fabricar hasta el Nexus 8 (recordemos que Batty y Rachel eran Nexus 6) aunque no dice quién sustituyó a Tyrell. Después, un apagón creado por un colapso medioambiental sume en el caos a la Tierra que sobrevive gracias a un nuevo genio empresarial similar a Tyrell llamado Niander Wallace, interpretado pésimamente por Jared Leto. Wallace compra la Tyrell Corp. y relanza el programa de creación de los replicantes haciendo que siempre obedezcan.  Recurrir a un apagón tecnológico es un buen recurso para explicar el poco avance significativo de la técnica entre ambas películas. Hay avances técnicos pero no los que deberían cubrir 30 años de diferencia, explicado sólo por ese apagón mencionado.

blade_3

K, Ryan Gosling, es un Blade Runner que desde inicio se dice que es un replicante, soslayando así la eterna duda que abarcaba a Deckard y que en esta película tampoco se responde correctamente. K es el mejor, trabaja para la señora, Robin Wright en plan mujer absolutamente fatal, uno de los mejores personajes y actuaciones del film.

Robin Wright está soberbia. Borda su papel, el mejor perfilado e interpretado del film.

K inicia la investigación retirando a un replicante (Bautista, el de la lucha libre) que oculta unos huesos. Hasta aquí la película es sobresaliente. La estética es superlativa, la música de Zimmer está al nivel pedido y Gosling da la imagen adecuada para un replicante que caza a replicantes. Es aquí cuando, a mi entender, el guión comienza a flojear por querer imbricar explícitamente esta película con la anterior. Me explico, creo que esta película podría haber sido mayor si hubiese asumido en solitario las tramas de su desarrollo sin recurrir a los personajes de la anterior. Resulta forzado cómo llegamos hasta la deducción de que los huesos son de Rachel y resulta forzado cómo K encuentra a Deckard en Las Vegas. Las escenas de la ciudad en el desierto son espectaculares pero resultan lentas y, lo que es peor, la trama parece innecesaria. Para qué debe ir K a buscar a Deckard si la vieja que lidera la resistencia tiene toda la información necesaria. Por qué K se empeña en salvar a Deckard si Deckard no sabe quién es su hija, ni que existe, ni nada. En definitiva, Deckard sobra en la trama y el director lo sabe y el guionista también. Por eso, cuando todo acaba y vemos a Deckard colocando la mano en la «jaula» de la creadora de recuerdos, la sensación que nos embarga es de pequeña decepción. Decepción porque comprendemos que por satisfacernos como fans de la primera hemos «limitado» la película. Otro tema es que sin Deckard y Rachel la posibilidad de la concepción entre replicantes nos sonase a algo conocido y sin interés.

blade_7

Las tramas secundarias, a excepción de la historia de amor entre Joi, Ana de Armas, y K, tampoco convencen. Jared Leto está fatal como el gurú de los replicantes, su búsqueda de una replicante que consiga tener hijos se presenta atropellada y, un poco, sin sentido. La acólita de Leto, la replicante Luv interpretada por la holandesa Sylvia Hoeks, es un cliché con patas y parece sacada de Terminator 3. Toda su búsqueda de K es ininteligible dentro de un metraje de casi tres horas.

blade_5

La escena en la que retomamos a Rachel y su ejecución es un «no sé muy bien a qué viene esto» que la cara de Harrison Ford no hace más que reforzar. Y la escena del ejército de replicantes presto a hacer la revolución hace que sueltes un «sapristi, que no hagan de aquí una serie».

En definitiva una gran película técnica que podría haber sido más si no hubiera tenido que enlazarse tanto con su precedente, aunque si no se hubiera enlazado de este modo seguramente esta película no habría salido adelante. Una paradoja propia del universo de Philip K. Dick.

Nota Interludio: 7

 

 

 

 

 

Las Puertas de Anubis (Tim Powers, 1983)

Os traigo en esta reseña uno de los pilares sobre los que mi afición a la lectura se aposenta, a saber: Las Puertas de Anubis (Tim Powers, 1983).

Tim Powers, el autor, es uno de los integrantes del «Grupo de California» un grupo de jóvenes escritores que merodeaban en los alrededores de Philip K. Dick y le tomaban por mentor. Está reconocido como uno de los autores de Fantasía más importantes de finales del siglo pasado y de inicios de este. Es también el autor de En costas extrañas (Tim Powers, 1987) una muy apreciable y divertida novela de piratas con toques fantásticos y que, al parecer, fue tomada como inspiración para la cuarta entrega de la franquicia de Disney, Piratas del Caribe, En Mareas Misteriosas. No he visto la película, me descolgué en la horrenda segunda parte y por tanto no sé si la adaptación funcionó o no, pero queda ahí el apunte.

Nos encontramos ante una novela electrizante, que no sólo nos hará viajar por el espacio y el tiempo sino que también nos hará enriquecernos con su ambientación perfectamente documentada en cada una de las épocas que visitaremos.

Doyle, un profesor de Literatura experto en el poeta romántico del siglo XIX Samuel Taylor Coleridge, es contratado por un millonario para lo que parece un auténtico disparate. Deberá actuar como  guía turístico para un grupo de millonarios en un viaje a una taberna típica inglesa en la que Coleridge declamó los versos de uno de sus poemas más famoso, un hecho histórico ampliamente documentado. La paga ofrecida a Doyle es desproporcionada y este se decide a aceptar el trabajo, abandonar sus clases como profesor universitario en Estados Unidos y viajar a Inglaterra.

¿Puede el viaje de un grupo de millonarios a una taberna inglesa donde un poeta declamó unos versos un siglo atrás ser el punto de inicio a una aventura sin respiro? No lo dudéis, Tim Powers nos sumerge en una de las tramas mejor trazadas de la Fantasía moderna, que tendrá como entorno el Londres Victoriano y como actores secundarios algunos de los más representativos poetas románticos.

Un detalle sin importancia no es transmitido al profesor hasta un poco antes del inicio de la partida del grupo: el viaje no será sólo a la taberna inglesa sino al día en el que el hecho sucedió. El millonario y su empresa han descubierto unos puentes espacio-temporales que permiten, dependiendo de dónde se acceda a ellos, aparecer en un día determinado, en un sitio determinado. Sí amigos, yo también creo que los creadores del Ministerio del Tiempo leyeron Las Puertas de Anubis cuando eran jóvenes.

Doyle, pese a que duda, termina aceptando el trabajo y viajando al acto del poeta con el grupo. Evidentemente, algo ocurrirá que impedirá que Doyle regrese al presente con el resto y haga que se quede aislado en el siglo XIX. Sorprendentemente, descubriremos a lo largo de la novela que ser profesor del Literatura especializado en el movimiento romántico puede ser la mejor arma para sobrevivir en ese inhóspito entorno.

Egipcios luchando por la liberación de su país del yugo del Imperio Británico desde todos los frentes posibles, el mágico incluido. Ladrones y sus gremios en el Londres Victoriano recien salidos de una novela de Dickens. Personajes históricos como Lord Byron y sus múltiples andanzas. Incluso William Ashbless, el poeta romántico inventado por Powers y otro de sus amigos escritores, James Blaylock, en sus años de estudiantes. Todos estos personajes, tramas y subtramas, históricas y ficticias pero engarzadas en realidad, progresan por la novela que salta del presente al siglo XIX mientras Doyle intenta escapar de sus perseguidores que tratan de eliminar las pruebas del viaje en el tiempo que ha protagonizado

.archivo-20-1-17-19-41-23

Todo escrito de una manera vibrante, que aprovecha cualquier pequeño resquicio para transmitir las pasiones del autor: Londres en el XIX y por extensión la historia del Reino Unido, el movimiento romántico y sus principales personajes, la fantasía y los pequeños protagonistas de la historia, Egipto y su mitología. Y todo, absolutamente todo, bañado en una fina y muy británica ironía.

Magia Egipcia, la hermandad de Anteo, el hombre-lobo, los viajes en el tiempo… un fascinante ejercicio de hibridación entre la novela histórica y la de fantasía que funciona magistralmente.

En definitiva, si deseas descubrir qué hacen parejas de viandantes en el Londres del XIX silbando las notas del Yesterday de los Beatles, descubrir la explicación a varios asesinatos ocurridos en la capital británica en esa época y que los testigos aseguraron fueron cometidos por un auténtico hombre-lobo, la explicación a la famosa bilocación de Lord Byron en 1811, cuando fue visto en Grecia y en Londres al mismo tiempo,  cómo funcionaban las bandas de ladrones en el Londres Victoriano, la hermandad de Anteo y su lucha contra la hermandad de la Luna y sus magos gitanos, y otros muchos misterios… no lo dudes, la aventura del profesor Doyle te enganchará y leeras página tras página sin parar.

Las Puertas de Anubis (1983), Tim Powers. Premio Philip K. Dick 1984. Premio Apollo 1987.